Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es domingo, 16 de enero de 2022

Buenos días, B.C.S.

Buenos días BCS Esta madrugada del fin de octubre, volvimos al horario de invierno, ¿quién pudo más, las ventajas o las desventajas?. Y…¿festejamos a la muerte? o a los muertos…en “su día”.



Este tema sobre el cambio del horario de verano a invierno y de invierno a verano en su momento, aunque ya a estas altura es recurrente no deja de ser de mucho interés para la ciudadanía en general a pesar de que ya son bastantes años que se implementó con el argumento de ahorrar energía eléctrica en nuestro país (y en otros) con los argumentos a favor que nos dio y nos sigue dando la parte oficial y que por otro lado buena parte de la ciudadanía -no toda- y empresarios, industriales y comercios, aunque no todos que están en contra, también con fundamentadas argumentaciones como veremos luego.


Así entonces la mayoría de las voces aboga por que simple y sencillamente nos quedemos CON UN SÓLO HORARIO, que según la auscultación que he hecho e informaciones que leo, se prefiere el de INVIERNO como único igual como en todos los tiempos lo habíamos tenido así; sin embargo, el quid de la cuestión estriba en que las dos posturas tienen argumentos válidos pero no convincentes en su totalidad.


Por lo mismo considero que conviene ver primero las causas y situaciones que originaron en México este cambio de horarios antes de irnos a fondo (y de Europa sólo algunos datos como referencia).


  • ENTONCES, CUÁNDO Y POR QUÉ SE ORIGINÓ EL CAMBIO DE HORARIOS ESTACIONALES EN MÉXICO.

De acuerdo a la información fidedigna los cambios de horario en invierno y en verano se dieron desde hace más de 20 años en México; y fue cuando el gobierno en turno recuerda a los mexicanos del cambio de horario por la proximidad del verano o, en su momento, del invierno. Esta medida tiene como principal objetivo aprovechar la luz natural del día para reducir el uso de energía eléctrica en las actividades cotidianas. Bien, veamos la referencia del mismo como antecedente histórico mundial…


Miren ustedes…A nivel mundial, la primera vez que se aplicó el cambio de horario fue en 1916 en Alemania, los países aliados y sus zonas ocupadas durante la Primera Guerra Mundial; y así se fueron sumando más naciones europeas. En 1918 la medida LLEGÓ A ESTADOS UNIDOS; desde entonces se han producido ajustes y revocaciones. (Y así, como EE.UU. es frontera y vecino nuestro siempre ha tenido gran injerencia en México en la mayoría de los rubros de intereses comunes); por cierto que en dos estados, el de Sonora y Quintana Roo, están exentos del Horario de Verano desde 1998 por lo que los sonorenses no sufren los estragos de estos cambios como sí la mayoría de los mexicanos.


  • POR LO DE SONORA Y Q.R., B.C.S. TAMBIÉN DEBIERA DE SER CONSIDERADA EN UN SÓLO HORARIO.

Verán por qué. La razón se debe a que Sonora por ser un estado fronterizo con Estados Unidos, mantiene fuertes relaciones comerciales con el estado de Arizona con quien comparte más de 500 kilómetros de frontera. Gracias a esto, los gobiernos de ambos estados han creado una megaregión (Sonora-Arizona) para impulsar su crecimiento turístico-comercial, por lo que es prioridad mantener el mismo horario para no verse afectados. Y el otro es Quintana Roo, entidad que no participa con el Horario de Verano desde el 2015, año en que tomó la decisión de unirse al Horario del Sureste que también comparte con Nueva York, Florida, Montrreal, entre otros países del Meridiano 75°.


La razón de este cambio fue para favorecer la actividad turística de Quintana Roo, el cual recibe la mayor cantidad de turistas internacionales cada año, por lo que al ser un destino de playa se debía mantener un horario que permitiera disfrutar la mayor cantidad de horas de luz solar que debido a su posición geográfica sufría de fuertes cambios. Así entonces Sudcalifornia tiene las mismas características, turísticas (Los Cabos, La Paz, Loreto, etc.) y de inversiones comerciales con E.U. incluso con parte de Europa. Y en relación a esto último el gobernador de nuestro actual gobierno Víctor Castro C. pudiera gestionar ante el gobierno federal la posibilidad equivalente al horario único como Quintana Roo. Digo.


  • CIERRO ESTE TEMA COLOCANDO ESTOS BREVES PROS Y CONTRAS, PARA REAFIRMAR LO NUESTRO. 

*A FAVOR. Quienes están a favor de seguir cambiando el horario un par de veces al año insisten en la idea original: aplicar esta medida conduce a un mejor aprovechamiento de las fuentes energéticas, lo que permitiría un ahorro en la facturación. Según estimaciones de un departamento de la C.F.E. el potencial de ahorro en iluminación en nuestro país, por el cambio de hora, podría llegar a representar un 5-7 % del consumo eléctrico en iluminación, equivalente en millones de pesos. De esa cantidad, el 33 % correspondería a los hogares mexicanos, lo que supone un buen ahorro por hogar.


* EN CONTRA. Mientras, los partidarios de acabar con esta práctica de dos horarios cuestionan estos datos; sobre todo por los horarios laborales tan amplios y con jornadas laborales que se prolongan más allá de las 17:00 o 18:00., de hecho, según algunos estudios, el consumo que se puede llegar a ahorrar por las mañanas, se desperdicia por las tardes. Además, desde el punto de vista de la salud, el cambio de hora dos veces al año provoca algunos trastornos principalmente a niños y mayores, pero con el horario de invierno es más fácil ajustar el reloj interno de las personas. Y finalmente esto más…


Con el horario de invierno, el sol sale una hora antes. Por lo pronto, este otoño seguimos con el cambio; el 27 de octubre atrasamos una hora el reloj para dar paso al horario de invierno, y esto seguirá así hasta el fin de año 2021. ¿Y qué pasará en el 2022?, los expertos y el gobierno decidirán…


  • HORARIO.- REFLEXIÓN PARA ESTE DÍA DE MUERTOS. ¿FESTEJAMOS A QUÉ MUERTOS?

Para este día no tengo flores ni altar, no prenderé velas ni haré oraciones, de hecho no tengo muertos en la familia, tengo personas que se han ido, pero que su sangre fluye por mis venas, que siguen aquí, conmigo, en mis recuerdos.


No habrá calaveras ni flores, tan sólo festejos por haber convivido con personas valiosas que sólo se adelantaron a la presencia de DIOS. Para este día no tengo lágrimas, tengo agradecimiento, no hay tristezas (un poquito de nostalgia) sólo recuerdos, si algo yace en mis sepulcros familiares son evidencias de quienes aún dan vida a mi vida con su legado.


No usaré este día para meditar sobre la muerte, agradeceré la oportunidad de la vida, en mi casa todos son bienvenidos, sobre todo los recuerdos de las personas que ya no están físicamente.


Para este día de muertos no adornaré la casa con motivos fúnebres, abriré mis cortinas para que la bendición del sol entre y acaricie mi vida.


Para este día de muertos hablare directamente con DIOS para pedirle por mis vivos.


Para este día y para el resto de mis días, pensaré en la muerte para valorar la vida, mi ofrenda será tratar de ser mejor y mi incienso una sonrisa sincera para los demás.


Para este día de muertos abrazaré aquellos que tienen muerta la esperanza, que han perdido la paz o se les murió la fe. Para este día tengo tantas gracias que dar, un réquiem a mi tristeza y un epitafio en mi puerta que diga: “Aquí yace y vive una persona que no quiere morir en vida”. Autor desconocido.


Ah, caramba, como que noviembre también tiene lo suyo ¿verdad?, no nomás mayo (Madre, maestro, patria…), octubre y diciembre; sí, es un noviembre medio escabroso como lo de estos temas que acaban de leer, selectos lectores…Digo. Buenos días.