Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - viernes 06 marzo 2020


• Se le complica a Víctor Castro justificar la terquedad senil del presidente López Obrador • ¿Con qué cara puede salir el delegado de Bienestar a convencer a propios y extraños cuando ya por lo pronto cuenta con una denuncia formal en su contra en la Secretaría de la Función Pública? • Lo malo o bueno, cómo usted lo quiera calificar es que esta denuncia proviene de gente muy cercana al aún dirigente morenista y cada día más desprestigiado Alberto Rentería Santana

 

Mientras que a nivel nacional la aceptación ciudadana del presidente Andrés Manuel López Obrador se desploma prácticamente todos los días, en Baja California Sur, sus representantes se encuentran en problemas serios de falta de unidad y una escasa convocatoria social que decepciona cada día más a quienes alguna vez creyeron firmemente que al fin habían votado por un verdadero cambio en la forma de gobernar.

 

Nada más lejos de la verdad que otra forma de gobernar, diferente a lo que alguna vez vivimos en los años sesenta y sententa en este país.

 

Vaya ahora vemos una especie del viejo priismo disfrazado de otro color, con otra piel pero esencialmente muy similar a lo que alguna vez padeció el país con los excesos de gobernantes emanados del tricolor que finalmente lo llevaron a perder el apoyo de la población.

 

Pero para que la gente se decepcionara del tricolor como gobierno federal, pasaron más de siete décadas, incluso hubo un gobierno adicional, con una fuerte carga de voto de confianza para Enrique Peña Nieto que terminó por desmoronar la fe electoral en las siglas del tricolor.

 

Sin embargo, contra lo que muchos pensaban deque ahora sí, el gobierno sería de fondo una manera novedosa de gobernar, lo cierto es que hay demasiadas similitudes a gobiernos anteriores. Aunque vale decir que la copia es sumamente burda.

 

Falta de unidad entre los funcionarios, un partido descompuesto confrontado internamente prácticamente en todo el país y un jefe del ejecutivo federal que solo da bandazos y ya expresa enormes contradicciones que en los últimos días, han llegado al exceso incluso de descalificar el movimiento femenil que tiene programada para este lunes 09 de marzo una paro de actividades de las mujeres en todo el país.

 

López Obrador es definitivamente víctima de su propia terquedad senil que está claro ya no puede evitar.

 

A querer o no esa forma accidentada de gobernar que cada día es más evidente y que diariamente pierde adeptos, también se ve reflejada en la actitud que en los últimos días ha asumido el delegado de la Secretaría de Bienestar en la entidad, Víctor Castro Cosío quien además de estar denunciado por sus propios compañeros de partido, ahora pesa sobre su espalda la sospecha de que se han utilizado mal los recursos públicos que tiene bajo su encargo.

 

Para nada han servido sus pésimas estrategias mediáticas que se han convertido en absurdos intentos por tratar de hacer ver a un Castro Cosío justamente como lo que no es. Un tipo maduro, respetuoso y respetable de la sociedad a la que aspira a gobernar.

 

Cada día resulta más complicado para los morenistas locales salir a la calle a decir que son la mejor opción y que han cumplido con la palabra empeñada ante la población para las elecciones del 2018.

 

Los morenistas como gobernantes han resultado una verdadera decepción.

 

Eso es por supuesto muy preocupante para quienes aspiran a ser candidatos en las elecciones del próximo año en donde estarán en disputa todas las alcaldías de la entidad, las diputaciones locales y federales, así como la gubernatura.

 

¿Con qué cara puede salir Castro Cosío a convencer a propios y extraños cuando ya por lo pronto cuenta con una denuncia formal en su contra en la Secretaría de la Función Pública?

 

Vaya, hasta ahora ni siquiera ha hecho un comentario al respecto.

 

Lo malo o bueno, cómo usted lo quiera calificar es que esta denuncia proviene de gente muy cercana al aún dirigente morenista y cada día más desprestigiado Alberto Rentería Santana quien es evidente que está empeñado en llevarse al que pueda en su inevitable y vaticinada caída política.

 

La sociedad mexicana y particularmente la sudcaliforniana parecen entender a poco más de un año del actual gobierno federal que las medidas aplicadas en materia económica, de salud y sobre todo de seguridad que no han dado los resultados esperados por ello las encuestas reflejan la caída en la aceptación del presidente.

 

La supuesta lucha emprendida por López Obrador, amenaza con ser una medida que se puede revertir sobre todo cuando ya hay a estas alturas denuncias y fuertes sospechas de que destacados integrantes de su gobierno no se han desempeñado tan limpiamente como se esperaba.

 

Obviamente la denuncia contra Castro Cosío tendrá que ser aclarada si lo que se pretende es generar la confianza necesaria como para salir a la calle a pedir el voto.

 

Es claro que la sombra del desencanto y la decepción cada día arropan más a destacados integrantes de Morena que pretende salir a pedir el voto ciudadano en las próximas elecciones.

 

En las próximas elecciones.

 

ya es hora de que además de simples deseos y expresiones voluntariosas se vean resultados concretos que le abonen a la confianza de que como país lograremos los avances esperados en todos los sectores.

 

Hasta ahora no se ve por dónde y menos si a ello se le suman cuestionamientos a la calidad moral de quienes se supone encabezan la llamada “regeneración nacional”.

 

¿no le parece así amable lector?