Noticias de BCS, México y el mundo.

En privado - viernes 19 octubre 2018


· Los jueguitos infantiles del INE


 

Me parece preocupante –muy preocupante-- el acto circense o simulación del INE, donde, desde hace más de 10 años, -incluso- ha utilizado hasta a los jóvenes menores de edad, y a los niños, solo para justificar gastos.

 

Y sobre el tema de hoy, hago referencia única y tácitamente a las ya muy famosas Consultas Infantiles y Juveniles. Esos ejercicios que un mal día, a alguien de los sesudos consejeros del INE, se le ocurrió poner en práctica.

 

Sin duda pues, que son vistos como banales  pretextos y ocurrentes excusas, como también intrascendentes y superficiales disculpas.

 

Es más, solo para darnos una vaga idea, se corrió la versión de que en la Consulta Infantil y juvenil del 2015, el Instituto Nacional Electoral gastó 42.3 millones de pesos.

 

Luego entonces, la pregunta obligada es: ¿Cuánto ha gastado en todos los  eventos similares que ha realizado?

 

Así es; le diré que esta modalidad la inició el entonces Instituto Federal Electoral (IFE), con lo que denominó Las Elecciones Infantiles de 1997,  bajo el señuelo de: “La Democracia y los Derechos de los Niños”.

 

Después, cada tres años, el ahora INE, le siguió el mismo juego con otras: La Consulta Infantil y Juvenil 2000, “México también cuenta contigo”. La Consulta Infantil y Juvenil 2003, “Tú tienes mucho que decir”. La Consulta Infantil y Juvenil 2006. "Nuestra elección es participar por la escuela que queremos". La Consulta Infantil y Juvenil 2009. "Nuestra elección es participar por la escuela que queremos". La Consulta Infantil y Juvenil 2012. "Democracia y vida digna". La Consulta Infantil y Juvenil 2015. “Por un México con Justicia y Paz, tu opinión cuenta”.

 

Y hoy,  ha planeado estratégicamente,  la Consulta Infantil y Juvenil 2018 “Educar para prevenir…” con la única diferencia que la celebrará del 17 al 25 de noviembre. Es decir, durante 10 días, lo que nos deja en claro que nos saldrá mucho más cara.

 

Y le diré por qué, eventos de esta naturaleza merecen la crítica generalizada.

 

En primera instancia, porque a pesar de tantos años, hasta la fecha no se advierten, no hay, resultados reales, tangibles, efectivos, respecto a la opinión, lo que demandan, lo que desean, lo que exigen, o lo que quisieran que cambie en nuestro país, según los niños y los jóvenes.

 

En síntesis, no se han visto programas, acciones, proyectos, nada. Absolutamente nada.

 

Y de acuerdo a lo que dicen los grandes pensadores del INE, “dicho ejercicio tiene posibilidades de desarrollar trabajo sistemático y permanente”. Y en efecto, si cuenta con esas posibilidades. Pero no se hace nada.

 

Dicen también que lo que expresen en la Consulta “servirá para que las instituciones públicas, con el acompañamiento que se haga desde el INE, impulsen acciones o medidas que atiendan tus opiniones”. Pero nada. Absolutamente nada.

 

Añaden así mismo que en resultado de estos ejercicios, de lo que han expresado por las niñas, niños y adolescentes en cada uno de estos espacios de participación “lo compartimos con diferentes instituciones nacionales e internacionales, así como con grupos de personas que se dedican a trabajar por el bienestar de la niñez y la adolescencia mexicana”, pero nada. Absolutamente nada.

 

Sin omitir que: “todo aquello que expresaron las niñas, niños y adolescentes en la Consulta, será procesado para dar a conocer los resultados y realizar acciones para que la sociedad e instituciones se involucren en la atención de los problemas detectados”. Pero nada. Absolutamente nada.

 

Y es una lástima, porque estos ejercicios, han contado con la participación de millones y millones de niñas, niños y jóvenes.

 

Más, se advierte que  ha faltado decisión, voluntad, interés.

 

Y todo en su conjunto preocupa. Y mucho, porque dentro de las principales opiniones que han compartido los niños y los jóvenes de entre 6 y 16 años,  se han referido a la confianza, oportunidades, inseguridad, la justicia, la paz.

 

¿Y cuál es la respuesta que han obtenido de esas, sus principales preocupaciones?:

 

Mas y mayores golpes de la delincuencia. Amenazas, desasosiego, raptos, zozobra, aflicciones, angustias, incertidumbre, desazón.

 

Si no es que  sobresaltos,  inquietud, intranquilidad y miedo.

 

Ahora bien, cabe agregar que desde 1997, anteriormente el IFE, ahora INE, ha organizado estos espacios abiertos a la participación de niñas, niños y adolescentes. Es decir, cada tres años en la celebración de las elecciones federales. Y según ese instituto, estos espacios han servido para hacer escuchar la opinión de la niñez y la adolescencia que a lo largo de estos años. Pero nada. Absolutamente nada.

 

Y respecto a lo anterior, salta otro hecho también muy criticable. Porque según la  lectura que nos deja es —que pareciera--  en este 2018, el INE mañosa y astutamente se reservó, y no hizo dicha encuesta precisamente el día de las elecciones del domingo 1 de julio pasado.

 

¿Y por qué no lo hizo…?

 

Pretextos y excusas, les van a sobrar.

 

Pero la respuesta más cerca de la verdad es que,  --repito--, fue para justificar gastos.

 

Luego entonces, con acciones vivales y como estas, muy pocas esperanzas y nulas oportunidades tienen la niñez y la juventud al aspirar a un futuro mejor.

 

Cuestión de tiempo.