Noticias de BCS, México y el mundo.

Floristería, el arte detrás del 14 de Febrero

14/02/2018 01:40 Por: Sebastián López Avilés Floristería, el arte detrás del 14 de Febrero

   Cada flor o follaje u elemento orgánico es diferente entre una creación y otra

La Paz, Baja California Sur.- Sin duda el regalo que no puede, ni debe faltar éste 14 de febrero, es un ramo de flores, ya sea el clásico ramo de rosas o arreglos más exóticos, pero qué hay detrás de efímero arte?  Cómo se llama? Cuándo nació? Es arte?


Para conocer estos y otros aspectos, Diario El Independiente entrevistó al florista profesional Jorge Gutiérrez Higuera egresado del Instituto Mexicano Técnico Floral (ITF) en la CDMX, que además cuenta con una maestría en floristería de Monterrey EE.UU. y es propietario una conocida la florería.


Un trabajo nada sencillo,  pues hay que tener cualidades artísticas y habilidad manual, por ello a floristería debe ser considerado un arte, porque cada flor o follaje u elemento orgánico es diferente entre una creación y otra.


“Cada arreglo aunque sea de una misma serie siempre será distinto, por los tamaños de las flores, porque a la mejor en un día o una temporada, no se tenía alguna flor en específico y se tomaba otra, es una combinación de un arte y un oficio” expuso, al rememorar que el acto de obsequiar arreglos florales, es tan antiguo como el nacimiento de la civilización,  pues las flores representan vida y muerte.


La floristería, es un oficio que nació en la edad media, y se desarrolló para decorar cada acontecimiento especia en las cortes reales, siendo las coronaciones las más importantes; siendo Alemania, Holanda e Inglaterra donde más se especializó la técnica y se desarrolló hasta finales del siglo XIX y principios del XX.


Afirmó que siempre ha sido una costumbre del pueblo regalar flores, como en el México prehispánico, donde ponían algunas ofrendas frutales y florales en los ritos fúnebres, o  el recibimiento con flores que las doncellas daban a los caballeros al llegar de las batallas.


“Siempre ha estado presente en las sepulturas y los festejos, hay que tener claro que para la gente durante mucho tiempo veía como una misma cosa la vida y la muerte” explica.


Es en el nacimiento de la cultura de masas en el siglo XX, que nacen las floristerías tal y cómo las conocemos, pequeños establecimientos locales o espacios en los mercados municipales, con precios accesibles y de alta calidad, mismas que se multiplicaron con la creación de festividades más comerciales como San Valentín o Diez de Mayo.


Al hablar del abastecimiento y proveeduría, explicó que el mercado de flores “Jamaica” en la Ciudad de México, el cual surten los establecimientos del centro de país. En ese aspecto, mostró que México protege el mercado local de flores, y no se puede importar flores tan fácilmente. 


“En contraste en EE.UU, el mercado es totalmente diferente, pues se considera una industria, y encargan flores de cualquier parte del mundo, que por las conexiones aéreas les llegan de inmediato” detalló.


Por otra parte, en Europa existen establecimientos pequeños, donde cultivan sus propias flores, y su mercado es muy local.


“No hay dificultad alguna para conseguir una amplia variedad de flores, ya hay muchos modos de obtenerlas. Siendo la vía aérea la favorita, porque por carretera retrasa el trabajo y se estropea el producto que tiene vigencia de ocho horas” añade el también botánico.


“La floristería es un arte efímero, las flores sólo duran de cinco a diez días, quizás una semana” lamenta al señalar que la fotografía permite preservar el trabajo y que sirven para registrar e trabajo de florista.


Finamente, comenta que ser florista en México no tiene mérito alguno, pero si quieren reconocer a estos artistas del amor, les pueden regalar flores el 19 de abril que es  “El Día del Florista”.