Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es domingo, 25 de septiembre de 2022

Realidad de BCS

• La alcaldesa Milena Quiroga aprende rápido o tendrá inmediatas consecuencias administrativas y políticas. • La presidenta de La Paz no puede confundir el liderazgo a ejercer al interior del cabildo con el jefaturado que requiere su equipo de funcionarios.



El acuerdo al que llegó el cabildo del ayuntamiento de La Paz que implica un nuevo tabulador de salarios para regidores y altos funcionarios municipales, puso en claro la necesidad de que la alcaldesa Milena Quiroga Romero, aprenda lo más pronto posible que muchas de las decisiones primero tienen que ser consensadas.

Sobre todo a nivel del cabildo donde los regidores pueden estar o no de acuerdo con las directrices del alcalde o alcaldesa, pero para que se logre ese respaldo tan esperado, especialmente de quienes representan fuerzas políticas antagónicas a la de los munícipes, se requiere el diálogo constante, i tenso y respetuoso.

La alcaldesa seguramente tendrá que captar lo más pronto que pueda que al interior del su cabildo es un miembro más, no la jefa.

Por supuesto para ello se requiere contar con madurez y experiencia política que a la presidenta municipal de La Paz, aún le falta alcanzar.

Claro que seguramente algo debió aprender durante su estancia en el Congreso, en donde por tres años formó parte de esa décimo quinta legislatura (2018-2021) que dejó mucho que desear y que por supuesto se espera que lo mejor de lo que se aprendió en ese tiempo, se vea reflejado en el ayuntamiento paceño.

La curva de aprendizaje y desde luego los costos por el noviciado que ahora experimenta la alcaldesa paceña, tendrán que ser atendidos y subsanados rápido pues los paceños esperan mucho de esta administración municipal que apenas el pasado 27 de septiembre arrancó.

Quiroga Romero no puede confundir el tipo de liderazgo que habrá que ejercer al interior del cabildo con el jefaturado que implica el ser la impulsora del equipo de funcionarios en los que se pretende apoyar para lograr el objetivo de cumplir con las peticiones de la población.

Los elementales servicios básicos de recolección de basura, agua potable, alumbrado público y seguridad preventiva, exigen atención inmediata mientras que a la par se configura un ayuntamiento en donde se pretende incluir nuevos funcionarios.

En ese sentido se tendrán que hacer ajustes administrativos, pero sin que estos trastoquen los derechos de gente que seguramente saldrá del ayuntamiento, dejarán de trabajar en esta instancia,

pero que seguramente exigirán la liquidación que establece la ley. En este sentido, aún no se informa cuánto dinero le costará al municipio esta medida.

Vale decir que despedir a trabajadores o funcionarios del nivel que sea, implica la erogación de recursos económicos precisamente para su liquidación ya que es obvio que aún si son empleados de confianza, estos también tienen derecho.

Así que no se tratará solo de rearmar o reconstruir un ayuntamiento con nuevos elementos.

Se requiere de funcionarios que cumplan con el perfil profesional adecuado y de que al mismo tiempo quienes son sustituidos, se vayan en pleno cumplimiento y goce de sus derechos laborales.

Milena Quiroga tiene buenas intenciones, eso es evidente y la población creyó en su propuesta, por eso le proporcionó su voto.

Pero no bastan las buenas intenciones.

Habrá que trabajar muy intensamente, con claridad y objetividad, no solo con ocurrencias que en el papel se pueden ver sencillas de realizar pero que en la práctica tienen su grado de complejidad.

Obviamente todos esperamos que al ayuntamiento paceño le vaya bien, que la alcaldesa comenta los menos errores posibles para que no quede evidenciada como hasta ahora, apenas a dos semanas de iniciar su gestión.

La Paz, es un municipio complejo que está en la mira de todos los sectores y que esperan que la problemática paceña se resuelva la lo más pronto posible.

Obviamente para ello se requerirá de un tiempo perentorio, aunque por lo pronto se observa, cuando menos, que la alcaldía es encabezada por una presidenta municipal como Milena Quiroga, bien intencionada.

El barco paceño ya zarpó y tiene que dejar en claro que tiene capitán y que este sabe bien cuál es el destino final de su trayectoria.

Ya veremos cómo resuelve la autoridad municipal paceña, las pifias observadas hasta ahora producto de la falta de experiencia administrativa y sobre todo, de pericia política.

Ya veremos.