Noticias de BCS, México y el mundo.

Los Cabos se convierte poco a poco en un destino fantasma

lunes 23 marzo 2020 | Por: Brenda Yañez | Los Cabos Los Cabos se convierte poco a poco en un destino fantasma

•          Comienza a ser más notoria la disminución de turistas y actividades recreativas tras la confirmación del primer caso de COVID-19 en Los Cabos

Cabo San Lucas, Baja California Sur-. La pandemia del COVID-19, sumado a la primera confirmación de un caso en Baja California Sur (BCS), específicamente en Los Cabos ha provocado una disminución masiva del turismo, esto también debido a las medidas sanitarias que están tomando los gobiernos mundiales.


Desde la semana pasada los hoteleros comenzaron a informar sobre las cifras de cancelaciones en los cuartos noche, que en pérdidas equivalen a casi 30 millones de dólares, tomando la decisión de enviar a sus empleados a casa con la modalidad de días solidarios, es decir que no recibirán paga alguna mientras están fuera de sus actividades.  

Lugares tan emblemáticos como los restaurantes de la playa de El Médano informaron su cierre parcial hasta que la contingencia se levante, e incluso lo hicieron en medio de rumores de que había empleados con coronavirus, información que fue desmentida por los empresarios de la zona. 


Los centros nocturnos informaron que mientras puedan trabajarán con un horario reducido, sin embargo, la afluencia de visitantes es mínima desde el pasado fin de semana. 


Muchos de los restaurantes de las zonas turísticas de San José del Cabo y Cabo San Lucas están comenzando a cerrar sus puertas también o trabajar únicamente con servicios a domicilio, para lograr sostener una parte de sus gastos y no tener que dar de baja a sus colaboradores. 


Es así que poco a poco se comienza a ver el impacto económico que estará dejando sobre el destino turístico la pandemia del COVID-19, que ya ha “tocado tierra” en Los Cabos. 


De acuerdo a la Secretaría de Salud del gobierno del Estado, BCS con la confirmación del primer caso ha entrado a la fase de importación, misma en la que aún se encuentra México como país.


La fase de importación se trata de una etapa con números reducidos de infectados que contrajeron el virus fuera del país. No hay medidas estrictas de sanidad (como cerrar fronteras o cancelar actividades normales) salvo las indicadas para prevenir la propagación como reducir el contacto físico, lavarse constantemente las manos, supervisión de casos detectados, divulgación de información pertinente en oficinas y escuelas y estar atento a los medios de comunicación oficiales.