Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - miércoles 08 enero 2020


• Plagado de contradicciones y falacias el deshonesto proyecto del representante de AMLO en BCS, Víctor Castro Cosío • Además de la falta de unidad intergrupal, está el trago amargo que representa el tener que contar ahora entre sus filas con quienes fueron históricamente sus adversarios • La lista cada vez más grande y una fila cada vez más larga de exfuncionarios priistas que esperan con la mano extendida desde hace más de un año el cobrar a la mal llamada cuarta trasformación la traición a su exjefe Peña Nieto y ahora una de sus principales funciones es armar ataques contra muchos de los más románticos morenistas

Una de las características que distingue a muchos de los actuales protagónico morenistas y fieles seguidores de Andrés Manuel López Obrador y de su representante en la entidad, el dizque superdelegado Víctor Castro Cosío, es el conflicto personal que les representa a algunos el querer erigirse como puritanos de la izquierda y a otros el tratar de borrar al mismo tiempo sus connotados anteriores esfuerzos políticos dirigidos justamente contra lo que ahora dicen defender.

 

Además, la ceguera política, el autoengaño y el deseo inmenso de poder político es en gran medida lo que mueve a quienes defienden la propuesta de Castro Cosío, “el puchas” y por lo que su alabadores son conocidos como “puchistas”.

 

Así que el “distinguido” grupo político que apoya los desesperantes esfuerzos de Castro Cosío por ser el candidato de Morena a la gubernatura en el 2021, está integrado por aquel puñado de profesores ex izquierdistas que su mayor esfuerzo político consistió en exigir a las afueras del palacio de gobierno estatal, en aquellos años, que se les diera un trato de acuerdo a sus condiciones.

 

Siempre negociaron y al hacerlo, por supuesto llegaron al acuerdo básico de retirarse a ese esos plantones en donde literalmente acampaban en la explanada de palacio de gobierno estatal hasta obtener algún tipo de beneficio.

 

Eso su sumó a la histórica toma de las instalaciones de la sección tercera del SNTE, agrupación a la que siempre han atacado aún a pesar de recibir los beneficios que esta organización en su momento ha logrado para el gremio magisterial.

 

Por supuesto ese puñado de profesores otrora izquierdistas que, digamos son el voto duro de “El Puchas”, se han transformado ahora en un burdo, obcecado y ambicioso grupo que busca a toda costa, (como en los tiempos de aquellos plantones), obtener el mayor beneficio posible, directo y personal de las posiciones que ahora ocupan luego del triunfo de Morena en el proceso electoral pasado.

 

Por desgracia para ellos, existe un conflicto aún más grave.

 

Además de la falta de unidad intergrupal, está el trago amargo que representa el tener que contar ahora entre sus filas con quienes fueron históricamente sus adversarios, quienes a su vez intentan a toda costa borrar de la memoria colectiva estatal aquellas épicas batallas contra izquierdistas que ahora, mañana, tarde y noche tratan en conjunto de armar un proyecto por la gubernatura.

 

Así que ¿cómo se le antoja a usted amable lector pensar que puede salir una propuesta congruente, madura y sobre todo benéfica para la población de la conformación de un híbrido absurdo que pretende erigirse con banderas de pureza política y que prácticamente todos los días intentan verle la cara a la población?

 

Los anteriores adversarios con supuestas antagónicas posturas, ahora resultan ser los más aguerridos defensores del mentiroso proyecto de Castro Cosío.

 

Los puritanos e incorruptibles políticos de ayer que apoyaron a López Obrador para lograr la mal llamada cuarta transformación, ahora hacen planes juntos, comparten el pan y la sal. Vaya hasta hacen aportaciones económicas con tal de lograr alguna posición.

 

¿Y qué podemos decir de esa lista cada vez más grande y una fila cada vez más larga de exfuncionarios priistas que esperan con la mano extendida desde hace más de un año el cobrar a la mal llamada cuarta trasformación la traición a su exjefe Peña Nieto y que ahora una de sus principales funciones es armar ataques contra muchos de los más románticos morenistas?

 

Así que el agua y el aceite mezclados con Castro Cosío, la ex derecha con la ex izquierda no les impide darse golpes de pecho mientras pretenden promover un proyecto político a la gubernatura sin pies ni cabeza, pero eso sí con una sarta de mentiras que buscan cubrir con un falso manto de honestidad política que ya no engaña a nadie.

 

Por supuesto el cinismo de muchos de estos actores políticos es definitivamente hasta enfermizo por ello a la comunidad en general no le será difícil detectar que este proyecto pretende jugarles el dedo en la boca una vez más.

 

¿No le arece así amable lector?