Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - lunes 07 octubre 2019


• Nada que celebrar en el primer informe de Rubén Muñoz, solo buenas intenciones, ausentes resultados concretos para la población • Cuestionada la agridulce presencia de la dirigente nacional de Morena Yeidckol Polevnsky • En genera el balance no es favorable para el alcalde Rubén Muñoz que intenta por todos lados hacer suponer a los paceños que ahora estamos en “otro mundo”

 

Finalmente, el acalde de La Paz, Rubén Muñoz Álvarez, llegó al primer informe de su gestión y como era de esperarse, la fantasía, los buenos deseos y una serie de pendientes que están en enfocados principalmente en el mejoramiento de los servicios públicos, fue la característica de este evento que fue coronado con la agridulce presencia de la cuestionada dirigente nacional de Morena Yeidckol Polevnsky.

 

Por supuesto que los más recalcitrantes morenistas han tratado de minimizar el escándalo en el que ahora se encuentra inmersa su dirigente nacional que evidentemente muy despreocupada, espera ser ratificada en el cargo que ahora ostenta.

 

Pero más allá de esto, la ciudadanía de La Paz, espera verdaderas respuestas de una alcaldía que no ha podido hasta ahora con el paquete de brindar buenos resultados. La sensación de decepción es cada día más clara.

 

Como si fuera una verdadera burla mientras que el presidente municipal en su evento hablaba de las supuestas mejoras en los servicios de recolección de basura, al mismo tiempo en las redes sociales se difundían imágenes de la acumulación de desperdicios en las banquetas y la evidente ausencia de estos vehículos recolectores que se presumieron justamente durante el discurso del alcalde.

 

Por supuesto que aún está pendiente el tema de la escasez de agua potable que a pesar de los esfuerzos hechos durante anteriores administraciones para evaluar la condición en la que se encuentra en este tema la ciudad de La Paz, Rubén Muñoz anunció prácticamente como la principal gestión de su administración, una inversión millonaria para hacer otra evaluación y solo hasta entonces (quién sabe hasta cuándo) poder tomar decisiones al respecto.

 

Obviamente como ya es claro, los comunicadores que le generan escozor al alcalde, que le incomodan sus preguntas y sus comentarios, simplemente no fueron invitados este evento en el que como era de esperarse son más los pendientes que los resultados.

 

Con el cuestionamiento aún presente sobre su viaje a Brasil, Rubén Muñoz llegó a su primer informe con la intención de hacer notar que tendrá capacidad para buscar en el 2021, la candidatura de su partido a la máxima posición política estatal.

 

Para su desgracia el balance no es nada positivo.

 

Tendrá que hacer mucho más que lo realizado hasta ahora.

 

Salir de la cápsula en la que encuentra y en donde solo reinan los bueno deseos más que las acciones concretas.

 

Oníricas intenciones de un alcalde paceño que está más preocupado por su vanidosa imagen personal que por resolver la problemática municipal paceña.

 

Está claro que ahora entre los morenistas la preocupación aumenta pues con la limitada labor de los alcaldes como la que se registra con Muñoz Álvarez, será muy difícil competir con posibilidades reales de repetir la victoria electoral en las próximas contiendas.

 

habrá que ver también cómo se desarrollan los informes del resto de los alcaldes que también ya llegaron a su primer año sin mayores avances.

 

Veremos también cómo estas alcaldías pasan por la aduana en que se convertirá el Congreso del Estado con la revisión de cuentas y la aprobación o rechazo en su caso de los presupuestos para el próximo año.

 

En genera el balance no es favorable para el alcalde Rubén Muñoz que intenta por todos lados hacer suponer a los paceños que ahora estamos en “otro mundo”, en una ciudad de maravillas en donde, a decir verdad, mucho de la buena imagen con que en esta ciudad cuenta ahora, se ha hecho más por parte del gobierno estatal.

 

Por supuesto que la población lo sabe, así que intentar engañarla desde el ayuntamiento paceño, no solo puede ser calificada como una burla, sino una afrenta que seguramente esa misma ciudadanía la hará notar de diversas maneras.

 

Los paceños requieren más que la visita de la cuestionada Polevnsky.

 

Ya veremos si el alcalde Muñoz Álvarez logra su cometido de verle la cara a la población y se sale con la suya a pesar de no atender adecuadamente la serie de rezagos en los servicios públicos de recolección de basura y distribución de agua potable que padecemos los habitantes de esta ciudad.

 

Nada que celebrar hasta ahora.

 

¿No le parece así amable lector