Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - lunes 21 enero 2019


· ¿Habrá ajustes en equipos de alcaldías? Ejidatarios cabeños se quejan de negligencia y prepotencia del titular del agua potable Ramon Ojeda Mestre · En La Paz Rubén Muñoz revisarán minuciosamente las plazas laborales de los empleados del Sistema de Agua. · Apenas a cuatro meses de labor, seguramente ya evalúan la posibilidad de hacer cambios en sus gabinetes sobre todo en las áreas más sensibles de los ayuntamientos.


 

A poco más de cien días de gobierno en los ayuntamientos de Baja California Sur, ya priva entre los nuevos alcaldes la posibilidad de hacer ajustes en sus respectivos gabinetes justamente porque a estas alturas algunos funcionarios simplemente no han dado el ancho y las exigencias laborales y por supuesto sociales, están por encima de la capacidad y posibilidades de respuesta de estos nuevos servidores públicos que en algunos casos están más preocupados por su apariencia personal que por resolver la problemática de su área correspondiente.

 

Por supuesto las áreas prioritarias donde se centra la atención de la ciudadanía son las que corresponden a la seguridad pública, el alumbrado, y todo lo que tenga que ver con la limpieza de las comunidades, pero sobre todo en lo que se refiere a la buena distribución del agua y la atención adecuada a las fugas y desbordamientos de drenaje que parecen estar a la orden del día.

En todos los ayuntamientos sudcalifornianos estas áreas son las prioritarias, pero son justamente en los ayuntamientos de La Paz y Los Cabos donde la opinión pública está más concentrada precisamente porque son los centros poblacionales más grandes de Baja California Sur.

 

En los temas de seguridad pública, alumbrado y recolección de basura parece que poco se han normalizado las actividades de estas áreas que históricamente se han atendido de manera aceptable.

 

Sin embargo, en lo referente a los sistemas de agua potable, en el caso del municipio de La Paz, la principal problemática se centra en la parte administrativa donde además de tener pendiente la definición final sobre la nueva dirigencia sindical, se trabaja en la determinación adecuada sobre plazas de trabajadores que según se ha informado parecen estar vigentes de manera irregular, lo que por supuesto genera incertidumbre entre trabajadores de esta polémica área municipal.

 

El propio alcalde Rubén Muñoz ha señalado que están en espera de que las autoridades correspondientes definan quién encabezara la dirigencia definitiva en un sindicato de trabajadores burócratas municipales que están por su parte enfrascados en una lucha interna que no termina por determinar un liderazgo formal y legal.

 

Pero en el municipio de Los Cabos, la problemática del agua potable es realmente mayor.

 

Ahí en Los Cabos el flamante director del agua potable del municipio, Ramón Ojeda Mestre, es a estas alturas del nuevo ayuntamiento una verdadera decepción, pues no solo desconoce el tema de fondo sino que además su evidente negligencia y soberbia actitud está metiendo en verdaderos problemas a la alcaldesa Armida Castro quien más temprano que tarde tendrá que tomar cartas en el asunto.

 

Resulta que apenas a cuatro meses de iniciada la administración municipal cabeña emanada de Morena, Ojeda Mestre ya registra un serio conflicto con los presidentes de los comisariados ejidales de la zona norte de ese municipio.

 

Las fuertes deficiencias del prepotente Ojeda Mestre, mantiene sumamente molestos a los ejidatarios de La Ribera, Santa Cruz, Miraflores, Las Cuevas, El Ranchito, El Zacatal y Santiago, toda esa zona donde se perfila el desarrollo turístico de la zona rural de Los Cabos.

 

La ignorancia sobre las verdaderas condiciones y exigencias sobre una buena administración del vital elemento en esa zona cabeña y el trato déspota y grosero de Ojeda Mestre ha levantado las protestas de los ejidatarios de la región que tendrán que ser atendidos directamente por la alcaldesa Armida Castro ante la inutilidad e incapacidad de un titular del agua potable que simple y sencillamente no sabe dónde se encuentra parado.

 

Es el clásico nuevo funcionario que está más preocupado por sus constantes viajes al extranjero y a la capital del país que por resolver la problemática de los habitantes de esta pujante y potencial zona de desarrollo no solo del municipio sino de toda la entidad que requiere una más y mejor atención precisamente del organismo operador del agua potable de Los Cabos.

 

Por ello decimos que los acaldes, apenas a cuatro meses de labor, seguramente ya evalúan la posibilidad de hacer cambios en sus gabinetes sobre todo en áreas sensibles como las que mencionamos donde además del conocimiento técnico se requiere de tener el trato adecuado precisamente para generar soluciones y no más problemas como el que mencionamos en esta zona del sur de la entidad.

 

En La Paz por lo pronto se hará una revisión exhaustiva de cada una de las plazas laborales que conforman el organismo operador del agua potable justamente para no violentar los derechos de los trabajadores, pero en el caso de Los Cabos, la alcaldesa Armida Castro tendrá que escuchar a la a ejidatarios y ciudadanía y hacer que Ojeda Mestre responda y dé el ancho en la dirección del sistema operador de agua antes de que la inconformidad de los comisariados ejidales alcance mayores dimensiones.

 

No es posible que en zonas tan prometedoras para el desarrollo y la generación de empleos como es la zona norte del municipio de Los Cabos se preste un servicio de agua potable a través de su director Ojeda Mestre tan deficiente y decepcionante que roza ya en una enfermiza negligencia que no puede ser ocultada por ninguna actitud soberbia y ególatra como la mostrada ahora por el titular del referido organismo operador.

 

Veremos qué sucede en las próximas semanas si los alcaldes hacen ajustes de sus equipos de colaboradores antes de que además de las fugas de agua y derrames de drenaje que se registran constantemente no se desborden también las exigencias por un mejor servicio en los referidos sistemas de agua potable tanto de La Paz, como de Los Cabos.

 

¿No le parece así amable lector?