Noticias de BCS, México y el mundo.

Insatisfecho, el deseo de Giuseppe Verdi; salvan 5,434 bocetos

jueves 31 enero 2019 | Por: Redacción | Cultura Insatisfecho, el deseo de Giuseppe Verdi; salvan 5,434 bocetos

• Los cinco mil 434 bocetos musicales inéditos de Giuseppe Verdi, que quiso quemar y que salieron a la luz

ROMA.- Los cinco mil 434  bocetos musicales inéditos de Giuseppe Verdi, que quiso quemar y que salieron a la luz en Parma, permitirán conocer más a profundidad a uno de los compositores más relevantes de la historia.

 

Se trata de un baúl que ha estado oculto más de un siglo y que contiene varias carpetas con bocetos, cartas y apuntes, todos de puño y letra del artista italiano.

 

Entre los papeles está también escrita la voluntad de Verdi (1813-1901) de que todos estos documentos fueran quemados tras su muerte, un deseo que, sin embargo, no se cumplirá.

 

El Instituto Nacional de Estudios Verdianos presentó en detalle ayer en Parma este fondo de bocetos incluido en el anuario que cada año edita esta institución. “El baúl contiene todos los folios que nos permiten conocer la cocina creativa de Verdi”, comentó el director del anuario Studi verdiani, Sandro Cappelletto.

 

Aún no hay fecha oficial para que el archivo del compositor italiano sea público, ya que por ahora lo que se presenta es la descripción de lo que contiene el baúl.

 

Sin embargo, Cappelletto confía en que “a finales de este año” esté completamente disponible para los estudiosos. Los documentos del baúl, detalló, abarcan “todas sus composiciones, prácticamente hasta el final”, incluyendo la ópera Luisa Miller y todas sus grandes obras maestras, como La traviatta, Aida y Rigoletto.

 

Este archivo revela numerosos “secretos compositivos” de Verdi, entre ellos los cambios y dudas en la elaboración de la parte musical del Credo de Jago en Otello o una versión distinta de la Fuga de Falstaff. Destacan las modificaciones que hizo en Un baile de máscaras, cambiando el término de “dulzura” por “grandeza” o “esplendor” por “palidez”.

 

Hasta ahora el baúl se encontraba custodiado en Villa Verdi de Sant’Agata, la residencia del compositor, en Villanova sull’Arda y la familia se oponía a la libre consulta de los documentos.

 

El sector cultural reclamaba que el archivo fuera público y finalmente el Ministerio de Cultura hizo valer la Constitución italiana, que obliga a verificar la conservación de los bienes archivados, incluso privados.

 

Cappelletto celebró que los documentos no fueran quemados y puso en valor el hallazgo, que servirá para “conocer el núcleo de las ideas de Verdi”.