Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es viernes, 26 de febrero de 2021

Buenos días, B.C.S.

· La honestidad de los periodistas de ataque, de contra, de crítica, y la deshonestidad de los periodistas de ataque, de contra, de crítica…y de falsa adulación; ejemplos. * Los de siempre en contra de algo o de alguien y los de siempre a favor de algo o de alguien…



 

La comunicación, la información, con sus derivaciones como el periodismo, la literatura, la interlocución analítica y de voces sociales cotidianas, etc. desde siempre ha revestido una inmensa importancia para el desarrollo y evolución de una sociedad, que sin estos factores ésta estaría estancada, en el oscurantismo (para no irme a la prehistoria), sometida a las fuerzas de los poderes; y es que el núcleo social y sus individualidades, grupos, organismos, no puede, no debe, estar ciego y sordo, ante los aconteceres y vaivenes humanos; y en todo esto EL PERIODISMO JUEGA UN PRIMORDIAL PAPEL indiscutible, en sus diferentes formas y presentaciones, PARA BIEN O PARA MAL, ¿por qué’?, porque en función y a través de éste un país, una entidad, un municipio, en fin, una nación con todas sus estructuras vive, actúa, precede, de acuerdo a las realidades de y en su existencia, pero, empero, sí éstas se trastocan, se desinforman, se manipulan, a conveniencia de los poderes, la misma sociedad paga las consecuencias, y en todo este proceso está la comunicación, la buena y positiva, o la falsa, negativa, manejadas ambas a través del periodismo y, sobre todo, de esas individualidades-para bien y para mal de ese periodismo (incluyendo las encuestadoras), discursos, mensajes, etc. máxime tratándose de un proceso electoral que puede cambiar o confirmar el rumbo de un país, como fue y es el caso de estas elecciones de 2018.

 

Por eso es que para el caso y tema, hoy me ocupo en función de tipos de periodismo, de comunicadores, de analistas en mesas de discusión en diversos medios electrónicos, etc. de carácter o nivel nacional, para lo cual voy a poner como base y referencia los nombres, sus conductas-conducciones y hechos de los más conocidos nacionalmente y qué mejor que aprovechar el campo y contexto electoral 2018 para esta demostración ya que al estar en juego grandes intereses nacionales, políticos, empresariales, económicos, sociales, como nunca, ellos, ese tipo de periodistas, por un lado LOS DE EVIDENTE DESHONESTIDAD en contraste con los de mayor realidad y HONESTIDAD que en su comunicar, decir, hacer, se exhibieron abiertamente unos, y otros, velada y medrosamente, con mayor habilidad y colmillo para cubrirse “en caso de…” equivocación y/o desinformación comprobada (tendenciosa inclusive) en función del personaje y/o partido del resultado final.

 

Sin embargo para el caso no estoy incluyendo el panorama local porque éste en alguna forma fue un reflejo del contexto nacional; nosotros nos retroalimentamos de las informaciones, opiniones, fuentes, eventos, hechos vívidos y vividos más allá de nuestra vista y oídos muchas veces (lo que, debo reconocer, no nos justifica de nuestros aciertos y desaciertos que tuvimos en este proceso) aunque sí, claro, vaya que dimos nuestras opiniones, certeras o no, comentarios de notas informativas, y por qué no, nuestro pensar y sentir particular que efectivamente tuvimos y tenemos (salvo algunos, supongo, con ciertos intereses específicos, y hasta ahí); pero esto es otra cosa.

 

LOS DE SIEMPRE EN CONTRA DE ALGO O DE ALGUIEN Y LOS DE SIEMPRE A FAVOR DE LO MISMO

Pues bien, los personajes y partidos a que me refiero obviamente fueron: Enrique Peña Nieto; Andrés Manuel López Obrador; José Antonio Meade y Ricardo Anaya (claro, en su momento, Margarita Zavala y el bronco), el tema es pues en torno a “este grupito” con sus partidos y equipos, pero por obligada y obvia depuración ya al final de la contienda sólo nos “quedan en el pandero” AMLO y EPN, (para que “analizar” ya a los demás) y así entonces veremos a los siguientes personajes del periodismo nacional y también concatenadamente a ciertos políticos opinando y haciendo periodismo de uno y otro bando, de uno y otro partido o frente, de unos y otros intereses (que al final ¿son, serán, los mismos?).

 

Aquí no se trata de un enjuiciamiento que rebase la libertad de expresión de los que ahora señalo en mi exponer, pero sí hay que decirlo porque el desinformar, engañar, falsear, no tiene escudo constitucional, al contrario. Además de que si nadie les dice nada, pensarán que son súper genios para escribir y analizar y pensar; y no se vale. Va pues el escenario de estos periodistas-comunicadores.

 

A SU CONSIDERACIÓN ALGO DE LOS MÁS SIGNIFICATIVOS RECALCITRANTEMENTE PARCIALES *Pablo Hiriart, y Ricardo Alemán; Beteta, (estos ultraderechistas por lo que tenían y tienen una especie de odio enfermizo contra todo “lo que huela” a izquierda (aunque sea social-demócrata), lo que no sea PRI y/o PAN y sus poderes individuales (incluyendo empresarios), de ahí sus persistentes, radicales, ataques al hoy virtual presidente electo, es pues evidente que estaban a las órdenes de otros intereses; pero el asunto no es nada más del mal uso de “su libertad de expresión” sino de su intento (¿ya pa’qué?) de DESVIAR DESINFORMATIVAMENTE A LA SOCIEDAD con su poder de comunicación, a eso me refiero.

 

Y sobre esto hay otros de especial comunicar que aunque se les advertía que estaban al servicio de quien les pagaba lo hacían con más “fineza”, más disfrazada, aunque no engañaban directamente (sea en función de Meade, de Anaya, de Peña Nieto o de AMLO), de ellos muchos ya sabíamos de las extraordinarias y millonarias percepciones, algunos en Dólares) de los gobiernos en turno desde hace varios sexenios, Y NO PRECISAMENTE POR PUBLICIDAD pues estos contratos son para sus empresas (televisa, Tele-Radio Fórmula, TV Azteca, etc.), vaya ni de los clásicos o lógicos “chayotes” reporteriles o convenios legítimos y justos sino para su manejo y conducción noticioso y de opinión en lo personal (la lista de ellos fue varias veces publicada, que la encabezaba por cierto Joaquín López Dóriga, y no de convenios legítimos sino de “chayototones”).

 

Sin embargo ahora estos últimos hacen lo mismo pero ya con mesura, sin golpeteo de fondo al electo presidente, por ejemplo E. Ruiz Healy y Mario Ramón Beteta (Telefórmula), que sobajaban, humillaban, ironizaban: “el Señorrrr licenciaaadooo López Obrador, jaja”, “el populista chavista”, etc.; ¿y ahora?, véanlos, óiganlos, si bien no lo adulan (sería el colmo) sí le siguen la corriente en todo, ¿por qué?, porque así lo hacían al final e inicio sexenal y les seguía yendo muy, muy bien; y ahora quizá esperen lo mismo, pero…¿les funcionará ahora con este nuevo poder, de los nuevos poderes?.

 

CERRAREMOS ENSEGUIDA CON LOS DEL TERCER TIPO, LOS DE MÁS PLURALIDAD Y HONESTIDAD

Sí, los que también están en la lista de grandes beneficios oficiales-pero tienen más altura, pluralidad y honestidad, que más bien se confrontaron en sus programas directamente con el candidato morenista, y está bien, claro que sí, me refiero a Ciro Gómez Leyva; López Doriga; Loret de Mola; Pepe cárdenas; Leonardo Curzio; y sus equipos. *Sé que me faltan varios de analizar, pero sólo les pondré una listita y usted, selecto lector, me ayuda a calificarlos en este sentido y tema; ¿sale?. Van: Luis Carlos Ugalde, Sergio Sarmiento, Roy Campos de Consulta Mitosky; Leo Zuckermann, Javier Alatorre (TV Azteca); Salvador García Soto, Jesús Silva-Herzog Márquez, Luis Miguel González, de El Economista; Carlos Marín, de Milenio; Denise Dresser, Héctor Aguilar Camín, Federico Reyes Heroles, John M. Ackerman, Macario Schettino; María Amparo Casar; Rene Franco… ¿Cómo la ven?

 

HORARIO.-Ahora que los altos mandos solamente ganarán alrededor de $80,000 pesos mensuales, dijeron: “nos dejarán en la hambruna, pobres, tendremos que mudarnos a colonias populares, dejar la derrama económica que dejan al país nuestros excesos, vender nuestros yates e irnos de vacaciones nada más seis o siete veces al año…¿eso es lo que quieren los mexicanos? ¿Un pueblo pobre con un gobierno pobre también?, es una injusticia“. (Tomado de “sátiras chidas”). Buenos días.