Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - miércoles 12 julio 2017


• Narciso Agúndez y Leonel Cota tratan de tomar por asalto las dirigencias de Morena y el Partido Verde • Los exgobernadores pretenden controlar ambos partidos para intentar regresar al poder político estatal • La lucha será contra el PAN que tiene la mayor expectativa de triunfo para las elecciones del 2018

Mientras que el PRI trata de medio organizarse para definir su nueva dirigencia municipal en La Paz, el resto de los partidos con excepción del PAN también traen serias diferencias internas que pueden repercutir en la renovación de presidencias sobre todo en Morena y el Partido Verde.

 

La desesperación que ya empiezan a evidenciar ato Leonel Cota como Narciso Agúndez para tratar de quedarse con la representación de Morena, incluso por encima de los intereses muy definidos de Víctor Castro, están removiendo el cuadro interior de este partido que ya le encendieron las luces ámbar a su dirigente formal, Alberto Rentería Santana quien seguramente se aferrará con todo lo que pueda a la posición que todavía representa desde octubre del 2015.

 

Lo mismo sucede en el Partido Verde, que dirige el regidor paceño Alejandro Tirado Martínez, donde el cuestionado exgobernador Narciso Agúndez, también pretende meter su mano con la idea de ampliar su capacidad de representación electoral y asegurar hasta donde pueda la conquista de posiciones que estarán en disputa en la elección de junio del 2018.

 

Para poder lograr sus intenciones tanto Leonel Cota como Narciso Agúndez, tendrán que promover necesariamente la renovación de las presidencias de Morena y del Partido Verde ya que los actuales dirigentes, literalmente estorban para sus pretensiones de hacer de la franquicia de López Obrador, el vehículo por el cual pretenden regresar al poder político estatal.

 

Desgraciadamente para ambos exgobernadores y experredistas, no será sencillo convencer a la población de que ahora son moral y políticamente “renovados” como para volver a recibir otro voto de confianza.

 

Así que mientras que el tricolor trata de sacar adelante la elección de su nueva presidencia del comité municipal de La Paz, a pesar de su seria división interna, los otrora poderosos líderes de la llamada izquierda sudcaliforniana, también hacen ya la labor de generar crisis en el Partido Verde y Morena, incluso hasta en el PRD donde hasta ahora no queda claro si realmente el sol azteca local se sumará a la fuerza del PAN en atención a los acuerdos de sus respectivas dirigencias nacionales.

 

Para quienes gustan de observar la dinámica política y la actividad de los diversos partidos, seguramente estarán al pendiente de lo que suceda en los próximos días en el tricolor en donde se ha insistido mucho últimamente en que los dirigentes y futuros candidatos sean priistas puros, es decir que no se hayan ido nunca a otros partidos ni que provengan de organismos políticos que no corresponden al tricolor.

 

Por supuesto habrá que ver hasta donde los dirigentes de Morena y el Verde, Rentería y Tirado, respectivamente, están dispuestos a ser removidos de sus posiciones partidistas solo para atender los caprichos de los Agúndez Montaño y Cota Montaño que queda claro siguen obsesionados con regresar al poder político estatal.

 

Aún queda mucho por ver y es evidente que ante la cercanía del proceso electoral intermedio del actual sexenio, que inicia con la instalación del órgano electoral en septiembre próximo, las fuerzas políticas locales se dinamizan un vez más como era de esperarse.

 

Por supuesto el adversario a vencer es el PAN que preside Rigoberto Mares y que hasta ahora cuenta con la mayor expectativa de triunfo en la localidad para las elecciones de junio del 2018.