Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es viernes, 22 de octubre de 2021

Restaurantes paceños se unen a campaña contra consumo de pez perico

Los restaurantes que se han unido son Anzuelo, Tres Vírgenes, La Barcaccia, NIM, Mc Fisher, El Mangle

Restaurantes paceños se unen a campaña contra consumo de pez perico

·      Se trata de Anzuelo, Tres Vírgenes, La Barcaccia, NIM, Mc Fisher, El Mangle, Odayaka Sushi y Azul Marino

La Paz, Baja California Sur.- Un total de 8 restaurantes en La Paz se han unido a la campaña de conservación “Espíritu Santo Es Parte de Ti” eliminando de sus menús platillos con pez perico, pues parte de los esfuerzos de la cruzada es acabar con la captura de este ejemplar para incrementar la salud del ecosistema en el  Parque Nacional Archipiélago Espíritu Santo.

Los restaurantes que se han unido son Anzuelo, Tres Vírgenes, La Barcaccia, NIM, Mc Fisher, El Mangle, Odayaka Sushi y Azul Marino, cuyos propietarios además de hacer ajustes en su cartas ahora promueven erradicar el consumo de este pez, el cual cumple la función de limpiar los arrecifes de coral.

“Esperamos ir sumando más restaurantes y en un futuro cercano pescaderías y supermercados”, señala la bióloga marina Lucía Corral, directora de Espíritu Santo Es Parte de Ti, quien ha hecho notar a la comunidad la disminución de este Scarus de la familia Scaridae, así como de tiburón martillo, Sphyrna lewini, en el archipiélago.

Philippe Cousteau Jr., nieto del mítico explorador y protector de los mares Jacques-Yves Cousteau, es también parte de la campaña de conservación, que se inspira en el exitoso caso de Cabo Pulmo. Cousteau Jr. explica que “los pericos son indispensables en la salud del arrecife de coral”, además de confesar que entre sus experiencias favoritas en el buceo está hacerlo junto a peces perico.

“Ellos son herbívoros, consumen algas, ellos raspan las algas que de no ser así matarían al coral, por lo que es una locura pescar y comer estos animales, esto tiene que parar, no debemos estar comiendo el pez que mantiene nuestros arrecifes saludables, no tiene ningún sentido […] Nuestros arrecifes no pueden sobrevivir sin ellos […] Una de mis experiencias favoritas donde quiera que esté buceando en un arrecife de coral son los pericos, la explosión de azules, verdes, rosas y naranjas. Los pericos definitivamente son una de mis especies favoritas en un arrecife y pensar que están desapareciendo y que la gente no se da cuenta del impacto negativo de pescar pericos en la salud del arrecife de coral, realmente me rompe el corazón”.

La directora de la campaña, entrevistada recientemente por la revista de noticias ambientales Mongabay, afirma que hasta la década de los años 70 Espíritu Santo “era el lugar número uno para bucear con tiburones martillo, pero ahora no es común verlos, hay muy pocos”. Lucía Corral menciona de la misma manera que la sobrepesca los hizo prácticamente desaparecer y Espíritu Santo Es Parte de ti busca también que esta especie regrese progresivamente.

Los lobos marinos también se han visto perjudicados, señala Corral, debido a que cada vez existen menos recursos en la zona. “Están entrando en competencia directa con los pescadores, se enredan en las mallas y es común ver lobos marinos muertos o con heridas hechas por redes de pesca”, relata.

“Si falta un animal afecta directamente a otros, y es lo que sucede cuando se desequilibran los ecosistemas. Queremos mandar el mensaje de que cada organismo que hay en la isla es importante y cumple su función”, anota la bióloga marina.

Prácticas como la pesca nocturna con arpón y el consumo no responsable han ocasionado daños en poblaciones de diversas especies marinas. Isidro Alberto Guillén Guadarrama, director operativo de ROC-Waterkeeper La Paz, asegura que una de las pescas más invasivas es la “hooka”, un arte no permitido que consiste en introducirse al mar utilizando un compresor de aire como sistema de respiración, armado con arpones y pistolas, “extrayendo todo lo que se encuentran, pescado, langosta, tortuga, caracol, todo”. Esta práctica empezó en el año 2005 aproximadamente, en Guaymas, Sonora, relata el experto, y después migra a la península de Baja California Sur (BCS) convirtiéndose en una práctica común desde Loreto hasta La Paz, la cual se realizaba tanto de día como de noche, aunque hoy se realiza sólo de forma nocturna.