Noticias de BCS, México y el mundo.

Buenos días, B.C.S. - martes 13 junio 2017


Cuando digo que el discurso en el periodismo, en espacios legislativos y gubernamentales, en los políticos, debe cambiar, ya, su forma

El discurso en el periodismo, en espacios legislativos y gubernamentales, en los políticos, debe cambiar, ya, su forma y contenido

A raíz de las desérticas preseas para periodistas de B.C.S. y su reposición se evidenciaron en nuestro gremio los intereses legítimos y los negativos

El discurso, el comunicado, el lenguaje de C.M.D. en el caimancito tuvo un contenido llegador.

Cuando digo que el discurso en el periodismo, en espacios legislativos y gubernamentales, en los políticos, debe cambiar, ya, su forma y contenido, me estoy refiriendo-tema en el que he insistido varias veces-a que en los últimos años, quizá de un par de sexenios para acá, el discurso, el mensaje, más que transmitir, informar, esa debida comunicación entre el expositor, más que orador, sí, pues la oratoria tiene más tintes literarios que va desde la modulación de la voz, de una estructura (introducción, clímax y conclusión-desenlace, propuesta-sobre todo en los ejercicios escolares, concursos, etc.) que casi son más de demostración de habilidades y dotes, gesticulaciones, (que muchas veces los políticos utilizan en sus campañas electorales a esos individuos selectos), pero, repito, YA NO DEBE DARSE, este tipo de oratoria bonita, “melodiosa”, de deleite inclusive, que no convence a nadie ¿o sí?, bueno, sí quizás a esos núcleos de personitas receptoras de los mismos que no se han actualizado, concientizado DE LA REALIDAD de la problemática política engañadora, falsa, que utilizan algunos de sus principales actores; sin embargo para la gran mayoría del público que corresponda ya no sirve, ya no convence, que no solamente la rechaza sino que la enfada ya sea con sus bostezos o abriendo sus celulares en ese acto, y hasta ofende, pues nos sentimos minimizados, bocabajeados, utilizados, sometidos a su tiempo y espacio de ese orador con ese tipo de retóricos discursos.

Pues bien, esta introducción me sirve para entrar al meollo del presente tema porque en estos días de conmemorar y festejar en torno al 7 de junio, “día de la libertad de expresión”, que tanto en el medio periodístico como en el oficial se dieron bonitas piezas oratorias, con algunas dosis de insulso contenido, de lucimiento personal, de excesos en sus tiempos y espacios, de “lugares comunes” en su lenguaje, por ejemplo en torno a “la unidad y solidaridad” en nuestro gremio, de no permitir que se coarte nuestra libertad de expresión, de no aceptación de “dádivas”, de nuestra dignificación, etc. y también en otros espacios de organismos empresariales u oficiales con los temas de RECONOCIMIENTO, de comprensión y valoración, de la valía de ser enlace entre pueblo y gobierno  (sin embargo hay funcionarios y legisladores de “puertas cerradas” pero en sus discursos de campaña ahí sí, dijeron: “…mí legislación, mí o nuestro gobierno, área, será DE PUERTAS ABIERTAS”, de entrega a lo más principal: el pueblo), etc.

Entonces pues y en conclusión, el expositor público-y hasta en entrevistas, declaraciones- debe de ser realista, contundente, de demostrar lo dicho, lo hecho o lo que va a hacer, su promesa y compromiso DEMOSTRABLE, de generar convencimiento con un VERDADERO SOPORTE, y el periodista también-tómese como autocrítica si es necesario-que lo que escriba y/o comunique en medios electrónicos sea con verdad, con realidades y, por supuesto, su sentir, percibir y pensar, que al fin será su postura a comunicar con sincera honestidad, en fin…

CON MOTIVO DE LA NEGACIÓN Y DESPUES LA ENTREGA DE PRESEAS A PERIODISTAS EN EL CONGRESO, SE PERCIBIÓ ESTE PANORAMA

Miren ustedes, yo mismo escribí algo al respecto: “Reacciones de la prensa al declarar desierto el reconocimiento y premiación”. Y ahí coloqué: *OTRAS OPINIONES. “Nos ven como, "mira pobrecito está esperando el 7 de junio o diciembre para que les aventemos con algo". *De hecho no conocen a los compañeros del medio...se dan la tarea de preguntar por los compañeros cuando sale una nota que no les favorezca o en las elecciones, mientras "que el mundo ruede"...eso sí, el 7, los discursos de todos los años "los amamos y respetamos…”. *UNA MÁS de muchas reacciones similares de parte de los periodistas “ofendidos”: “…y no crean que esta actitud y accionar de minimizar y devaluar al periodismo es nadamás de los legisladores de este congreso nuestro, no, también-y me decepciona decirlo-de alguna parte de la sociedad misma, de políticos de determinado gobierno en los tres niveles, a sabiendas, ¿de veras lo sabrán? o más bien reflexionarán? de la valía de que el periodismo es el enlace, el puente, entre gobierno y sociedad tanto por y con su parte crítica como por la ponderación positiva que hacemos. 

O sea, (y va otra vez como autocrítica) que por un lado pegamos, criticamos, y por otro lado, según circunstancias, conveniencias o inconveniencias legítimas, ahí están esos detractores muy presentes en los eventos para periodistas, a veces en nuestros organismos, a veces puramente oficiales, aplaudiendo al orador y festejando cuando se mencionan los números ganadores de la rifa de regalos, ¿y el veto que propusieron-en esas reacciones que les digo-en aras de nuestra dignidad, de “nuestro coraje” e independencia, y publiqué?. Ah caramba…

SIN EMBARGO-EN EL TEMA DE DISCURSOS-A MÍ ME PARECIÓ EL COMUNICADO, EL LENGUAJE, DE C.M.D. EN EL CAIMANCITO TUVO UN CONTENIDO QUE SATISFIZO A TIRIOS Y TROYANOS

Sí, veamos por qué; sólo algunas expresiones de lo que sí aceptamos, conviene, y por lo tanto, queremos oír: “SIN UNA PRENSA LIBRE sería imposible avanzar en la consolidación de un Baja California Sur y un México más trasparente y democrático”. Mendoza Davis destacó que la labor diaria de los comunicadores constituye UN INSTRUMENTO EFICAZ Y EFICIENTE PARA ESTABLECER UN PUENTE, ENLACE, DE UN GOBIERNO CERCANO A SU GENTE, ya que además de mantener informada a la población sobre el quehacer de las instituciones, permite a los funcionarios conocer de cerca el sentir ciudadano. Puntualizó también “el reconocimiento, apoyo y solidaridad del gobierno del Estado hacia el gremio periodístico, ya que PESE AL ESCENARIO DIFÍCIL QUE SE VIVE EN EL PAÍS CONTINÚAN TRABAJANDO PARA LLEVAR LA VERDAD A TODOS LOS MEXICANOS.

Cuando solicitó el clásico minuto de silencio para Max Rodríguez, lo hizo así: Para evocar y traer la presencia de él a nuestra reflexión, hagamos el minuto de silencio…Y después, invitó al aplauso de reconocimiento al valiente y gran periodista que fue Max.

Finalmente, el Ejecutivo expresó su respeto y admiración al gremio al rememorar las palabras del ex gobernador Ángel César Mendoza Arámburo: “Ser periodista es ser hombre de conciencia y tener conciencia de hombre; ser periodista es saber utilizar la verdad a través de la razón, el equilibrio por medio de la paz; la inteligencia por conducto del entendimiento”. Buenos días.