Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es miercoles, 25 de mayo de 2022

Supimos que

Al reunirse el gobernador Carlos Mendoza Davis con periodistas de distintos medios de comunicación en “El Caimancito” en un desayuno de convivencia con motivo del inicio de un nuevo año, en su mensaje fue muy enfático...


Al reunirse el gobernador Carlos Mendoza Davis con periodistas de distintos medios de comunicación en “El Caimancito” en un desayuno de convivencia con motivo del inicio de un nuevo año, en su mensaje fue muy enfático al señalar que esta casona no era la casa del gobernador de Baja California Sur, sino que era la casa del pueblo sudcaliforniano. La restauración que inició el gobernador inmediato anterior, Marcos Covarrubias Villaseñor ha sido continuada por el actual gobernante. No esperábamos menos de él, ya que de niño estuvo en muchas ocasiones acompañando a sus padres, Ángel César y Luz, sobre todo al primero, que llegó a la primera magistratura de su estado natal mediante el voto de sus paisanos. Entonces “El Caimancito” estaba en todo su esplendor. B bien cuidado, porque allí se recibía a visitantes distinguidos, desde los presidentes de México, escritores, políticos de primer nivel, secretarios de estado, gobernadores de entidades hermanas de nuestra república. Su arquitectura de estilo californiano- colonial mexicano, vigas de madera y tejas de barro en sus techos. Su decoración muy acorde, resaltaba la belleza de esa casona, una de las más bonitas de todo el país y que tenía lo que otras tal vez más lujosas no poseían, la maravillosa hermosura del mar, el paisaje para deleite del espíritu. En esta casona se guardaron por décadas muchos tesoros, regalos de los visitantes para el pueblo sudcaliforniano. El gobierno y el gobernador en turno NO eran sus dueños, Solamente eran custodios de lo que en esta residencia se guardaba. Cuadros, esculturas, vajillas legítimas de Talavera, artesanías de todo el país, fotografías de sus numerosos visitantes. Trabajos en concha de abulón del “Cachente”, verdaderas obras de arte de este artista sudcaliforniano. Pinturas de personajes pintorescos de la media península. Su mobiliario, también muy apropiado con su estilo tan mexicano. Sus bellos pisos rojos. Se ignora el destino de todo este tesoro, aunque hay muchas versiones que aseguran que fue vendido, regalado, la platería de sus cubiertos fundida y vendida. Que parte de este patrimonio estatal está en manos de personas que habitan en el estado. De ser cierta esta última versión, ojalá y dichas personas regresaran a su legítimo dueño, el pueblo sudcaliforniano, estos tesoros que eran activo, patrimonio, de esta entidad y que deberían seguir guardados y exhibidos en “El Caimancito”, la casa que NO era ni debe ser, como bien dijo Carlos Mendoza Davis, propiedad del gobernador en turno, sino que es y debe seguir siéndolo, patrimonio del pueblo sudcaliforniano… El Congreso del Estado debe poner candados al respecto. La historia jamás debe repetirse… Hasta la semana próxima, Dios Mediante.