Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es jueves, 13 de junio de 2024

Buenos días, B.C.S.

• La valía del humanismo y la honestidad en el servicio público, en especial los de salud; recientes ejemplos que observe en áreas del ISSSTE y otras…


 

Esta temática (específica de temas similares) me parecieron dignos y oportunos, que en otras ocasiones ya he publicado, tanto de varones como de mujeres, cuando lo han demostrado en su función laboral, y lo hago porque me constan y son de interés darlos a conocer y comentar, como lo de ahora que narraré. Miren ustedes, pienso que estos temas humanistas son de interés y ejemplos verdaderos a reflexionar, así ahora presentaré dos casos muy recientes, pero antes de ello pondré en síntesis-como referencia- este otro caso y mi comentario, sobre un hecho real sucedido hace pocos meses, que esos son los que debo compartir y darles seguimiento pues son de esos “esporádicos” acontecimientos bien humanistas, con actitudes de servir, el apoyar de un ser humano a otro, en lugar de lastimar, de dañar, de abusar, y hasta de matar, como desgraciadamente en estos tiempos tan llenos de conflictos en casi todo el mundo, y en particular México, y por supuesto nuestra Baja California Sur.

 

Voy pues a retrotraer este otro hecho de humanismo y vocación de servicio que publiqué hace pocos meses aquí por tener similitud con éstos casos de ahora. Va…

 

·        NARRACIÓN DE UN ACONTECIMIENTO PERSONAL-INDIVIDUALISTA Y FAMILIAR, QUE ME CONSTA…

Este evento familiar sucedió hace unos dos meses, mismo que me consta; que lo podré como referente como otro valor humano, de vida: el de la buonomía, de conciencia noble, de buenos principios, DE UN HUMANISMO práctico, ejercido al natural (no sé si por educación, creo que aquí no, bueno, familiar tal vez), en fin…Bien, se trata de un familiar nuestro, señora de unos 85 años, que al salir de la clínica del Issste de la Av. Bravo hacia Chedraui donde la esperaba un familiar, se accidenta al tropezarse, golpeándose sobre todo la cara que le sangraba en parte y de momento no sabía de alguna otra parte; el caso es- después nos lo narró- se le acercó una señora sin saber qué hacer de momento, en eso llega un joven y de inmediato la auxilió, la levanta, la limpia y la lleva con cuidado al mismo Issste de Bravo; pero como ahí no la podían atender pues no hay esos servicios, le dijeron a ella y al muchacho- un desconocido todavía- que la lleve de inmediato al hospital de especialidades “del Conchalito” para comprobar los daños que hubiere, dándole un pase para que la atendieran, en fin…

 

Como no traían auto él le dijo que pediría un Uber o Didi creo, la Sra. aceptó y lo pagó. Ya en el hospital ella le dio las gracias y le dijo le hablaría a su hijo; sí Sra. pero yo me quedaré hasta que la atiendan (y eso que era para él una desconocida); y así, él estuvo siempre pendiente de ingresarla a enfermería, de la revisión, de los estudios, etc. hasta que llegó el familiar de ella, dándole las gracias al joven que, miren nomás, resultó que era enfermero que laboraba en el Hospital de Oncología de aquí en La Paz, llamado Fernando L. (no lo pongo completo pues no tengo su venia), que es de Culiacán Sin. de familia de agricultores, pero su vocación era la enfermería; ¡vaya actitud y vocación de servicio!…Finalmente resultó que después de diversos estudios no le encontraron fractura alguna y la sangre del rostro fue superficial. ¿Verdad que valen la pena estas pequeñas historias verdaderas, reales?

 

·        ASÍ, DE ESTE EJEMPLO-DE OTRO TIPO DE HUMANISMO Y DEL SERVIR- PASO A LO DEL ACTUAL.

Miren ustedes, este caso reciente de hace una semana, yo mismo lo viví y observé en las dos clínicas

del ISSSTE, la de la Av. Bravo de La Paz, de atención con médicos/as familiares o generales, y el otro en el Hospital de especialidades del Conchalito.

 

Me inicio con lo que observé y viví en esa ocasión en el Hospital de especialidades; esto es cuando fui por una receta de un familiar con su doctor, misma que la llevé esa mañana a las 7:15 directamente a la farmacia a obtener la vacuna especial de aplicación semestral (aquí comienza “la historia”). Al ver que no estaba ningún dependiente, volteé y me dice una mujer guardia federal del “Servicio de Protección federal” en el Issste: Señor, abren hasta las 8:00 A.M., si gusta vaya enfrente a un café y que le guarden el turno, véngase antes. Así lo hice, vuelvo a las 7:30 y ya había dos seños… bien todo. Me acerqué al despachador (era nuevo) y no quiso dármela pues no llevé hielo, etc., Yo le pongo hielo enfrente le dije; no señor, vuelva después...

 

Y ahí intervino la guardia, me llama y me da un recipiente de corcho con tapa, diciéndome, va a ver como sí le van a atender pues es justo…Aquí no termino porque debo dar este dato primero, esta policía de responsabilidad y humanismo se llama Verónica Acosta Romo, quien tiene la misión del resguardo de inmuebles federales, y también cuidan el que se dé un trato respetuoso ENTRE TRABAJADORES Y USUARIOS-PACIENTES.

 

Pues bien, por segunda vez vuelvo ya con el hielo, pero el que “me atendió” me pide haga fila (dos seños), Bueno, pues me espero, pero-aquí viene la actitud del ser humanista, pues las doñas le dicen “al bato”: atiéndalo a él, llegó primero, y la guardia reafirmó diciendo que en efecto yo estaba desde las 7…que debe de atenderme… Pero aquí no termina el asunto, le doy la receta y me dice, “no se la puedo surtir pues la receta dice 23 de marzo y la anterior es de abril-mayo”: ¡No señor, ya basta!, hoy 23 la firmó el Doc. Lo que pasa es que la anterior ustedes no la tenían y me la entregaron hasta abril, o sea ustedes la retardaron unos días, ¿cuál es tu problema?. La guardia Verónica Acosta, interviene y me dice: no se preocupe, va a ver que se le va a resolver la otra semana allá arriba…pues la salud y la justicia es primero. Órale, me dije…¿cómo la ven?.

 

·        Y PARA CERRAR, ESTA OTRA SITUACIÓN POSITIVA EN RECEPCIÓN DEL ISSSTE DE LA BRAVO.

Se trata de una damita que desde hace buen tiempo atiende en una ventanilla de RECEPCIÓN de un pasillo de la clínica, se llama Reyna Pedrín Apodaca, que aparentaba carácter fuerte, pero sin afectar, más bien era justa, sabía dar su lugar en ese importante servicio a los pacientes que requieren consulta médica; y lo que pasaba es que más bien les explicaba uno a uno los pasos y lugares para registrar su agenda, etc. y un servidor (que iba a lo del A. Mayor por medicamentos de la familia y los míos), a veces me posponía para otro día pues tenía otros derechohabientes en espera. Lo que pasa es que siempre me/nos (a much@s) nos daba con precisión, el medico/a, el consultorio y hora. Así es que en esa segunda vuelta que di me dio tiempo para platicar sobre su trabajo y me comentó muy bien del porqué lo hacía así “ya que debo ser justa con todos, con los derechohabientes y con sus jefaturas del Issste, cumplir; que comprendía los apuros de cada quien, etc…Así es, selectos lectores, que me dije, ¿por qué no comentar esta bonita actitud de servicio, se lo merece; digo…Buenos días.