Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es jueves, 11 de agosto de 2022

¿Cuál es el cubrebocas más eficaz para prevenir la Covid-19 en interiores? Estudio lo revela

Los cubrebocas N95 o KN95 fueron los más eficaces para prevenir el contagio de Covid-19 y los de tela.

¿Cuál es el cubrebocas más eficaz para prevenir la Covid-19 en interiores? Estudio lo revela


Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), difundió el pasado viernes un estudio sobre la eficacia del uso de cubrebocas en interiores, para evitar el contagio de Covid-19.

El estudio confirma que los cubrebocas del tipo N95/KN95s filtran eficazmente partículas del tamaño de un virus en entornos de laboratorio, aunque su eficacia en el mundo real para prevenir la infección por SARS-CoV-2 aún no se ha estudiado ampliamente.

Sin embargo, el informe agrega que el uso constante de cubrebocas en los entornos públicos cerrados se asoció con menores probabilidades de un resultado positivo en la prueba de SARS-CoV-2 (odds ratio ajustado = 0,44).

Por lo tanto, el uso de cubrebocas con mayor capacidad de filtración, como es el caso de los N95,  está asociado a una mayor protección, en comparación con la no utilización de estos elementos.

Los CDC recomiendan que, además de contar con la pauta completa de vacunación contra la Covid-19, el uso constante de mascarillas que se ajusten bien en entornos públicos cerrados protege contra la adquisición de la infección por SARS-CoV-2 y que las N95 ofrecen la mejor protección.

En el estudio participaron residentes de California y seleccionados al azar -sin restricción de edad- que habían recibido un resultado de prueba para SARS-CoV-2 entre el 18 de febrero y el 1 de diciembre de 2021.

Se evaluó el uso de cubrebocas entre 652 casos-participantes (residentes que habían recibido resultados positivos de la prueba para el SARS-CoV-2) y mil 176 participantes de control (residentes que habían recibido resultados negativos para la prueba del SARS-CoV-2) que informaron haber estado en lugares públicos cerrados durante las dos semanas anteriores a la prueba y que no informaron ningún contacto conocido con ninguna persona con infección por SARS-CoV-2 confirmada o sospechada durante este tiempo.

Los resultados arrojaron que el uso del cubrebocas en entornos públicos cerrados se asoció con probabilidades ajustadas más bajas de un resultado positivo de la prueba en comparación con no usar nunca una mascarilla facial en estos entornos (odds ratio ajustado [aOR] = 0,44; IC del 95 % = 0,24– 0,82).

Entre 534 participantes que especificaron que habían utilizado cubrebocas N95/KN95 o cubrebocas quirúrgicos, esto se asoció con probabilidades significativamente más bajas de un resultado positivo para Covid-19, en comparación con la no utilización de estos mecanismos de protección.

Por otra parte, el uso de los cubrebocas de tela se asoció con probabilidades ajustadas más bajas de una prueba positiva en comparación con nunca usar cubrebocas, pero no fue estadísticamente significativo.

Los entrevistadores preguntaron vía telefónica a las personas si habían estado en lugares públicos cerrados (tiendas minoristas, restaurantes, bares, instalaciones recreativas, transporte público, salones, cines, servicios religiosos, escuelas o museos) en los 14 días anteriores a la prueba y si usaron un cubrebocas en esos entornos.

Así, registraron las respuestas de los participantes con respecto al estado de vacunación contra la Covid-19, las características sociodemográficas y el historial de exposición a cualquier persona que se supiera o se sospechara que estuvo infectada con el SARS-CoV-2 en los 14 días anteriores a la prueba de los participantes.

Se les pidió que indicaran el tipo de cubrebocas utilizado (N95/KN95, cubrebocas quirúrgico o cubrebocas de tela) en espacios públicos cerrados. Los análisis dieron cuenta de la consistencia del uso de cubrebocas en cada sitio.

Un análisis adicional evaluó las diferencias en la protección contra la infección por SARS-CoV-2 según el tipo de cubrebocas usado y se limitó a un subconjunto de participantes inscritos después del 9 de septiembre de 2021, a quienes se les pidió que indicaran el tipo de cubrebocas.