Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es viernes, 26 de febrero de 2021

Ningún pescador del hábitat de la vaquita marina entregó sus redes prohibidas

• Continúa el riesgo latente para la vaquita marina de morir ahogada en una red ilegal, utilizada ya sea para la captura de camarón o de pez Totoaba, que también es una especie en peligro de extinción

Ningún pescador del hábitat de la vaquita marina entregó sus redes prohibidas

CIUDAD DE MÉXICO.-Ningún pescador del Alto Golfo de California entregó sus redes tradicionales que quedaron prohibidas en el hábitat de la vaquita marina, aun cuando el plazo legal que tenían para hacerlo venció el pasado 23 de noviembre.

En respuesta a una solicitud de información pública, la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (Conapesca), dio a conocer que no cuenta con ningún registro sobre el particular, después de realizar una búsqueda exhaustiva en la Dirección General de inspección y Vigilancia; Dirección General de Ordenamiento Pesquero y Acuícola, así como en la Dirección General de Planeación, Programación y Evaluación.

“El Comité de Transparencia confirma la inexistencia de la información correspondiente a lo solicitado, de conformidad con el artículo 65 fracción II, 141, fracciones I y II y 143 de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública”, señaló.

El decreto publicado el 24 de septiembre de 2020 en el Diario Oficial de la Federación (DOF), ordenaba que en máximo 60 días naturales, los titulares de concesiones y permisos de pesca con embarcaciones menores, así como capitanes, patrones de pesca, conductores u operadores, pescadores y miembros de la tripulación entregarán en la oficina más cercana de Conapesca todas las redes agalleras o de enmalle que tuvieran en su poder.

En entrevista con Excélsior, Alejandro Olivera, representante en México del Centro para la Diversidad Biológica, criticó que todas las regulaciones que emite el gobierno federal para la región sigan siendo letra muerta, mientras continúa el riesgo latente para la vaquita marina de morir ahogada en una red ilegal, utilizada ya sea para la captura de camarón o de pez Totoaba, que también es una especie en peligro de extinción.

Advirtió que con una población que se calcula de entre cuatro y 17 ejemplares, el mamífero marino en mayor peligro del mundo, no puede seguir esperando a que haya voluntad política para resolver la crisis en el Alto Golfo de California.

Lamentó que ni los embargos pesqueros de Estados Unidos ni los amagos de sanciones comerciales de la comunidad internacional, preocupen a la titular de la Semarnat, María Luisa Albores, que de última hora pospuso la reunión donde se definirían las medidas concretas para impulsar la seguridad y el desarrollo económico de las comunidades pesqueras de Baja California y Sonora.

Recordó que el argumento de la agrónoma fue que hay semáforo rojo por Covid-19, pero sigue llevando jóvenes a las Islas Marías y no para de compartir en redes sociales fotografías de sus visitas a áreas naturales protegidas.

·         SIMULACIÓN

Entre el 25 de septiembre y el 16 de noviembre de 2020, la Conapesca reportó el arribo de 207.5 toneladas de camarón en sus oficinas del Alto Golfo de California.

Según los registros oficiales, las capturas se realizaron en 52 días con suriperas y los llamados “changos ecológicos”, que son dos redes alternativas, que pretenden reemplazar a las redes prohibidas de enmalle y agalleras.

Por lo menos eso es lo que dicen los permisos de pesca y fomento vigentes que presentaron las cooperativas, aunque en realidad todos en la región saben que las capturas se realizaron con artes de pesca ilegales, primero porque nadie las ha entregado a la autoridad y segundo, porque una red alternativa no permite capturar esos volúmenes.

Por ejemplo, una asociación de pescadores del Golfo de Santa Clara con dos permisos para “chango ecológico” registró 19 toneladas de camarón en ocho arribos, que equivalen a 29 toneladas de camarón entero entre el 30 de octubre y el 18 de noviembre, de acuerdo a la Plataforma Pescando Datos.

“Si tomamos en cuenta que cada arribo ampara cuando mucho tres días, entonces la pesca se realizó en máximo 24 días, es decir, que lograron capturar 1.2 toneladas diarias con dos redes alternativas, explicó Juan Manuel García Caudillo, director de Pesca Responsable y Comercio Justo.

 

“Más de una tonelada con dos changos, ¡Ya los quisiera un barco que lleva dos redes de 120 pies! (36.57 metros)”, manifestó.

De acuerdo con los propios pescadores del Alto Golfo de Californialas redes alternativas no dan más de 50 kilos al día, lo que representa una desventaja de hasta 40 por ciento con las redes tradicionales.

El Comité de Expertos en Tecnologías de Pesca (ECOFT), que estuvo en la región en 2017 realizando pruebas experimentales concluyó que la suripera y el chango ecológico no son confiables ni favorables, por lo que es necesario hacerles muchas modificaciones para poderlas llevar a una escala general.

Lo que sucede en el Alto Golfo de California perjudica a los pescadores porque inconscientemente están validando las redes alternativas impuestas por el Gobierno de México, demostrando su supuesta efectividad, mientras que la Conapesca se hace de la vista gorda, simulando que las capturas se realizan de manera legal.

Además, una pregunta que surge es ¿A dónde fueron a parar las cientos de toneladas del emblemático camarón azul del Golfo de California?, ya que desde agosto de 2018 existe un embargo del principal mercado que es Estados Unidos y en los centros de consumo y distribución a nivel nacional no es común ver el producto.

Las 207.5 toneladas registradas hasta mediados de noviembre equivalen a 340 toneladas de camarón entero con un valor aproximado de 3.5 millones de dólares en el mercado internacional. ¿Dónde se están procesando?, ¿Dónde se están almacenando?.