Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es lunes, 1 de marzo de 2021

Lo derecho es lo decente

• El trabajo se ha convertido en el factor central de realización de las personas y en un instrumento privilegiado de redistribución del ingreso


Muy buenos días estimable lector gracias, mucha gracias por continuar prefiriendo este su Diario El Independiente.

 

Inicio esta columna comentando a Usted; El sector popular es inmensamente grande y complejo, interactúan en el los más diversos grupos y expresiones sociales políticas. Por esto; en el marco de una economía inserta en el mercado mundial, que se caracteriza por procesos intensivos en el uso de nuevas tecnologías y el rendimiento decreciente en la utilización de la mano de obra, resulta necesario que la mayoría de los partidos políticos asignen mayor importancia al objetivo de abanderar la causa del empleo y demandar la formulación de una política activa destinada a fomentar la generación de espacios laborales. A la par de asumir en sus principios el propósito de impulsar políticas que desarrollan las capacidades de los trabajadores, resulta impostergable reafirmar su oposición al cierre de fuentes de trabajo productivo.

 

El trabajo se ha convertido en el factor central de realización de las personas y en un instrumento privilegiado de redistribución del ingreso. Actualmente los partidos políticos deben asumir como uno de sus valores centrales la demanda para generar cada año un mayor número de plazas. Nadie puede desconocer que el trabajo productivo de las personas dependen de su nivel de vida y la satisfacción de sus necesidades más apremiantes. Tienen que entender las organizaciones, políticas, que el desempleo atenta contra la dignidad de las personas y los derechos humanos. El trabajo constituye un derecho irrenunciable.

 

En este contexto, absolutamente todos los partidos políticos y en estas fechas de procesos electorales deben enarbolar la reivindicación de más, pero también mejores espacios laborales y hacer del empleo digno y bien remunerado, proponiendo los principios de libertad, para que las personas elijan en forma autónoma la actividad productiva que deseen desempeñar.

 

De Justicia; para que tengan trabajo todos quienes estén buscando y lo necesiten, disminuyendo el tamaño del sector informal y aumentando el número de trabajadores incorporados a los servicios de seguridad social.

 

De desarrollo; para que todo trabajador tenga acceso a la formación necesaria para ocupar puestos de mayor calificación.

 

De equidad; para cancelar toda discriminación por razones de género.

 

De igualdad; para fomentar oportunidades iguales para los trabajadores y trabajadoras con responsabilidades familiares.

 

Ahora bien; la política del empleo que abanderen los partidos políticos, debe estar en sintonía con los objetivos económicos y sociales del desarrollo. Así mismo deben pugnar por la implementación de una política laboral tendente a armonizar las necesidades de mano de obra con las prioridades del crecimiento regional y local.

 

Concluyo: Los partidos deben abanderar la demanda de las clases sociales y populares a fin de contar con más y mejores empleos; con salarios remunerativos y dignos; con condiciones seguras de trabajo; con seguridad en el empleo; con capacitación permanente; con el respeto irrestricto al marco jurídico que regula su relación laboral.