Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es viernes, 5 de marzo de 2021

Realidad de BCS

• Ignorar en el Congreso del Estado disposiciones de la Suprema Corte de Justicia impactará en el ánimo electoral a Morena en BCS • Pugnas internas y lucha de poder entre morenistas desencantan cada día más a simpatizantes y población en general • Entre as consecuencias negativas está la posibilidad de que no se logre el financiamiento para la desaladora de Cabo San Lucas


El partido Morena que se supone fue creado para llevarle a la población acciones y resultados diferentes y por encima de lo que el resto de los partidos ofrecieron en su momento cuando les tocó gobernar, pasa por un momento realmente decepcionante para la comunidad.

 

El Morena que se tratado de disfrazar de “movimiento” cuando así conviene mientras que recibe las prerrogativas precisamente por su registro como partido político, se encuentra realmente tocado en el centro de su corazón político, por sus propios militantes.

 

Atacado por sus más conocidos dirigentes que no pueden ponerse de acuerdo para renovar su presidencia nacional.

 

Esto impacta en Morena de Baja California Sur, que se encuentra sin dirigente formal y mientras no se pongan de acuerdo a nivel nacional, difícilmente podrán enviar por lo menos un delegado especial que funja como interlocutor entre las confrontadas fuerzas morenistas en lo local.

 

Los morenistas en muestran divididos a nivel nacional y por supuesto en el ámbito estatal.

 

Alberto Rentería Santana quien aparece como presidente de este organismo ante las autoridades electorales de la entidad ha señalado que ya no es el dirigente y que al mismo tiempo aspira cínicamente a ser candidato a algún puesto de elección popular (aún no sabe por cuál) cuando al mismo tiempo se ignora dónde se encuentra el dinero de las prerrogativas que Morena recibe y que en la entidad oscilan en alrededor de un millón de pesos al mes.

 

Hay entre los morenistas locales dos grandes grupos que se disputan la candidatura a la gubernatura, estos son encabezados por el delegado de la Secretaría de Bienestar Víctor Castro Cosío y el alcalde de La Paz, Rubén Muñoz Álvarez quienes hasta ahora han mostrado una cerrada lucha en las encuestas conocidas recientemente.

 

Sin embargo, se ha manejado la posibilidad de que se presente una tercera opción precisamente para tratar de evitar la confrontación natural de esos grupos políticos, aunque esta tercera propuesta se ve difícil que se aplique a estas alturas cuando el proceso federal para las elecciones del 2021 ya empezó y la dirigencia nacional de este organismo aún no se pone de acuerdo para nombrar nuevo líder.

 

Al mismo tiempo que Morena atraviesa por una penosa condición en la que a nivel nacional sus líderes se exhiben ante la población y todos los días como aspirantes al poder solo por llegar al poder, en la media península también se observan situaciones en las que nadie pone orden y que pueden impactar negativamente en lo electoral a este organismo.

 

Tal es el caso del Congreso del Estado donde hasta ahora no se ha atendido la instrucción de la Suprema Corte de Justicia de la Nación de restituir a ocho diputados destituidos mediante un juicio político que está cuestionado en su legalidad.

 

Está claro que es la fracción morenistas la que no ha atendido esta instrucción de la Suprema Corte podría poner en riesgo, entre otras decisiones, la aprobación de la tan necesitada desaladora en la comunidad de Cabo San Lucas.

 

Ya veremos hasta dónde impacta esta situación a los integrantes de este partido que apenas a dos años de haber llegado al poder ya presentan un grado de desgaste y descomposición interior y exterior realmente inusitado que puede repercutir definitivamente en el resultado electoral de las próximas elecciones del mes de junio del 2021-.

 

Vale decir que en Baja california Sur, el morenismo que ganó la mayoría de las posiciones que estuvieron en juego en el proceso electoral del 2018, no se encuentra en su mejor momento.

 

Veremos hasta dónde la oposición a ese decepcionante trabajo morenista, que ahora puede presentarse organizada en una gran alianza entre partidos encabezados por el PAN, PRI y PRD, puede aprovechar esta circunstancia y obtener mejores resultados en las elecciones de próximo año.

 

Las consecuencias negativas para Morena y sus candidatos aún están por verse y pueden ser mayúsculas.

 

¿No le parece así amable lector?