Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es viernes, 5 de marzo de 2021

Realidad de BCS

• Necesario restablecer la legalidad en el Congreso del Estado y apurar la labor legislativa • Aún en duda la ratificación legal de la nueva desaladora para Cabo San Lucas • El gobernador Carlos Mendoza Davis, conminó a los legisladores a atender lo dispuesto por la autoridad judicial


El conflicto en el Congreso del Estado debe llegar a su fin y prevalecer a voluntad política de sacar adelante el rezago legislativo y evitar ya las confrontaciones inútiles que solo buscan medir fuerza a cambio de generar ante la ciudadanía, una imagen cada día más desgastada.

 

Desde luego que las diferencias ideológicas o de grupos políticos seguirá, de hecho, es natural que existan, pero no al punto de frenar la labor legislativa, sobre todo cuando las autoridades judiciales ya se han pronunciado en torno a diversas decisiones tomadas en el poder legislativo local.

 

Pera empezar es necesario que ya se aterrice la disposición de la autoridad judicial de restituir al grupo de ocho diputados y diputadas que solicitaron y recibieron la protección de la justicia federal luego de que fueron sustituidos en sus cargos por una medida que todo parece indicar no estuvo sustentada en la legalidad.

 

Por supuesto que los diputados no pueden perder de vista que mientras este conflicto persista, el tiempo avanza y cada día falta menos para concluir el presente año y con ello una serie de medidas que se tienen que tomar justo antes de la conclusión del 2020.

 

Además, como ya lo sabemos, este es un año político en donde lo que se haga o se deje de hacer en el poder legislativo tiene una connotación política que desafortunadamente puede impactar en esas decisiones para su agilización o de plano en su congelamiento en comisiones.

 

Desde luego que Baja California Sur merece un Congreso estatal acorde a sus necesidades.

 

Exigencias de la población y no solo de intereses de ningún legislador en lo particular.

 

Por supuesto que varios de los diputados tienen aspiraciones para participar en el próximo proceso de selección de candidaturas principalmente para las diversas alcaldías, pero de seguir el conflicto en el Congreso será muy difícil para estos aspirantes llegar con el ciudadano a pedir su voto.

 

Hasta ahora los partidos políticos representados en el Congreso del Estado, con excepción del PAN, han fijado una tenue postura en contra de la paralización de actividades en el poder legislativo, ya que para colmo de males todo parece indicar que lo poco que se ha realizado hasta ahora, puede estar viciado de nulidad y carente de validez legal precisamente por el eternizado conflicto suscitado desde hace varios meses.

 

Está claro que ya no falta mucho para que los actuales diputados no solo sean evaluados políticamente en el mediano plazo, sino que el juicio de la historia seguramente llegará más pronto de lo que se imaginan.

 

Ya resulta muy complicado prácticamente para todos los legisladores que se han empeñado en mantener una lucha que parece no tener fin, aunque está claro, que por lo pronto, tendrán que reponer por segunda ocasión las posiciones de ocho legisladores.

 

Efectivamente dos veces han sido separados de sus cargos estos legisladores y la misma cantidad de ocasiones se ha ordenado a través de la autoridad judicial que se les reponga en sus respectivas curules.

 

Para atender lo prioritario, por ejemplo, tendrán que apurar el paso los legisladores que tienen en duda la posibilidad de que se apruebe con todas las de la ley la necesaria planta desaladora para la comunidad de Cabo San Lucas.

 

El plazo concluye el 30 de septiembre para que el dinero federal dispuesto para este proyecto no se regrese a las arcas de la Secretaría de Hacienda pues la aprobación que ya se registró no quedó legalmente bien sustentada justamente por lo que al respecto ha indicado la autoridad judicial.

 

Veremos si prevalece el interés de la comunidad o el anhelo particular de salirse con la suya a pesar de que el sentido común indica que es necesario asegurar con su decisión el futuro abastecimiento de agua para los habitantes de Cabo San Lucas. Como incluso lo pidió en su mensaje emitido el lunes el gobernador Carlos Mendoza Davis.

 

Es tiempo ya de que en el Congreso se superen las diferencias y se avance de manera real y efectiva en los temas legislativos que impactan de manera directa a los sudcalifornianos.

 

Esos mismos ciudadanos que dentro de pocos meses, volverán a votar por los futuros legisladores.

 

¿No le parece así amable lector?