Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - lunes 20 julio 2020


• Sorprenden a Castro Cosío con Oscar Leggs en otra reunión de proselitismo a pesar de la pandemia • Lo muy lamentable es que es el propio representante formal del presidente Andrés Manuel López Obrador, es quien además de no poder cumplir con el paquete de la Secretaría de “Bienestar”, este se ha hecho a un lado para darle prioridad al proselitismo electoral • A estas alturas del rally electoral, este proyecto ya tiene varios rasguños que no solo harán mella en la figura de Castro Cosío, sino que le dejarán cicatrices políticas que difícilmente podrá superar

Definitivamente el afán protagónico y la desesperación por incrementar los niveles de aceptación ciudadana, siempre ha afectado a políticos que se olvidan que existe una normatividad que cumplir, este incumplimiento a la normas suele convertirse en un verdadero lastre. Tal es el caso del incompetente Víctor Castro Cosío.

 

El aún delegado de la Secretaría de “bienestar” y aspirante a candidato a gobernador por parte de Morena, ha sido captado ya en varias ocasiones en actos de desesperación que pueden llevar al traste su insistente, accidentada y extraoficial precampaña por la candidatura gubernamental.

 

Acaba de suceder lo mismo en una reunión realizada en el rancho del delegado de Cabo San Lucas en el municipio de Los Cabos, donde acudieron alrededor de 40 personas, sin cumplir con las mínimas medidas de protección ante la pandemia que se registra en la entidad.

 

Hasta la Coepris acudió al lugar para suspender esta reunión, que como otras, busca rescatar e impulsar la figura del vapuleado y contradictorio Víctor Castro que no ha podido salir adelante en la apresurada intención de ser el abanderado morenista a la gubernatura de la entidad.

 

Quizás Castro Cosío supuso que al contar con la ayuda del delegado de Cabo San Luchas, Oscar Leggs, a quien por su parte también le importó poco la pandemia y supuso que la referida reunión política se realizaría sin mayores problemas.

 

Pero existe una disposición de las autoridades sanitarias federales y estatales para evitar aglomeración de personas y sobre todo si esta se realiza sin la menor protección.

 

Que afán de Insistir y aferrarse a hacer convocatorias de ciudadanos con fines proselitistas, que por supuesto las autoridades de alguna manera documentarán para efectos de establecer, en su momento, si se violentó la ley electoral con el presunto mal usos de recursos públicos y desde luego con los llamados actos adelantados de campaña.

 

Lo muy lamentable es que es el propio representante formal del presidente Andrés Manuel López Obrador en la entidad, es quien además de no poder cumplir con el paquete que es responsabilidad directa de la Secretaría de “Bienestar”, definitivamente este se ha hecho a un lado para darle prioritaria atención al proselitismo y a la búsqueda de simpatía electoral.

 

Esto se registra justamente cuando la imagen del gobierno federal se resquebraja cada día más no solo a nivel nacional, sino también en la entidad, sobre todo luego de conocerse la cancelación del proyecto de construcción de una nueva planta termoeléctrica, tema que por supuesto Castro Cosío burdamente ha evitado tocar.

 

Desde luego que para el frustrado aspirante a la candidatura morenista estos cuestionamientos no tienen razón de ser porque como ha dicho en diversos espacios, lo que digan los medios sobre su persona y manea de hacer política lo tienen sin cuidado.

 

Pero seguramente no pensará lo mismo el grupo de escasos seguidores que aspiran a posicionarse políticamente y que ya a estas alturas se dieron cuenta que será muy poco lo que logren sacar de manera directa de Castro Cosío, experto en intercambiar inciertas canicas del futuro por apoyos efectivos y concretos en el presente, precisamente como la reunión en cuestión y de la que ahora la opinión pública tiene amplio conocimiento.

 

A estas alturas para nadie es un secreto que Víctor Castro Cosío espera el dedazo favorecedor de López Obrador en la candidatura Morena a la gubernatura por más que se rasguen vestiduras sobre supuestas formas diferentes de nombrar a sus respectivos candidatos.

 

Obviamente de continuar con este estilo carente de inteligencia y apresurado ante la evidente adversidad electoral que ya vislumbran el proyecto “puchista”, no tendrá combustible suficiente para llegar a la meta.

 

De hecho, a estas alturas del rally electoral, este proyecto ya tiene varios rasguños que no solo harán mella en la figura de Castro Cosío, sino que le dejarán cicatrices políticas que difícilmente podrá superar.

 

Ya veremos qué sucede.