Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - viernes 17 julio 2020


• Silencio cómplice de Víctor Castro, el incompetente aspirante morenista a la gubernatura ante cancelación de planta de la CFE • Empresarios del CCE y la diputada Daniela Rubio cuestionan la decisión del gobierno de AMLO • No bastan las burdas y limitadas defensas mediáticas del cuestionado delegado de bienestar ante decisiones de esta naturaleza

 

El gobierno que encabeza el presidente Andrés Manuel López Obrador, vuelve a dar otro golpe a los sudcalifornianos al cancelar del proyecto de construcción de una nueva planta de generación de energía eléctrica con el socorrido pretexto de “la crisis económica generada por el Civiod-19”. Por supuesto al respecto el representante formal del gobierno federal en la entidad, Víctor Castro Cosío guarda un criminal y cómplice silencio.

 

Fiel a su estilo el aspirante a candidato de Morena a la gubernatura, le agrega una nota más a su decepcionante actuación como delegado de la secretaría de “Bienestar” y se queda mudo ante una decisión del gobierno que representa lo que es por supuesto una verdadera afrenta a la ciudadanía.

 

Justamente cuando más energía eléctrica requerimos precisamente porque van en aumento las temperaturas, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) que dirige el cuestionado Manuel Bartlett, anuncia que no hará la construcción ya autorizada de una nueva planta generadora de energía eléctrica con lo que se nos condena a padecer otra vez de apagones este verano tal como el año pasado.

 

Obviamente Castro Cosío que está más preocupado por tratar de hacer ver que su patrimonio personal es reflejo de “40 años de trabajo”, no ha podido salir a la calle a decir que el gobierno que representa es la mejor opción y menos con decisiones como la que ahora cometamos.

 

Al respecto diversas voces se han expresado como la de la diputada Daniela Rubio Avilés que señaló que “sabemos que la política del gobierno federal es que todo el dinero que tenga a su disposición lo dirigirá a sus programas sociales, así como a obras innecesarias como el Tren Maya, la refinería Tres Bocas y el aeropuerto Santa Lucía o peor invertir en la compra de un estadio de beisbol con un valor de 511 millones”.

 

De igual manara los integrantes de Centro Coordinador Empresarial (CCE) que preside Francisco Loubbet quien expresó que “es evidente, que si la paraestatal no se va a responsabilizar en proveer la cantidad de energía que demanda el estado, será necesario que se dé una mayor apertura a las energías limpias como alternativa de solución a esta situación, de alguna forma se tiene que solventar la demanda de la comunidad”.

 

“La Comisión Federal de Electricidad hace suponer que la federación desconoce las necesidades de los habitantes de Baja California Sur” afirmó el dirigente empresarial al conocerse a cancelación de esta obra que tendría una inversión de alrededor de los 31 millones de dólares”. Efectivamente así parece que a CFE desonce nuestras necesidades como entidad.

Pero Víctor Castro Cosío, limitado representante gubernamental, si las conoce, de hecho en donde tiene oportunidad, presume de conocer las necesidades de la comunidad y no ha hecho absolutamente nada, incluso con el tema de las tarifas adecuadas para esta región que es otro tema que va ligado a esta situación.

 

Por supuesto la prioridad de Castro Cosío es evitar hasta donde sea posible que la población se concientice de la serie de carencias graves del mandato López-obradorista que todos los días le abona a la decepción y al desencanto de una población que ya a estas alturas sabe que no ha recibido del gobierno morenista los avances que se ofrecieron en campaña.

 

Desde luego en su desesperado y fracasado intento por mejorar su imagen ante los medios de comunicación el antes llamado “superdelegado” no encuentra la manera de contener a una comunidad que otra vez volverá a vivir las negligencias y exigencias de la CFE y en donde Castro Cosío tampoco ha dado buenos resultados.

 

Así que la insensibilidad del gobierno federal representado en Castro Cosío en Baja California Sur no solo ha atentado contra los niveles de vida de los sudcalifornianos sino que ahora cierra la posibilidad de demostrar que en efecto, la autoridad que representa verdaderamente busca ayudar a la comunidad.

 

Castro Cosío se queda cada día con menos argumentos para tomar el micrófono o hacer entrevistas en las que justifica el cúmulo de negligencias demostradas y su escasa, muy escasa capacidad para representar a los sudcalifornianos.

 

Las burdas y limitadas defensas mediáticas del incompetente aspirante morenista a la gubernatura son opacadas y acalladas con acciones como la referida cancelación de obra de la CFE que dejan en claro que el interés y necesidades reales de la población les importan un comino.

 

¿No le parece así amable lector?