Noticias de BCS, México y el mundo.

La última opción para el acuífero de paceño debió ser una planta desaladora: Niparajá

jueves 02 julio 2020 | Por: Rodrigo Rebolledo Ramirez | La Paz La última opción para el acuífero de paceño debió ser una planta desaladora: Niparajá

Lo que requiere el SAPA de La Paz son acciones articuladas para sembrar el agua del mañana, asegura la asociación

La Paz, Baja California Sur.-  Generar agua de nuevas fuentes, como lo sería una desaladora, no representa una solución largo plazo con un organismo operador ineficiente, lleno de fugas de agua y administrativas, sin mecanismos de micromedición y sin años de acciones que permitan sembrar el agua del mañana, expresó Alejandra Campos Salgado coordinadora del programa plan “agua y ciudad” de la sociedad de historia natural Niparajá. 


Alejandra tiene años estudiando los acuíferos de La Paz y el impacto que tiene sobre ellos la actividad extractiva de uso humano. Diario El Independiente buscó la opinión de Niparajá respecto a las acciones del gobierno municipal que tienden a la construcción y operación de planta para potabilizar el agua marina e introducirla al sistema de aguas de la capital del estado. 


Alejandra inició exponiendo que el acuífero de La Paz está sobre explotado, y mientras las mediciones no son recientes, las estimaciones que han hecho expertos indican que existe un exista déficit de agua en el acuífero 


“El de La Paz es un acuífero bajo la categoría de deficitario, de acuerdo con los datos de Conagua publicados en el Diario Oficial de la Federación tiene -7 millones de metros cúbicos de agua al año, pero se estima que puede ser mayor a -15.8 millones de metros cúbicos al año, y además, los acuíferos que nos rodean son también deficitarios”. 


“Entonces si buscamos una fuente de agua natural no tenemos donde, porque los acuíferos están sobre explotados”, expuso. 


Esta sobre explotación, explicó, es más agua cada vez, y la falta de agua dulce crea un vacío en el acuífero que puede provocar la infiltración de agua salada del mar contaminando irremediablemente dicha fuente de agua. “Básicamente estamos utilizando más agua de la que se recarga naturalmente”, aclaró a este matutino. 


“Desafortunadamente el organismo tiene diversas áreas de oportunidad en todas sus áreas”, expresó la experta con corrección política. 


Expresó que Niparájá forma acude a las sesiones de la junta de gobierno del Organismo Operador en el municipio y a través de ellas, ha sido enterada de que “dos contratos para estudios profesionales, y sabemos que uno de ellos es para elaborar un diagnóstico y planeación integral del organismo operador, la idea es un plan de sostenibilidad operativa y financiera del organismo operador” y el otro es el de viabilidad de una planta desaladora. 


La experta en agua de Niparajá dijo creer “que es más importante ver cómo eficientar el organismo operador, y que buscar la mejor manera de evitar la explotación del acuífero es usar el agua que ya hay de manera eficiente. 


“Es importante primero ver como eficientar el organismo operador”, expresó ya que “si generamos más agua, nueva, cara, en un sistema que tiene fugas y usos deficientes, no estaríamos generando otro problema, no solucionando el otro problema”. 


“En nuestra opinión la última alternativa debió haber sido una planta desaladora, primero debimos controlar la demanda, poner 100% de macro y micro medición en las tomas, disminuir las fugas, tantos años sin acciones contundentes que nos permiten sembrar el agua del mañana nos deja a contra reloj con el acuífero”, sentenció. 


“Estamos conscientes de que se necesita una fuente natural de agua, pero para realmente tener una fuente como quizá deba ser una desladora hay que considerar que sería costosa económicamente, y difícil de localizar en una zona rodeadas de sitios prioritarios Ramsar de protección del tiburón ballena, por lo que deben ser minuciosamente estudiado por las repercusiones ambientales que representa”.