Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - viernes 03 abril 2020


• Bandazos de AMLO ante crisis económica generada por el Coronavirus • En BCS Carlos Mendoza ordena facilidades fiscales a sudcalifornianos • La incertidumbre ya genera actitudes de rechazo al gobierno federal entre ciudadanos que no encuentran claridad sobre el futuro económico para este 2020


 

Conforme transcurre los días luego de la declaración de emergencia nacional, queda cada día más claro que el gobierno federal que encabeza Andrés Manuel López Obrador está más preocupado por fijar posicionamientos ideológicos de “los buenos contra los malos” o “los de arriba contra los de abajo”, la división de la sociedad por encima de la unidad, mientras que los casos de afectados por la pandemia siguen en aumento. 

 

Estas dos grandes tareas la de atender el tema sanitario y la salud en general de la población, no ha podido verse con seguridad y certeza por parte de una población que en la medida de sus posibilidades ha atendido el llamado de quedarse en casa. 

 

Aunque hay un sector de ciudadanos que a pesar de los riesgos aún sale a la calle aparentemente sin dimensionar los potenciales efectos mortales del Coronavirus. 

 

El otro aspecto que tiene que ver con el tema económico financiero también está bajo una nueva nube de dudas que se espera sean despejadas con el programa de acción económica que se supone López Obrador presentará el próximo domingo. 

 

Sin embargo, el presidente ha reiterado que no habrá apoyos fiscales para las empresas, sean grandes o pequeñas. 

 

Obviamente la incertidumbre ya genera actitudes de rechazo a la actitud del gobierno federal entre ciudadanos que no encuentran claridad sobre el futuro económico para este 2020. 

 

Parece que el titular del poder ejecutivo va a ciegas en un camino donde incluso contradice lo dicho por su propio secretario de Hacienda Arturo Herrera, sobre el adverso futuro económico nacional para este año y el próximo 2021. 

 

Así que está cada vez más claro que los costos económicos y políticos que conllevará la presente pandemia será más grave en nuestro país, por las pésimas decisiones de un gobierno federal que va a la deriva. 

 

El autoengaño del presidente por desgracia lo pagaremos en mayor o menor medida todos los mexicanos. 

 

Mientras tanto en las entidades como Baja California Sur, sus gobiernos locales están haciendo sus mejores esfuerzos por tratar de evitar al máximo las consecuencias económicas para la comunidad. 

 

En Baja California Sur, por ejemplo, el gobernador Carlos Mendoza dispuso de apoyos fiscales para la ciudadanía que tendrá la oportunidad de diferir el pago de diversos impuestos justamente con la intención de evitar mayores presiones para los ciudadanos además de los efectos de esta condición adversas que se presenta en la actualidad la salud de la población. 

 

Está claro que la ansiedad de la población no puede frenarse con facilidad pues a pesar de los esfuerzos de autoridades estatales pesa mucho más las señales ambiguas que emite la presidencia de nuestro país. 

 

Obviamente el gran enigma se encuentra en lo que va a pasar con los ciudadanos que viven al día que tienen que salir a trabajar para poder adquirir alimentos. 

 

Veremos qué sucede en los próximos días ahora que ya estamos en el primer mes en el que por disposición oficial se ha solicitado el cierre de hoteles, playas y prácticamente todo tipo de negocios con excepción de tiendas de víveres y de farmacias. 

 

Por lo pronto aún no se autoriza la realización de pruebas rápidas para conocer más a fondo la verdadera afectación social de esta pandemia. 

 

Veremos cuánto aguanta la población con una amenaza sanitaria que se mezcla con una profunda crisis económica que está claro será de incalculables proporciones.