Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - viernes 06 diciembre 2019


• Pobre desempeño de representantes federales de Morena y PRI en Cámaras de Diputados y Senadores. • Los legisladores panistas Rigoberto Mares y Lupita Saldaña únicos que han levantado la voz para defender a BCS. • La población los volverá a evaluar si buscan participar en el proceso electoral del 2021.

A un año de iniciar el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, también cumplieron su primer aniversario los legisladores federales que representan a Baja California Sur, tanto de la Cámara de Diputados como en el Senado de la República.

Nuestra entidad está representada por los diputados federales, Isaías González Cuevas del PRI y Alfredo Porras Domínguez y Ana Ruth García Grande, ambos emanados del PT y quienes llegaron a esa posición aliados a Morena.

También nos representan en la Cámara de diputados, el panista Rigoberto Mares quien dicho sea de paso es prácticamente el único de estos representantes que ha externado en varias ocasiones desde la máxima tribuna así como en diversos foros los temas que requieren ser atendidos por el gobierno federal para generar mejores condiciones de vida a los sudcalifornianos.

En el Senado ha pasado algo similar.

Ahí estamos representados por los morenistas Lucía Trasviña y Ricardo Velázquez un perfecto desconocido que funge como senador en suplencia del muy cuestionado superdelegado Víctor Castro Cosío. Estos senadores han resultado ser una verdadera pena. Un verdadero edificio a la estupidez y negligencia política.

También estamos representados por la senadora panista Guadalupe Saldaña que ha gratado de mantener su postura firme contra las propuestas de un gobierno morenista que entre lo más destacado es que propuso una reducción de más de dos mil millones de pesos para al presupuesto de la federación que se aplicará en la entidad el próximo año.

Así que apenas a un año de iniciada la actual administración federal, así como los periodos correspondientes para las Cámaras de Diputados y de Senadores, los legisladores simpatizantes de López Obrador solo se han concretado a defender por una parte sus propuestas aún si son consideradas negativas para la entidad y por otro lado a tatar de levantar ilusamente su imagen con miras a participar en la búsqueda otra posición en el proceso electoral del 2021.

Pero las necesidades de la media península han quedado por un lado, salvo las evidentes expresiones pronunciadas por Rigoberto Mares y Lupita Saldaña que han mantenido una fuerte lucha por reducir el IVA en la entidad, mejorar el presupuesto federal, y recientemente evitar que el pez Dorado se le considerada especie comercial y sacarlo de su condición de ser exclusivamente reservada para la pesca deportiva.

A solo doce meses del fallido inicio de la mal llamada Cuarta transformación, que registra una tasa cero de crecimiento económico durante todo este primer año, así como una violencia irrefrenable, los legisladores federales sudcalifornianos seguramente verán reflejado en su aceptación o rechazo ciudadano justamente la labor que hasta ahora han proyectado a sus representados.

Esos mismos ciudadanos a los que se les buscará otra vez para el proceso electoral del 2021 donde los ahora integrantes de la Cámara de diputados principalmente intentarán aparecer en la boleta electoral en la que estarán en juego, además de las nuevas diputaciones federales, la legislatura local, la totalidad de las alcaldías y por supuesto a gubernatura.

Hasta ahora resulta realmente una burla que los legisladores, Isaías González, Alfredo Porras y Ana Ruth García Grande, de muy pobre desempeño legislativo, se atrevan siquiera a pensar que pueden obtener la ratificación electoral de una ciudadanía a la que aún no le cumplen prácticamente con nada.

Para el caso del panista Rigoberto Mares, vale decir que en diversas ocasiones ha dejado en claro su intención de cuestionar severamente las medidas del gobierno federal que afectan a la ciudadanía estatal.

Está claro que los legisladores integrantes de la bancada morenista solo han intentado ser un manto protector de las cuestionables medidas del gobierno de López Obrador.

Por ello a poco más de un año, también del trabajo de los legisladores federales vale la pena pensar en el futuro político al que aspiran quienes justamente ahora tienen la oportunidad de defender desde su alta tribuna a los sudcalifornianos.

Precisamente para considerar si se han ganado legítimamente la oportunidad de volver a participar en otra elección como será la del 2021.

Obviamente como siempre la población, esa misma comunidad que aún siente que no se le ha respondido adecuadamente, será la que tome la decisión final.

¿No le parece así amable lector?

Ya veremos.