Diario El Independiente navidad 2019

Supimos que - jueves 28 noviembre 2019


Supimos que

El tema que ha acaparado espacios en todos los medios locales, nacionales e internacionales es el del combate, la protesta por la violencia contra las mujeres. Violencia que preocupa mucho porque va en aumento. Se da en todo el mundo y en todas las clases sociales. Cultos e incultos.  Para vergüenza nuestra ni México ni Baja California Sur son la excepción.  En nuestra entidad esta violencia ha crecido increíblemente de pocos años para acá.  Incluye golpizas, torturas psicológicas y físicas. En matrimonios legales y en parejas que se supone que están unidas voluntariamente aunque no estén casadas legal o religiosamente. 

 

La raíz de la violencia contra el sexo femenino dicen los expertos que hay que buscarla desde el seno familiar, desde la niñez de los “machos violentos”, que seguramente nacieron, crecieron y vivieron por años, viendo como sus madres, hermanas y todas las mujeres de su familia eran insultadas, golpeadas y hasta asesinadas.  Ellos, los varones violentos, aprendieron erróneamente desde muy pequeños que las mujeres, “las viejas”, somos una especie inferior que siempre debe estar al servicio del hombre.

 

Sin derecho a rebelarse, a defenderse, a tener una vida propia. Toca a las madres inculcar desde la cuna a sus hijos e hijas, que ambos sexos debemos respetarnos, cuidarnos, apoyarnos. Pero con la liberación femenina, donde la mujer ya sobresale en las profesiones, el arte, la cultura, la política y en los deportes, muchos varones se sienten atacados, disminuidos, disgustados porque las mujeres se han convertido en sus grandes competidoras. Les quitan empleos, ascensos,  ocupan espacios que hasta hace muy poco eran exclusivos para ellos.  Toca pues a las madres de familia seguir inculcando desde la cuna a sus hijos e hijas que los dos sexos (reconocidos legal y socialmente, hasta ahora), están para complementarse, para formar familias, juntos, sin pleitos ni  intenciones  de desaparecer, literalmente, al otro sexo.

 

Obviamente  estamos a favor de la lucha contra la violencia hacia las mujeres, pero no estamos de acuerdo en las posturas extremistas que pretenden ver a los varones como enemigos de las féminas, como tampoco a favor del criterio y del comportamiento extremista de varones que menosprecian y hasta odian al sexo femenino. Nacimos (hasta ahora, porque la ciencia avanza a paso agigantados) de la unión de un hombre y una mujer.

 

Nuestros padres biológicos fueron hombres, hay hermanos, familiares, esposos y amigos que son varones. Los hombres tuvieron madre, hermanas, familiares mujeres, hijas mujeres. Debemos convivir en paz y ayudarnos mutuamente. No pelearnos y menos atacarnos físicamente. Desgraciadamente, las mujeres son las que sufren las peores  agresiones  de todo tipo... Hasta la semana próxima, Dios mediante.