Diario El Independiente navidad 2019

Realidad de BCS - miércoles 27 noviembre 2019


• Alguien sabrá en Morena en dónde se encuentra el aún dirigente de este partido en la entidad Alberto Rentería Santana. No se localiza ni con alerta Amber • Por lo pronto, pareciera andar ya a salto de mata y como los maleantes del viejo oeste, solo llega a su pueblo de noche • ¿Estará en alguna anónima posición geográfica “deshojando la margarita” sobre lo que hará con su destino político local?

Alguien sabrá en Morena en dónde se encuentra el aún dirigente de este partido en la entidad Alberto Rentería Santana, de quien lo último que se supo es que presuntamente dejará su posición labora de Fertinal para regresar a sentarse otra vez en la silla directiva que tanto anhela controla superdelegado Víctor Castro Cosío.

 

Pero todo parece indicar que la respuesta sobre el paradero del fallido dirigente partidista, es incierto. No se localiza ni con alerta Amber.

 

No se sabe si aún sigue en Michoacán como funcionario federal o si se encuentra de visita con sus familiares en el bello estado de California en Estados Unidos.

 

O si de plano está agazapado bajo una de las mesas de algún restaurant integrante el sindicato de trabajadores gastronómicos que también, aunque no parezca, todavía representa.

 

Mientras esto sucede, los enredados procesos de Morena hacen ver el batidero en que se han convertido las decisiones al interior de este organismo político desde la misma dirigencia nacional que aún encabeza con todo y todo, Yeidckol Polevnsky.

 

Desde luego que Rentería Santana a como se le conoce de ventajoso, seguramente calcula que pasar medio desapercibido en estos momentos realmente le conviene a sus intereses muy particulares.

 

Quizás no quiere que se le pregunte sobre el supuesto retorno que haría de las participaciones que vía INE recibe este organismo político, que en este tema se ha hecho de “la vista gorda”.

 

Tal vez para el frustado aspirante a director de Rofomex, es mejor estar fuera de los reflectores para hacer después su “sorpresivo” arribo a la entidad y colocar a sus incondicionales en lo que pudiera ser a una nueva dirigencia estatal.

 

O posiblemente lo más incómodo sea recordarle que aún sigue vigente el conflicto laboral con el Hotel Los Arcos donde la labor del sindicato que representa ha sido definitivamente “el negrito en el arroz” que no permite terminar de mejorar la imagen de nuestro querido malecón punto en el que se encuentra dicha empresa hoy en huelga.

 

¿Dónde andará Rentería Santana, quien a propios y extraños ha externado que buscará a toda costa una candidatura de su partido para diputado local o la alcaldía de La Paz?

 

No es para soltar la carcajada, pero es real que el extraviado Rentería sí ha considerado contar con la suficiente presencia social y por supuesto dinero para construir una candidatura morenista con el apoyo político y económico de su dirigente nacional Yeidckol Polevnsky, quien por su parte primero tendrá que salvar su propio pellejo.

 

La última vez que vimos al aún dirigente estatal de Morena, fue haces algunos meses, salir literalmente huyendo de un conocido restaurant para evitar ser cuestionado por algunas comunicadoras.

 

Claro que aunque tarde en llegar, (si es que regresa), Rentería Santana tendrá que pagar el costo de estar chocado en Morena con Leonel Cota, Víctor Castro, el alcalde paceño Rubén Muñoz, la alcaldesa cabeña Armida Castro y hasta con la mayoría de los diputados locales.

 

Quizás Alberto Rentería Santana se encuentre en alguna estratégica anónima posición geográfica “deshojando la margarita” sobre lo que hará con su destino político local en el que tendrá que poner en consideración una irrefutable verdad: El innegable desprecio con el que cuenta ya de la mayoría de los principales actores políticos morenistas quienes por lo pronto esperan recibir cuentas claras sobre el recurso económico que tiene bajo su responsabilidad este partido.

 

Por lo pronto el aún dirigente estatal morenista, pareciera andar ya a salto de mata y como los maleantes del viejo oeste, solo llegar a su pueblo de noche, cuando supone que nadie lo reconocerá arropado en la oscuridad nocturnal.

 

¿será?