Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - miércoles 13 noviembre 2019


• La decepción de Morena más los errores del gobierno de AMLO provocan desesperación en el grupo del superdelegado Víctor Castro Cosío • Latente la amenaza de que el aún dirigente estatal del partido y empleado de Fertinal, Alberto Rentería Santana regrese a seguir haciendo de las suyas y muchas olas al interior del organismo para el mayor malestar de los “puchistas” • Al acercarse el primer año de gobierno federal y el final del 2019, el balance en general no es nada favorable para los morenistas

La fractura interna que experimenta Morena en el país y no se diga en Baja California Sur, pone ya desde ahora en entredicho la posibilidad de que este partido pueda repetir el nivel mayoritario de votación ciudadana a su favor. El resquebrajamiento morenista es real.

 

La caída libre en la que ya se encuentran en la preferencia ciudadana, tanto el presidente Andrés Manuel López Obrador y sus principales representantes en la entidad serán parte de las principales razones por las que los votos de la población pueden tomar otra preferencia.

 

La inseguridad y el frenón económico en el que se encuentra el país son seguramente dos temas que serán de mucho peso apenas al llegar al primer año de gobierno federal.

 

Primer año en que Morena es mayoría en prácticamente todo el país.

 

No revertir esa tendencia marcada de manera negativa tanto en lo económico como en la seguridad, pueden provocar que la llamada Cuarta Transformación también sea una estrategia fallida.

 

Para el caso de Baja California Sur, este partido ganó tres de cinco alcaldías, la mayoría del Congreso, diputaciones federales y senadurías.

 

Ese peso de los garrafales errores del actual gobierno federal, pueden ser definitivos.

 

Por ello, hasta ahora lejos de avanzar como organismo político los morenistas se encuentran literalmente perdidos.

 

No tienen además un liderazgo efectivo y las figuras de Leonel Cota y Víctor Castro, no parecen ser suficientemente convincentes como para generar confianza en la población.

 

Particularmente del superdelegado Víctor Castro que a todo mundo le ha dicho que ya tiene prácticamente asegurada la candidatura la gubernatura del estado, contrasta con su evidente descenso en el ánimo de la población.

 

Las señales de desesperación que ya se observa tanto en el gobierno federal como en Morena las percibe la población ya que al acercarse el primer año de gobierno y el final del 2019, el balance en general no es nada favorable.

 

Encima de todo ello, está latente la amenaza de que el aún dirigente estatal y empleado de Fertinal, Alberto Rentería Santana regrese a seguir haciendo de las suyas y muchas olas al interior de su partido para el mayor malestar de Castro Cosío.

 

Obviamente en caso de que así sea, Rentería Santana tendrá que responder también a otro tema que en el horizonte político le empata como dirigente del sindicato de trabajadores gastronómicos de la entidad: El conflicto de huelga con el hotel Los Arcos donde hasta ahora existe pendiente una resolución.

 

Así que Morena se encuentra totalmente fracturado al interior y sin rumbo.

 

Hay más generales que tropa, lo que se suma a la percepción negativa que generan las decisiones del gobierno federal, así como la decepción local de algunos representantes populares morenistas que evidentemente se ven más preocupados por alcanzar más poder que por defender los intereses de la población.

 

Lejos parecen quedar apenas a un año de la pasada elección, aquellas banderas de la honestidad valiente, la lucha contra la corrupción y por supuesto la llamada “Regeneración Nacional”.

 

Morena anda literalmente por los suelos.