Noticias de BCS, México y el mundo.

A 152 años del nacimiento de Marie Curie, madre de la física nuclear

jueves 07 noviembre 2019 | Por: Redacción | Internacional A 152 años del nacimiento de Marie Curie, madre de la física nuclear

Marie Curie, la primer mujer ganadora de un Premio Nobel y la única en obtener dos veces el galardón, nació un día como hoy pero de 1867

CIUDAD DE MÉXICO.

Hoy se cumplen 152 años del nacimiento de una de las mentes más brillantes del mundo: Marie Curie, la primer mujer ganadora de un Premio Nobel y la única en obtener dos veces el galardón.

Nació con el nombre de Maria Salomea Skłodowska el 7 de noviembre de 1867 en Varsovia, Polonia, pero luego adquirió la nacionalidad francesa. Fue hija de un profesor de física, por lo que recibió una formación científica.

En 1891 viajó a Francia para estudiar en la Universidad de París, donde obtuvo dos licenciaturas: en Ciencias Físicas en 1893, y en Ciencias Matemáticas en 1894.

Al año siguiente se casó con Pierre Curie, con quien tuvo dos hijas: Irène Joliot-Curie, quien también ganó el Premio Nobel de Química en 1935, y Ève Curie, más interesada por el arte.

En 1898, el matrimonio Curie anunció el hallazgo de dos nuevos elementos: el polonio y el radio, pero pasaron cuatro años trabajando en condiciones precarias para demostrar su existencia.

En 1903, Marie y Pierre Curie compartieron el Premio Nobel en Física junto a Henri Becquerel por sus investigaciones sobre de los fenómenos de radiación descubiertos por Becquerel.

Ese mismo año, Marie Curie se convirtió en la primer mujer en obtener un doctorado en Ciencias con los máximos honores.

A partir de 1904 comenzó a integrarse a diferentes grupos, entre ellos la Sociedad de Física de México, la Academia de Ciencias de México, la Sociedad Científica de la República Argentina, la Sociedad Química de Londres y la Sociedad de Fomento de la Industria y el Comercio de Varsovia.

En 1906, la científica se deprimió por la muerte de su esposo, quien fue atropellado por un coche a caballos.

Sin embargo, no dejó el trabajo y asumió el puesto que tenía Pierre como catedrático en la Facultad de Física, convirtiéndose en la primera profesora mujer de Física en la Universidad de París.

Además, contribuyó en estudios sobre la imantación de los aceros templados.

En 1911, obtuvo el Premio Nobel de Química por sus estudios posteriores al descubrimiento del radio y el polonio, la determinación de sus propiedades y su aislamiento en estado puro, y por su investigación de los compuestos de dicho elemento, nombrado así en honor a su natal Polonia.

LOS EFECTOS SECUNDARIOS

De acuerdo con su libro biográfico La vida heroica de Marie Curie, escrito por su hija menor Ève Curie, la científica tenía las manos maltratadas por los ácidos que usaba en el laboratorio y era una mujer preocupada por el bienestar de los demás, comprometida con la ciencia y la ayuda que la disciplina podría brindar.

A lo largo de su vida, Marie promovió el uso del radio para aliviar el sufrimiento. En 1914 entrenó a radiógrafos y radiólogos para dar vida al primer coche radiológico, equipado con rayos X.

Con ayuda de su hija mayor, Irène atendió a los heridos en la Primera Guerra Mundial. En el mismo año se convirtió en la directora del Instituto del Radio (ahora Institute Curie), un laboratorio creado para
realizar sus estudios.

Ya en 1919, tras la guerra, Curie retomó uno de sus proyectos: el Instituto del Radio que acogería la investigación científica relacionada a la radioactividad y la cura del cáncer.

Hasta 1930 pertenecía a poco más de 70 sociedades, sin embargo la Academia de Ciencias de Francia se negó a aceptarla por ser mujer. Recibió ocho premios además de los Nobel, así como 15 medallas.

Marie Curie murió en Sancellemoz, Francia, el 4 de julio de 1934 a la edad de 66 años por una anemia perniciosa aplásica, consecuencia de la prolongada exposición a la radiación. Fue enterrada junto a su esposo en el cementerio de Sceaux.

Marie no sólo descubrió dos elementos químicos –el polonio y el radio–, también exploró el fenómeno de la radiactividad natural, lo que contribuyó al desarrollo de la física nuclear. Por ello, ahora es considerada la madre de la física nuclear.