Noticias de BCS, México y el mundo.

Supimos que - jueves 31 octubre 2019


• Un millón por cada diputado que vote a favor…

La noticia local  más impactante es la no aprobación de la Ley de Movilidad por los diputados de MORENA en el Congreso del Estado.  Como se dice en el argot entre abogados “le dieron palo al gobernador”. Es cierto, pero también le dieron palo a muchas personas en todo el estado, que teniendo mucha necesidad, ellos y sus familias de tomar varios transportes públicos diariamente y buscan lo más barato. Se corrió la voz de que a las y los legisladores que votaron a favor,  el ejecutivo del estado les  dio un millón de pesos a cada uno.  

 

Pero también preguntan si es cierto  que a los que votaron en contra les ofrecieron diputaciones locales (reelección), federales, senadurías y hasta presidencias municipales. ¿Calumnias para ambos lados? ¡Claro que puede ser! Acuérdense lo dicho por  los publicistas nazis: Calumnia que algo queda. Una mentira repetida puede creerse  verdad.  Pero unos y otros, los del PRO y los del CONTRA lo pagan con pérdida de credibilidad. Tienen dos años para trabajar y levantar su imagen.

 

Todas y todos tienen aspiraciones para seguir en la política local y nacional. Seguramente ninguno de los 21 diputados desea perder el respeto y la confianza de sus electores. Porque probablemente, el tsunami Andrés Manuel, ya no vuelva a repetirse...  

 

Ojalá que salgan beneficiados, los trabajadores del volante  que logren suelos justos, seguridad social.  Es una tarea que tiene pendiente, un reto muy grande para su líder, Pedro Enrique López.  El que da la cara y que expone hasta su integridad física por los que se mantienen agazapados y sin exponer ni un cabello.  

 

Lo ideal de todo esto es que los usuarios del transporte público y los trabajadores del volante salgan realmente beneficiados. Porque se quedaron como el jamón del sandwich, en medio del fuego cruzado. Que los choferes que ahora rentan las placas, puedan ser dueños de ellas, que las agrupaciones de taxistas puedan acceder a créditos blandos en favor de sus agremiados y  estos puedan tener sus propias unidades o que les renueven las que ahora manejan.  Que no haya acaparamiento de placas ni por políticos en funciones o en receso, ni por influyentes.

 

Parafraseando a Emiliano Zapata por aquello de que “La tierra es de quien la trabaja”, lo justo sería que  “las placas y concesiones sean de quienes las trabajan”. Por cierto varias personas, dignas de crédito, me piden que aclare que  Leonel Cota Montano no tiene concesiones del transporte público y recordaron que durante su administración entregó muchas placas a personas que tenían años solicitándolas. Servidos..... Hasta la semana próxima, Dios mediante.