Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - miércoles 16 octubre 2019


• Crece la fractura de Morena, el acalde Rubén Muñoz despidió a funcionarias simpatizantes del superdelegado Víctor Castro; entre despedidas se encuentra Fernanda Villareal que se desempeñaba como directora de Catastro así, como Teresa Ruiz que fungía como Oficial Mayor, Diana Gavarain, Patricia Meza y Osiris del Carmen. Quedaron fuera del equipo de Rubén Muñoz seguramente por “pérdida de confianza” • Muñoz Álvarez es definitivamente un soberbio y egocéntrico alcalde que no se da cuenta que más temprano que tarde recibirá directamente en su frente la consecuencia inevitable de su estupidez

Definitivamente el evento de Morena del pasado fin de semana dejó en claro la fuerte división que existe entre sus filas que culminó con el despido de cuatro funcionarias del ayuntamiento de La Paz, instrucciones giradas por el alcalde Rubén Muñoz porque no apoyaron sus propuestas en las elecciones internas morenistas.

 

La soberbia y ego desmedidos del alcalde paceño quedaron evidenciados una vez más ahora con el berrinche que hizo luego de que no obtuvo la mayor cantidad de votos para sus delegados con miras a la renovación de la dirigencia estatal de este partido político.

 

Entre las funcionarias que fueron despedidas se encuentra Fernanda Villareal que se desempeñaba hasta este martes como directora de Catastro así, como Teresa Ruiz que fungía como Oficial Mayor, Diana Gavarain, Patricia Meza y Osiris del Carmen. Quedaron fuera del equipo de Rubén Muñoz seguramente por “pérdida de confianza”.

 

Quienes conocen a Rubén Muñoz, no se sorprenden, pero en serio que causa risa cómo hasta la manera de caminar le cambió al munícipe paceño.

 

Bien peinado bien planchado y con voz firme y serena ahora ha optado por despedir a sus colaboradas que cometieron el “pecado” de simpatizar con Víctor Castro, el superdelegado que ahora está más que comprometido con estas damas que fueron despedidas pues será difícil encontrar un espacio en las áreas federales para su colocación.

 

Incluso los cercanos colaboradores de Víctor Castro que desde las delegaciones federales apoyaron en el 2018 su causa, aún no han sido colocados, se encuentran sin empleo formal en espera de que el representante del gobierno de López Obrador, les cumpla su palabra.

 

Ahora se sumarán estas mujeres que desde ayer según se informó están ya sin trabajo en el ayuntamiento La Paz.

 

El gusto les duró solo un año.

 

Ahora son acusadas de traidoras a la causa de Rubén Muñoz, quien aspira entre bromas y en serio a ser el candidato de Morena a la gubernatura del estado en la contienda del 2021.

 

También se sumó a la lista David Moyrón, el otrora acérrimo defensor del alcalde con quien se desempeñaba supuestamente muy cercano y ahora se forma en la fila de los desempleados municipales que tendrán que hacer antesala en la oficina del superdelegado de gobierno federal a quien le crecen los compromisos y a la par su capacidad de respuesta cada día está más cuestionada.

 

Así que el proceso interno de Morena donde supuestamente el dirigente del sindicato de trabajadores gastronómicos Alberto Rentería obtuvo la mayor cantidad de delegados y que estará en posición de sumarse a la fuerza política interna que le plazca, ya sea la de Víctor Castro o la de Leonel Cota.

 

Como quiera que sea, es evidente que los morenistas quedaron más cuarteados que antes del proceso del pasado fin de semana, lo que augura una lucha cruenta por las candidaturas en donde lo que más escasea es precisamente la unidad interna.

 

Rubén Muñoz externó su coraje y malestar por el resultado interno de Morena con el despedido de funcionarias municipales que en su momento promovieron y defendieron el voto morenista pero además, defendieron la solicitud de Rubén Muñoz de llegar desde el PRI a las filas de Morena precisamente para a ser candidato a la alcaldía.

 

Hoy ya se cumplió un año en el cargo como alcalde de La Paz, y queda claro que Muñoz Álvarez considera que jamás necesitará de estas ahora exfuncionarias municipales que seguramente a partir de este día, si acaso dicen algo será en contra de este munícipe paceño que no sale de una complicación cuando ya está metido en otra.

 

(se espera que las funcionarias despedidas inicien una lucha legal ante lo que se pudiera considerar un despido injustificado)

 

Difícil de negarlo y de refutarlo, pero Rubén Muñoz ha dado muestras fehacientes en varias ocasiones de su negligencia administrativa y por supuesto de su desmesurada ambición política que a la postre lo llevará al fracaso municipal.

 

Muñoz Álvarez es definitivamente un soberbio y egocéntrico alcalde que no se da cuenta que más temprano que tarde recibirá directamente en su frente la consecuencia inevitable de su estupidez.

 

¿No le parece así amable lector?