Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - miércoles 09 octubre 2019


• Se agudiza lucha interna entre Guillermo Guzmán Cota y José María Avilés Castro por la dirigencia estatal de Morena • La nueva dirigencia morenista tendrá la responsabilidad de nombrar candidaturas para el proceso del 2021 • Conmemoró el Congreso del Estado 45 aniversario de la conformación como Estado Libre y Soberano de Baja California Sur. Evento desairado por el superdelegado Víctor Castro

En los próximos días Morena renovará su dirigencia estatal y finalmente concluirá el accidentado periodo que encabezó Alberto Rentería Santana quien luego de que trascendió su contrato laboral con Fertinal, simplemente se esfumó y no volvió a aparecer en actividades públicas.

 

Los morenistas están sin líder formal por lo que la renovación de esta dirigencia es definitivamente una medida que causa mucha expectativa entre los militantes de este organismo político.

 

Tienen que hacerlo bien pues de ello deberá en gran medida su capacidad para competir en futuras contiendas principalmente contra el PAN sus aliados.

 

Entre los principales aspirantes a dirigir el futuro inmediato de este partido se encuentran Guillermo Guzmán Cota y el actual regidor del cabildo de La Paz, José María Avilés Castro.

 

Guzmán Cota cuenta con el apoyo tácito de actores políticos como Leonel Vita, la alcaldesa de Los Cabos Armida Castro, el munícipe paceño Rubén Muñoz, así como los diputados Ramiro Ruiz, Carlos Van Wormer, y Héctor Ortega Pillado.

 

Por su parte Avilés Castro, es impulsado principalmente por el superdelegado y aspirante a candidato a gobernador Víctor Castro y sus colaboradores que conforman un grupo político en el que se encuentran plenamente identificados los diputados Esteban Ojeda, Homero González y la diputada Milena Quiroga.

 

Prácticamente los mismos que perdieron toda influencia en las decisiones del poder legislativo estatal luego de la serie de pugnas que hicieron ver muy mal a su jefe político Castro Cosío.

 

Lo trascendental de esta decisión es que la conformación de la nueva dirigencia con sus respectivos consejeros y secretarios, tendrá en sus manos la designación las candidaturas para el proceso político electoral del 2021.

 

Ahí radica la importancia y trascendencia de esta decisión que anuncia ya desde hace semanas una nueva conformación entre los actores políticos morenistas que tendrán que requerir de la habilidad política adecuada para evitar que esta lucha por la dirigencia estatal no los deje más confrontados y divididos de lo que están hasta ahora.

 

Es trascendental y estratégicamente adecuado que los morenistas no le abonen a la división que puede aumentar la decepción ciudadana que avanza ante la incapacidad de los alcaldes morenistas demostrada hasta ahora durante su recién cumplido primer año de mandato.

 

Así que el próximo fin de semana Morena estará a una nueva etapa de su vida política sudcaliforniana en la que no contarán como en el 2018 con la fuerza y empuje electoral que representó como candidato el ahora presidente de México Andrés Manuel López Obrador.

 

En gran medida los morenistas tendrán que poner sobre su futuro el potencial político local para renovar su dirigencia y construir una propuesta que pueda dar la batalla por los votos con posibilidades reales de ganar.

 

La condición está ahora más difícil para los morenistas.

 

El desgaste natural de un gobierno federal que ahora castiga a la entidad con una propuesta de reducción en el presupuesto de más dos mil millones de pesos para el próximo 2020 a lo que se suma la decepción local de acciones como las del superdelegado Víctor Castro que para variar no hizo acto de presencia en la conmemoración del 45 aniversario de la conformación de Baja California Sur como entidad federativa. Como Estado Libre y Soberano de México.

 

Veremos quiénes quedan de pie con la nueva estafeta de este organismo político que se enfrentarán principalmente al PAN que dirige Carlos Rochín y que ya tiene de su parte para ofrecer a la población, los buenos resultados obtenidos por el gobierno estatal de Carlos Mendoza, emanado de este partido y que ha logrado colocar a la media península entre las mejor gobernadas del país.

 

Nada sencilla la tarea de los morenistas que definitivamente tendrán que reconvencer a una población que se muestra cada día más escéptica ante la decepcionante actitud generada por algunos de sus principales representantes.

 

Ya veremos qué sucede.

 

También te puede interesar