Noticias de BCS, México y el mundo.

'La memoria es moldeable'; Jacques Fux publica ‘Antiterapias’

miércoles 02 octubre 2019 | Por: Redacción | Cultura 'La memoria es moldeable'; Jacques Fux publica ‘Antiterapias’

El siglo XXI no ha acudido al pasado para comprender el origen de los horrores, afirma el escritor brasileño

 MÉXICO.

Es muy difícil comprender cómo es que Alemania, que es el pueblo de la filosofía, construyera Auschwitz”, afirma el escritor brasileño Jacques Fux (Brasil, 1977), quien visitó la Ciudad de México para presentar la primera traducción al español de Antiterapias (Textofilia) y se asume como hijo de la tercera generación de los judíos sobrevivientes de la Segunda Guerra Mundial. Con este libro, dice, intenta renovar el pasado a partir de la memoria para no repetir los yerros del pasado.

 

Como escritor me pongo a pensar sobre esos temas, es algo que me toca personalmente las emociones. Formo parte de la tercera generación después de los sobrevivientes, quienes tenemos una idea de la guerra desde los libros y la historia, pero es como una idea ficcional, porque no estuvimos en Auschwitz ni en los campos de concentración, y aunque hacemos investigación, es como una especie de memoria completamente distinta”, expresó el también autor de Literatura y matemáticas: Jorge Luis Borges, Georges Perec y Oulipo.

Por desgracia, afirma, los habitantes del siglo XXI no han acudido a la historia y a la memoria para comprender el origen de los horrores.

Al contrario, hoy va por el mundo esa derecha radical, tomando poder en todas partes, como en Brasil, en donde hay una tentativa de olvidar el pasado. Éste es el gran problema de la actualidad, la falta de memoria. Y si olvidamos la historia, tenemos muchas posibilidades de que aquellos horrores sucedan de nuevo. Así que yo veo un peligro y a los escritores sólo nos queda buscar, investigar y escribir sobre el tema”.

En su novela, el autor advierte que una fotografía sobre el horror es insuficiente para captar la realidad, “pues aunque la fotografía marca un instante, una foto se convierte en pasado desde que es tomada.

Diría que la fotografía es complicada, porque si bien una imagen nos ayuda a comprender lo que pasó con el holocausto y los campos de concentración, un horror es más grande de lo que una fotografía puede mostrar. Claro que me gustan las fotografías, pero pienso que son representaciones falsas de la verdad”, explicó en entrevista.

 

 

Y aunque cuando guardamos una foto de nuestros amores nos remiten al pasado, añadió, “se trata de un pasado extinto, falso y entonces tenemos un problema de representación. En cambio, con la literatura podemos pensar y repensar las catástrofes, mientras que la fotografía sólo es un mapa”.

¿Cómo definiría Antiterapias? “Publiqué la novela originalmente en 2012, obtuvo el Premio São Paulo un año después, el más importante de Brasil, y la observo como una búsqueda por la literatura y un homenaje a la historia y a los escritores que han formado parte de mi vida, pero también una búsqueda por la historia judía, por entender lo que sucedió con los judíos”.

“Digamos que es una historia en donde me coloco como protagonista, un homenaje a En busca del tiempo perdido, de Marcel Proust, quien hizo una búsqueda del pasado y la memoria. También hay un homenaje al Quijote, un libro de memorias visuales y ficcionales; y a Jorge Luis Borges, que introdujo la paradoja, la lógica y la filosofía de la matemática”, añadió.

¿Para usted es la literatura una forma de terapia? “La literatura me permite fantasear en mi vida, volver a contar desde el Quijote o como Forrest Gump, remodelando mi memoria y mi pasado. Digamos que la literatura es una forma estupenda de volver a moldear el pasado, una estupenda manera de recordar mi propia historia, volver a esos amores, las peleas y tomar otros caminos. Al final, es una autoficción, porque no tengo un compromiso con la verdad, aunque tampoco es una ficción completa. Así que tengo mis momentos y puedo moldear todo el pasado con mi escritura”.

Egresado de la licenciatura en Matemáticas, Jacques Fux también escribió Meshuga: una novela sobre la locura, con la cual recibió en 2016 el Premio de Literatura Manaos; así como Brochadas: confesiones sexuales de un joven escritor que en 2015 recibió mención honorífica en el Premio Ciudad Belo Horizonte.