Noticias de BCS, México y el mundo.

El sonido de la emoción en estado puro

viernes 11 octubre 2019 | Por: Redacción | Cultura El sonido de la emoción en estado puro

• El ensamble barroco Antiqva Metropoli acompañará mañana, en su debut en México, al virtuoso intérprete suizo, quien ha sido llamado “el Paganini de la flauta”

CIUDAD DE MÉXICO.

Considerado por la crítica internacional como el “Paganini de la flauta”, Maurice Steger (Suiza, 1971) es uno de los solistas más importantes del orbe y se presentará mañana por primera vez en México, dentro de la programación del 47 Festival Internacional Cervantino (FIC), que arrancó ayer sus actividades en la capital de Guanajuato y concluirá el próximo 27 de octubre.

El virtuoso intérprete estará acompañado por el violinista italiano Luca Giardini y el ensamble mexicano

Antiqva Metropoli, que se encarga de rescatar y difundir la música barroca.

El recital se titula Música Barroca en Guanajuato, está programado para mañana viernes e incluye piezas de compositores como Arcangelo Corelli, Giuseppe Sammartini, Francesco Saverio Geminiani, Domenico Scarlatti, Charles Avison y Antonio Vivaldi.

En entrevista con Excélsior, Maurice Steger explica que la música implica emociones no siempre en perfecta sincronía.

“La música es un conjunto de emociones puras, emociones que no conocen barreras ni países. Claro que hay diferentes estilos musicales en este mundo y no importa si es música clásica judía del siglo XVI o folclórica de México. Para todo hay un sentido y no necesariamente tiene que ser perfecta, porque hay música que sólo fue hecha para transmitir alegría”.

¿Cómo describiría el sonido de la flauta barroca para alguien que es ajeno al mundo de la música de concierto?, se le pregunta al intérprete. “Diría que es dulce, apasionado, directo y muy íntimo. En mi caso, es un instrumento que hace un reflejo de mí mismo, es un espejo de mí.

A mí me encanta tocar este instrumento, porque también es directo y honesto, y su sonido refleja exactamente lo que quiero decir. Digamos que no hay nada entre el instrumento y el ejecutante, y esto es lo que más me motiva, porque el instrumento es una extensión de mi cuerpo”, añade.

¿Qué busca al interpretar una pieza? “Cualquier cosa que el ejecutante haga viene directamente del instrumento. Digamos que el compositor es el creador de la música, pero esa música está muerta en la partitura y tengo la maravillosa oportunidad de poner el trabajo del compositor fuera del papel”.

¿Por qué la música barroca no pierde vigencia? “Porque los sentimientos y las emociones no cambian en las personas. La música es emoción y la música barroca es emoción pura, y no hay diferencia en si la música es antigua o de otra época. Simplemente tiene que ser interpretada con pasión y estar hecha de emoción. Además, considero que la música barroca está íntimamente relacionada con las emociones más humanas, y por esa razón adoro este tipo de música”.

 

BUQUÉ SONORO

 

Convocado al FIC por invitación de Juan Luis Matuz, director de Antiqva Metropoli, Steger habla sobre Mr. Handel’s dinner (2019), su disco número 37, y describe la música de los compositores que aborda por estos días.

“Telemmann te cuenta historias. Cuando lo tocas es como escuchar a un grupo de señoras tomando el té, quienes a veces te relatan una historia y otra habla al mismo tiempo, formando una polifonía de historias. Vivaldi, por otro lado, es un creador de atmósferas. A él le gusta que todos canten su música y su lenguaje es más elegante, noble, con mayor alegría. Mientras que Corelli es un compositor para todos, un arquitecto de la estructura musical y sus piezas son pequeñas obras de arte bien estructuradas que puede llegar a ser un clásico”.

¿Qué busca al realizar una grabación? “Uno de mis grandes intereses al grabar música es elegir obras que no se han tocado o que han sido poco grabadas. He tenido la oportunidad de encontrar muchísimas piezas en Italia y Austria. Y, si haces un disco, lo más importante es tener un buqué de muchas emociones y sentimientos, y no enfocarte sólo en mostrar una idea o reflejar lo que el compositor”, expresa.

“Yo creo que 70 minutos con un solo compositor o una sola idea musical… ya no le interesa al público. Así que intento poner una variedad de programas musicales. Mi mayor anhelo, a futuro, es que mis grabaciones puedan traer alegría e inspirar al público, aunque hayan pasado 10 o 15 años de que hice esas grabaciones”, agrega.

¿Cuál fue la idea de su disco Mr. Handel’s dinner? “En este disco podemos ver un Handel con muchos sonidos y colores, una maravillosa oportunidad para encontrar esa atmósfera que rodeó sus óperas”.

¿Y qué le diría a quienes afirman que la música de concierto o sinfónica es aburrida? “Que la música clásica es un arte que a veces ha sido seleccionado excesivamente y que no tiene que ver con que sea aburrido. Hay música clásica que fue creada para divertir al público. Pero también hay música clásica que es emocionante y otra más que es apasionada.

Por supuesto que también hay obras que son aburridas en este género, pero mi trabajo como intérprete es lograr que ésta no sea así, y el compromiso del intérprete es asegurarse que la música sea trascendente y agradable al público”.

¿Qué opina de que se le considere el “Paganini de la flauta”? “Tiene sus lados buenos y malos. Paganini fue un compositor con grandes ideas que tocaba rapidísimo y fue conocido como uno de los virtuosos de la música clásica, pero esa parte que comprende su mito no es lo más importante para mí.

“No quiero que se me considere un ejecutante que toca a gran velocidad o un virtuoso. Prefiero ser yo mismo y nunca la copia de alguien”, concluye el artista que en 2015 fue premiado como Instrumentalista del Año Echo Classic y definido como “un músico increíblemente carismático: espontáneo, cautivador y lleno de energía”, destacado por su intensa interpretación y una técnica que ha logrado destacar la flauta dulce como un instrumento en todas sus fascinantes formas.