Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - miércoles 07 agosto 2019


• Visita de Alejandro Moreno en el PRI luego de muchos meses devolvió la sonrisa a los rostros de priistas perdida desde poco antes de las elecciones del año pasado • La militancia busca caras nuevas ya no quiere ver por enésima ocasión, los rostros de Ricardo Barroso, Esthela Ponce y por supuesto de Isaías González • La renovación de la dirigencia nacional priista es una excelente oportunidad para revivir de entre las cenizas políticas lo que pueda ser rescatado en BCS para participar en el proceso del 2021

Con la visita a la entidad del candidato a la dirigencia nacional del PRI, Alejandro Moreno, los principales militantes de este organismo político literalmente despertaron de un largo letargo al que forzosamente se sometieron luego del desastroso resultado de las elecciones del pasado 2018, pero sobre todo por el pésimo liderazgo encabezado aún por una gris presidenta estatal del tricolor, Gabriela Cisneros.

 

Así que será necesario para los integrantes de este organismo político agarrarse de este proceso interno de selección de dirigencia nacional que se llevará a cabo este domingo once de agosto para tratar de recomponerse y revivir ante el proceso electoral del 2021.

 

Por supuesto que tendrán que luchar a contracorriente pues es en las mismas filas del tricolor donde existe el desánimo generado no solo por los resultados electorales adversos del pasado, sino además por una pésima dirigencia de Gabriela Cisneros que simplemente está perdida en un horizonte político sin rumbo y con una evidente y patética apatía que provoca hasta pena ajena.

 

Desde luego que este partido tiene un potencial que podría ser aprovechado para tratar de recomponer una propuesta más o menos competitiva para el proceso del 2021 en el que estarán en juego además de las alcaldías y las diputaciones locales y federales, la misma gubernatura de la entidad.

 

Para lograr ello, se tendrá que hacer participar nuevas propuestas, las mismas caras afectan directamente la confianza de su propia militancia, de ese voto duro que ya no quiere ver otra vez, por enésima ocasión, los rostros de Ricardo Barroso, Esthela Ponce y por supuesto de Isaías González, figuras que a estas estas alturas están más que desgastadas ante la sociedad y no se diga ante sus propios compañeros de partido.

 

Claro que hacer que estos personajes participen desde posiciones poco o nada protagónicas es sumamente difícil, pero así de grande es justamente el reto del PRI por llegar a hacer propuestas convincentes como para estar en la pelea por las referidas posiciones.

 

La visita de Alejandro Moreno a la entidad y el ánimo que generó entre sus simpatizantes es una muestra de lo que este proceso interno puede lograr si se canalizan adecuadamente los deseos reprimidos hasta ahora de muchos priistas que a pesar de todo siguen firmes en las filas del tricolor.

 

Vamos a ver si logran alcanzar la unidad, esta materia prima tan escasa al interior de los partidos políticos o si de plano ya desde ahora los priistas sudcalifornianos se vuelven a pelear entre sí y lejos de salir fortalecidos resultan más debilitados de lo que ya están.

 

Así que la renovación de la dirigencia nacional del PRI es una excelente oportunidad para revivir de entre las cenizas políticas lo que pueda ser rescatado para participar en el próximo proceso electoral con verdadero ánimo competitivo y no solo para aparecer en la boleta electoral.

 

Veremos qué sucede el próximo fin de semana entre los priistas que este martes luego de muchos meses se les volvió a ver la sonrisa en sus rostros misma que no aparecía desde poco antes de las elecciones de julio del año pasado cuando el tricolor sufrió la peor derrota desde su existencia en la entidad.

 

Veremos quién resulta ganador de entre las tres fórmulas integradas por Alejandro Moreno y Carolina Viggiano, Ivonne Ortega y José Encarnación Alfaro, y Lorena Piñón con Daniel Santos, mismas que buscan dirigir el Comité Ejecutivo Nacional priista.