Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es domingo, 25 de septiembre de 2022

Realidad de BCS

• La negligencia y la escasa habilidad de “puchistas” para el cabildeo y la práctica parlamentaria quedó en evidencia otra vez al perder las mesas directivas del próximo periodo de sesiones y de a la permanente • La diputada Daniela Viviana Rubio Avilés, será presidenta del próximo periodo de sesiones y la diputada Maricela Pineda García, presidenta de la diputación permanente • El resultado dejó a la vista de todos, la inmadurez, intolerancia, la impotente soberbia e injustificada cólera de Omar Castro, secretario privado de Víctor Castro Cosío


Apenas el jueves pasado los legisladores que supuestamente se alinean y se “cuadran” al superdelegado Víctor Castro Cosío que celebraron la aprobación de los matrimonios igualitarios en la sesión de ayer salieron cabizbajos y hasta regañados por no poder colocar como presidenta de próximo periodo de sesiones a la ambiciosa diputada Milena Quiroga ya que los legisladores optaron por elegir por mayoría de votos a la diputada Daniela Viviana Rubio Avilés.

 

La medida que tomó de sorpresa a quienes dicen ser parte del proyecto político de Víctor Castro, molestó de manera evidente a Omar Castro que acudió al recinto legislativo en representación de Víctor Castro Cosío y que finalmente no soportó que sus propios legisladores representantes de Morena votaran por otra opción y no por la que esperaban y que encabezaba ambiciosa diputada Milena Quiroga que pretendían impulsar para presidir el próximo periodo de sesiones.

 

La molestia para los llamados “puchistas” se agudizó aún más cuando la presidencia de la próxima diputación permanente quedó encabezada por la diputada aún del PRD Maricela Pineda.

 

Una vez más la negligencia y la escasa habilidad para el cabildeo y la práctica parlamentaria quedó evidenciada en una sesión con la que finamente culminó el periodo de sesiones que encabezó el limitado y protagónico Homero González quien finalmente no pudo entregar buenas cuentas al jefe de su grupo político.

 

La piel delgada de Omar Castro que se encontraba entre los asistentes a esta sesión solemne, no soportó el resultado de la votación y al grito de “traidores” abandonó la sala de sesiones que una vez más fue testigo de la intolerancia y el pésimo perfil político de quien no reconoce que no se trabajó adecuadamente para obtener los votos que requería para colocar en la presidencia a Milena Quiroga.

 

Por desgracia para Omar Castro y su jefe Víctor Castro Cosío, es que los votos que faltaron son los de sus propios legisladores emanados de Morena.

 

“No conocen la lealtad” acusó ante medios de comunicación Omar Castro quien se desempeña como el encargado de hacerle la agenda política y susurrarle al oído al superdelegado Castro Cosío

que no ha podido levantar su imagen ante una pésima labor que ha quedado evidenciada en las últimas semanas.

 

En este espacio hemos dicho que de seguir así la labor de los diputados morenistas están condenados al fracaso.

 

Eso es precisamente lo que molesta a los representantes del grupo político de Castro Cosío que una vez más demostraron debilidad en el poder legislativo.

 

Aún no terminaban de saborear la apretada mayoría obtenida para aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo registrado apenas el pasado jueves, cuando ya sufrieron otro fuerte revés político en el poder legislativo.

 

Vale decir que las diputadas Daniela Viviana Rubio Avilés y Maricela Pineda, forman parte del grupo político de nueve diputados que en su momento firmaron la denuncia contra del diputado Rigoberto Murillo, aún presidente de la Comisión de Cuenta Pública y Administración, por el presunto desvío de 337 mil pesos cuya denuncia aún está pendiente de resolver la Procuraduría General de Justicia de la entidad.

 

Las elecciones que finalmente Víctor Castro y sus flamantes operadores no pudieron controlar, se realizaron mediante propuestas de planillas y voto por cédula secreta, en las que resultaron electas como presidenta, Daniela Viviana Rubio Avilés, con 11 votos quien tendrá a diputado José Luis Pérpuli Drew, como vicepresidente y como secretaria a la diputada Lorenia Lineth Montaño, como secretaria y a Maricela Pineda García, como pro secretaria.

 

Por otro lado, la diputada Maricela Pineda García, también con 11 votos, resultó electa presidenta de la mesa directiva de la diputación permanente correspondiente al segundo período de receso del primer año de ejercicio constitucional y será acompañada, como primer secretario, por el diputado Rigoberto Murillo Aguilar; segundo secretario, Héctor Manuel Ortega Pillado; primer suplente, Elizabeth Rocha Torres; Segundo suplente, Carlos José Van Wormer Ruiz; Tercer suplente, Anita Beltrán Peralta; Cuarto suplente, Ramiro Ruiz Flores y Quinto suplente, Perla Flores Leyva.

 

No hay que perder de vista que los mencionados legisladores en su mayoría han opuesto férrea lucha contra el grupo que encabezan la aspirante a alcaldesa paceña, diputada Milena Quiroga, el patético Homero González y Esteban Ojeda que son manipulados a distancia por el superdelegado Víctor Castro y que no pudieron salir airosos este domingo lo que dejó a la vista de todos, la inmadurez, intolerancia, la impotente soberbia e injustificada cólera de Omar Castro.

 

El Congreso del Estado entra a una nueva etapa de trabajo legislativo con la instalación de la diputación permanente en el periodo de receso que se abrió a partir de este lunes y que concluirá con el inicio del primer periodo ordinario de sesiones del segundo año legislativo en septiembre próximo.

 

Aún hay temas pendientes que resolver entre los cuales está la ley de movilidad estatal y por supuesto la resolución sobre la denuncia penal interpuesta contra del diputado Rigoberto Murillo por la “extraña” desaparición de los ya famosos 337 mil pesos.

 

Por lo pronto el grupo de Víctor Castro y sus principales seguidores no están nada conformes no solo porque no han podido ejercer el liderazgo que esperaban, sino además porque ya pagan caro

las consecuencias del desbarajuste y la pobre labor legislativa que hasta ahora han encabezado Milena Quiroga y Homero González, dos torpes aprendices de la política legislativa sudcaliforniana.