Noticias de BCS, México y el mundo.

Lo derecho es lo decente - jueves 18 julio 2019


Lo derecho es lo decente

Muy buenos días estimable lector gracias, muchas gracias por continuar prefiriendo su Diario El Independiente.

 

Antecedentes en la evolución de procurar justicia; La evolución de las demandas de justicia corresponde a los diversos objetivos que en cada etapa se procura alcanzar en términos generales a partir de la Edad Media, se ha querido recuperar la racionalidad jurídica que singularizo al mundo Romano. Así por ejemplo podemos identificar la exigencia de oportunidad que obligo a los monarcas medievales a desempeñar una función itinerante para administrar justicia, y más adelante a delegar esta tarea; a su vez las reales audiencias, que tuvieron un especial desarrollo en América, son un buen ejemplo del proceso de descentralización que resulto de la exigencia de justicia oportuna.

 

La segunda demanda fue objetividad en la impartición de justicia, que permitió superar los llamados juicios de Dios (ORALIAS, TORNEOS Y DUELOS) para adoptar procedimientos que dieran seguridad por su naturaleza general, publica, estable, predecible, y controlable, que caracterizan al estado de derecho. En seguida se procuró asegurar la imparcialidad en la impartición de justicia y de ahí resultaron principio medulares para la seguridad jurídica como la no retroactividad de las normas, la prohibición de ser enjuiciado dos veces por el mismo delito y la presunción de inocencia. Más adelante y dentro del mismo objetivo de imparcialidad, se planteó la autonomía de los jueces y del misterio público. De esta manera la universidad de la norma y la autonomía de los integrantes de los órganos judiciales adquirieron una especial relevancia desde la perspectiva de la imparcialidad para impartir justicia.

 

Por si bien con estas medidas se fueron alcanzando en su larga evolución de siglos, varios de los objetivos colectivos en materia de justicia, hubo otros aspectos que solo se plantean por primera vez en el curso del siglo XX la profesionalidad y la responsabilidad de los administradores de justicia LAS TAREAS DE PREPARACION SELECCIÓN, ACTUALIZACION, CONTROL Y DISCIPLINA del personal judicial corresponden al más reciente estado del desarrollo en cuanto la impartición de justicia, las patologías del poder exacerbadas como nunca antes trasladaron a los aparatos judiciales una larga serie de expectativas que los transformo en los nuevos garantes del ejercicio responsable del poder y de las libertades individuales públicas.

 

En ese escenario aparecieron en la primera posguerra, los tribunales constitucionales checoslovaco y austriaco, de los que hoy existen más de cien en el mundo. Por su parte los congresos de la judicatura se convirtieron en una de las instituciones más representativas de la segunda posguerra. En uno y otros casos de lo que se trata es de salvaguardar los valores de la LIBERTAD DE LA IGUALDAD Y DE INSEGURIDAD JURIDICA, que resultaron gravemente dañados con motivo de las configuraciones mundiales. Ambas tuvieron mucho que ver con el ejercicio racional del poder y a ese objetivo precisamente se dirigen las decisiones de asegurar la supremacía de la constitución y la solvencia de los jueces.

 

La posguerra fría presenta ahora nuevos desafíos para los sistemas constitucionales del poder y para la impartición de justicia, la concentración del poder del saber y de la riqueza que alcanza cuotas excesivas y el surgimiento de un Estado intangible, sujeto a reglas de mercado y no a disposiciones constitucionales, ajeno por ende al sistema representativo y a los controles políticos, surgieron la convivencia de extender las facultades del único órgano de poder que no ha sido el judicial. Más todavía con relación a ese órgano, las fuerzas económicas no solo no plantean retinencias ni resistencias, sino que, al contrario esperan y promueven su desarrollo.

 

Los aparatos de judiciales considerados como factores necesarios para dar certidumbre a las relaciones personales y corporativas, son contemplados como indispensables en la etapa actual de desarrollo de las instituciones. Mientras que con relación a los gobiernos prevalece una actitud de rechazo y con relación a los congresos y a los partidos políticos aumenta la desconfianza, los tribunales ocupan un espacio de respetabilidad que ninguno otro órgano del poder comparte. De alguna manera por esa razón también han crecido sin número e importancia de los organismos de relevancia constitucional, en tanto que representan una forma diferente de ejercer el poder.

 

En este contexto, los órganos de impartición de justicia están modelando una nueva forma de cultura institucional, por lo que su presencia en el escenario social y su  participación en nuevas y mayores responsabilidades, adquieren una dimensión  creciente. Este fenómeno hace recomendable la extensión de facultades de los órganos de la impartición de justicia, para reducir el desequilibrio institucional generando por las presiones corporativas y para contrarrestar los efectos de la corrupción pública.