Noticias de BCS, México y el mundo.

Salarios bajos y mal equipamiento, principal problema de las corporaciones de seguridad: Arturo Rubio

sábado 13 abril 2019 | Por: Gilberto Santisteban Flores | La Paz Salarios bajos y mal equipamiento, principal problema de las corporaciones de seguridad: Arturo Rubio

El especialista señala que los exámenes de Control y Confianza no son el verdadero problema al que se enfrentan los policías de la entidad

La Paz, Baja California Sur.- El representante de la asociación Atención a Víctimas del Delito,  Arturo Rubio Ruiz, que el problema de las corporaciones de seguridad no radica en los exámenes de Control y Confianza sino en las “malas” condiciones salariales y de equipamiento.

Luego de que las autoridades de la Mesa de Seguridad confirmaran que en los últimos años se han depurado más de 560 elementos de las corporaciones policiacas, el abogado emitió su opinión al respecto.

“El problema no son los filtros, el problema son los sueldos raquíticos, la falta de capacitación, preparación y equipamiento. Lo policías podrían hacer un magnífico trabajo, es muy sencillo el trabajo de un policía cuando está equipado, bien pagado y vocacionalmente es un buen policía”, señaló Arturo Rubio.

“El problema no es la evacuación de Control y Confianza, ese es el último escalón del filtro y es el más  caro porque antes ya gastamos en la selección, en un propedéutico. Lo que tienen que hacer es asegurarse de que quien quiere ser policía realmente tenga la vocación de policía”, recalcó.

El especialista en temas de seguridad señala que la vocación policial debe alimentarse con un salario digno y equipamiento de alta calidad.

Asimismo, enfatizó que no se debe comparar los sueldos de los policías en Baja California Sur (BCS) con los de otros estados porque el costo de la vida es distinto.

“Yo te doy el ejemplo de los muchachos que se preparan para elementos del Ministerio Público: cuando ven lo que pagan en Querétaro o Guanajuato, se van. Nuestros mejores elementos se van”, dijo Arturo Rubio.

“Hay muy buenos elementos que se quedan, pero son los menos. Realmente lo hacen por vocación, amor a su familia o a su estado. Pero la regla general es: si en Querétaro me pagan  el doble, me voy a Querétaro”, expuso.