Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - viernes 12 abril 2019


• Cada vez son más frecuentes y evidentes contradicciones entre el decir y el hacer que registran representantes de Morena desde el propio presidente de México Andrés Manuel López Obrador hasta funcionarios de nivel municipal. • El “extravío” de 337 mil pesos en el congreso del Estado, las expresiones del alcalde paceño Rubén Muñoz que le importa poco si la gente se baña con agua o con basura, y los excesos de la alcaldesa de Los Cabos Armida Castro al comprar un vehículo blindado son muestras de lo decepcionante que ha sido el desempeño de estos novatos servidores públicos. • De seguir como hasta ahora, llenos de contradicciones y de divisiones internas, si no corrigen el rumbo, los presentantes morenistas están condenados ya desde ahora a perder en los próximos procesos electorales.

Definitivamente las cada vez más frecuentes y evidentes contradicciones entre el decir y el hacer que registran representantes de Morena desde el propio presidente de México Andrés Manuel López Obrador hasta funcionarios de nivel municipal, pueden generar al término del presente trienio en un rechazo total de la población que cada día se adentra más al terreno de la decepción.

Morena ganó el pasado proceso electoral con un amplio margen generado principalmente por el apoyo a la propuesta de López Obrador.

 

Esta ola electoral arrastró a la victoria a prácticamente el resto de los candidatos a senadores, diputados federales y alcaldes que finalmente gracias a esta inédita circunstancia obtuvieron la mayoría de los votos.

 

A cuatro meses de iniciado el gobierno federal y a seis meses del arranque de las autoridades locales, el panorama no se ve nada esperanzador para el común de los mexicanos, aunque a decir verdad, aún es mucha la gente que confía en que las cosas pueden mejorar. Pero las estadísticas indican que el apoyo ciudadano al nuevo gobierno federal va a la baja.

 

La razón es simple, no se ve claro por dónde se logrará cumplir con la expectativa y los bandazos, contradicciones y ocurrencias ya empiezan a cobrar efectos.

 

Los analistas económicos nacionales e internacionales ya desde hace semanas han hecho hincapié en que la economía nacional difícilmente crecerá a un poco más del uno por ciento anual durante este 2019, muy lejos del esperado cuatro por ciento del mandatario nacional López Obrador que parece no tener claro este dato.

 

Además, otro error de cálculo político es el hecho de contradecir públicamente a integrantes de su propio equipo cercano de colaboradores como ha sucedió con un subsecretario de hacienda Arturo Herrera y al titular de la SCT, Javier Jiménez Espriú. Con esto más temprano que tarde se genera una enorme desconfianza a todos los niveles.

 

El presidente prácticamente todos los días manda señales subliminales de que no confía en su equipo y sin el menor empacho, cuando así lo considera, los contradice públicamente en las conferencias de prensa mañaneras que se han convertido prácticamente en un escaparate de buenos deseos y pocas acciones concretas de verdaderos avances.

 

Por supuesto habrá que ver cuánto tiempo soporta su equipo de colaboradores estos desplantes antes de presentar sus respectivas renuncias.

 

A nivel local Morena registra también serias contradicciones y divisiones.

 

La confrontación entre sus líderes y la escasa experiencia política de su dirigente partidista Alberto Rentería, tanto en las alcaldías como en el congreso estatal entre sus diputados que todos los días dejan claras evidencias de que este organismo político no representa verdaderamente ningún cambio de fondo, es más de lo mismo.

 

El tema es que todo indica que es tanta la soberbia y a prepotencia de muchos de los que ganaron con la bandera de la supuesta “honestidad valiente” que no toman en cuenta a un electorado sudcaliforniano que cada día está más decepcionado de sus representantes morenistas.

 

El “extravío” de 337 mil pesos en el congreso del estado que generó una denuncia penal interpuesta por un grupo de legisladores ante la PGJE (que aún está pendiente de resolver) o las expresiones del alcalde paceño Rubén Muñoz que le importa poco si la gente se baña con agua o con basura, así como los excesos de la alcaldesa de Los Cabos Armida Castro que le importa un bledo que comprar un vehículo blindado contradiga lo que ha dicho al respecto López Obrador, son muestras de lo decepcionante que ha sido el desempeño de estos novatos servidores públicos.

Peor aún, con el fallido y burdo intento de violentar a autonomía de la UABCS so pretexto de renovar la ley que regula sus actividades, se llegó al exceso de intentar burlarse de la inteligencia ciudadana.

 

Ya se ha informado que las triunfalistas expresiones sobre el esperado crecimiento económico del país no serán posibles como lo ha señalado el presidente López Obrador, que los servicios municipales no han mejorado y que el trabajo legislativo de algunos diputados morenistas va entre verdaderos palos de ciego, lo que se suma a la falta de nombramientos de titulares en las representaciones del gobierno federal, provocará mucho antes de lo esperado un enorme desencanto ciudadana.

 

Los representantes de Morena parece que llevan mucha prisa para llegar a ese punto sin retorno de donde la población no regresará a confiarles otra vez su voto.

 

Muchos de esos morenistas andan demasiado preocupados por las decisiones político-electorales del 2021, y parecen no darse cuenta de que pueden perder todo ya desde este 2019 justamente como pago a un noviciado político que no quieren ver, que se niegan a entender.

 

De seguir como hasta ahora, llenos de contradicciones y de divisiones internas, si no corrigen el rumbo, los presentantes morenistas están condenados ya desde ahora a perder en los próximos procesos electorales.

 

Ya veremos qué sucede.