Noticias de BCS, México y el mundo.

Violencia política contra la mujer sigue presente en BCS

viernes 08 marzo 2019 | Por: Gilberto Santisteban Flores | La Paz Violencia política contra la mujer sigue presente en BCS

Para muchos actores políticos es un tipo de violencia inexistente, sin embargo, mujeres del servicio público de BCS nos recuerdan que la problemática sigue presente


La Paz, Baja California Sur.- En el marco del Día Internacional de la Mujer, es necesario recalcar que la erradicación de la violencia política por cuestiones de género en Baja California Sur (BCS) es uno de los principales retos que tienen las instituciones. 


En la entidad, la violencia política contra la mujer aparece en focos rojos debido a que no se denuncia, así lo constató la magistrada presidenta del Tribunal Estatal Electoral (TEE), Betsabé Dulcinea Apodaca Ruiz. 


La falta de cultura en materia de denuncia sobre este tipo de violencia es una situación que abona al incremento de la problemática. 


“Yo creo que es un mal general. El problema es precisamente la denuncia: la raíz o la consecuencia es que no se tienen los conocimientos suficientes como para detectar las conductas que encuadren en esta violencia”, explicó Apodaca Ruiz. 


En el proceso electoral 2018, BCS sólo registró una denuncia por violencia política por cuestiones de género: el caso de Blanca Meza en junio del año pasado. 


La militante del Partido Verde Ecologista de México (PVME) denunció que fue víctima de violencia política cuando le fue negada su solicitud para contender por una diputación plurinominal. 


Aunque este caso tuvo impacto tuvo a nivel nacional y se llevó a observatorios de participación política de la mujer, BCS está en focos rojos por falta denuncias en la materia. 


El hecho de que la violencia política por cuestiones de género no se denuncie habla de un desconocimiento del tema, refiere Apodaca Ruiz. Hoy trabajan en nuevos formatos para facilitar los mecanismos de reporte sobre este tipo de agresión en BCS. 


El trabajo es duro aún con reformas que benefician o buscan equidad, puesto que la violencia política por cuestiones de género ni siquiera está tipificada como un delito en la entidad. 


“Si no está tipificado sí se puede denunciar, el que no esté tipificado como delito no frena el tomar acciones en contra de esta”, señaló Dulcinea Apodaca. 


Y es que podría parecer un fenómeno inexiste en BCS cuando no se mira la política con perspectiva de género, sin embargo, la violencia está ahí, diputadas del Congreso del Estado lo constatan. 


De entrada acceder a las candidaturas para cargos de elección popular no es una tarea fácil. En muchas ocasiones, las mujeres realizan el trabajo de campo, de planeación y estrategia, de marketing político y la labor social, sin embargo, las candidaturas terminan siendo para otras personas; para líderes hombres. 


La diputada del Partido Humanista, Daniela Rubio, asegura que llegó a vivir esta situación en institución política. 


“La mujer que sale a la calle a trabajar y al final el espacio es para el hombre, aunque no lo haya trabajado. Por eso recurrimos a los instrumentos legales para pedir la participación. El trabajo debería dar las candidaturas, ¿por qué negarles ese trabajo o esa participación?”, dijo Daniela Rubio. 


La legisladora asegura que su camino por la política ha sido satisfactorio, aunque la violencia política por cuestiones de género ha estado presente en algunas etapas. En algunos momentos, le ha tocado presenciar la visión retrógrada todavía en ciertos partidos, compañeros diputados o funcionarios de distintos niveles de gobierno. 


“Hoy podemos sobresalir y tener un equilibrio, estar en igualdad de competitividad es a través del trabajo”, compartió. 


Hoy, Daniela Rubio es quien trabaja la iniciativa para tipificar la violencia política contra la mujer como un delito en BCS. 


Otra legisladora del Congreso local, Anita Beltrán del Partido Revolucionario Institucional (PRI), es quien reafirma que la violencia política contra la mujer continua presente en el recinto legislativo. 


Incluso la diputada del Partido Acción Nacional (PAN), Elizabeth Rocha, ha denunciado en tribuna actos o señalamientos misóginos y machistas por parte de alguno de sus compañeros diputados. 


Anita Beltrán hizo un llamado a las mujeres de cualquier corriente política a ser congruentes y realizar un bloque de apoyo para erradicar este tipo de violencia. 


La diputada recalcó que muchos de los logros políticos a los que pueden acceder hoy en día, son producto de la lucha de muchas mujeres de diferentes partidos. 


En su carrera, la legisladora asegura que la violencia política ha estado presente. En una ocasión buscó la presidencia del PRI a nivel estatal y se topó con campañas de desprestigio al igual que sus contrincantes mujeres. 


Sin embargo, este fenómeno de ataque no se registró en contra de ninguno de los candidatos hombres que buscaban la dirigencia del PRI “Hemos visto mujeres violentadas: cuando buscan escaños en la vida política, como ser presidentas de partidos, nos empiezan a atacar. Nos vimos involucradas cuando buscamos la dirigencia de partido, sólo transgredieron a las mujeres, es penoso y lastimoso”, acusó Anita Beltrán. 


Fue en 2011 cuando por primera vez se abordó una reforma política electoral que hablaba de paridad sustantiva, sin embargo, no tenía porcentajes igualitarios; sólo daba un 30% de espacios en candidaturas a las mujeres. 


En 2014 la historia cambia con otra reforma política electoral: por fin se logró una equidad para que las mujeres tengan garantizado el 50% de las candidaturas en sus partidos. 


Los resultados de esta reforma son visibles: por primera vez las mujeres son mayoría en el Congreso del Estado. 


Daniela Rubio y Anita Beltrán aseguran haberse topado con hombres que resultaron aliados, sin embargo, recuerdan que la verdadera misión para erradicar este tipo de violencia está en la sororidad; en el apoyo que sólo una mujer puede dar a otra