Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - viernes 08 marzo 2019


Aumenta división de diputados en el Congreso, se defiende Ramiro Ruiz y solicita investigar por posible conflicto de interés a legisladores de Morena con nuevos proveedores Acusan por presunto desvío de 337 mil pesos al diputado Rigoberto Murillo presidente de la Comisión de Transporte Se desintegra la coalición “juntos haremos historia” se esperan reacciones de Rentería Santana y Castro Cosío



A casi cien días del inicio del gobierno federal y a cerca de seis meses de la labor de autoridades municipales y del congreso estatal todas emanadas de Morena, el mayor problema que ahora enfrentan, es precisamente la unidad interior. 


A nivel local el inevitable choque de trenes entre los grupos político que confronta a lo que en campaña se llamó la coalición “juntos haremos historia”, hoy lo que menos tienen es precisamente unidad. 


Estar juntos es definitivamente una intención que ya quedó en la historia para quienes integraron esa coalición encabezada por Morena, el hoy desaparecido Partido Encuentro Social (PES) y Partido del Trabajo. 


La muestra más clara fue el burdo intento de algunos diputados el pasado martes en sesión secreta por remover a titulares de la Comisión Permanente de cuenta y Administración y de la Comisión de Asuntos Fiscales y Administrativos. 


Esta medida fue cuestionada y rechazada por la diputación permanente que encabeza el diputado Ramiro Ruiz que sesionó de manera extraordinaria el jueves a medio día, por una razón evidente: Una sesión secreta sin la asistencia de la totalidad de los legisladores no puede “tumbar” una decisión tomada por el pleno del poder legislativo como se hizo en la sesión del pasado seis de septiembre del 2018. 


La intención está clara, se busca limitar las funciones particularmente al, diputado Ramiro Ruiz Flores y al secretario diputado José Manuel Ortega Pillado, ambos de la Comisión de Asuntos Fiscales y Administrativos. 


Esto generó al mismo tiempo la intención de hacer una denuncia penal en contra del presidente de la comisión de transporte diputado Rigoberto Murillo a quien acusan del presunto desvío de alrededor de 337 mil pesos y la solicitud de investigar el posible conflicto de interés de algunos legisladores con nuevos proveedores del poder legislativo sudcaliforniano. 


De inmediato, en un boletín un tanto extraño se dijo lo siguiente: “El Congreso del Estado de Baja California Sur informa a la sociedad sudcaliforniana que la Diputación Permanente carece de facultades legales para invalidar actos realizados por el Pleno de la XV Legislatura de la entidad, por lo que cualquier determinación tomada por dicha Diputación se encuentra totalmente al margen de la Ley, por lo que la reciente remoción de diputados de sus comisiones de trabajo legislativo está totalmente apegado a Derecho”. 


Así de manera escueta y sin que ningún legislador en lo particular signe este comunicado. 


Así que la presunción de que se violentó en todo momento los principios fundamentales del debido proceso, la diputación permanente, consideró que no procede la sustitución de miembros de comisiones permanente debe realizarse por medio de la Junta de Gobierno y Coordinación Política y solo por causas justificadas, tal y como se establece en el artículo 55 fracción tercera de la Ley que rige el orden interior de la registra que establece que solo por causas graves y justificadas se puede realizar la sustitución en ese cuerpo colegiado, pero no en una sesión privada y menos sin fundamentar ni motivar el acto. Lo cual no ocurrió así. 


“fue un intento de golpe de estado” dijo Ramiro Ruiz. 


Esta situación refleja lo complicado que está encontrar la unidad entre los ahora legisladores que llegaron al poder dentro de la mencionada coalición que encabezó Morena se encuentran hoy por hoy realmente confrontados. 


Esta es una situación “organizada afuera y operada dentro del Congreso”, afirmó Ruiz Flores, por lo que consideró que trabajarán a fondo para esclarecer y transparentar todo lo que se trabaje en el poder legislativo sudcaliforniano. 


Veremos hasta dónde repercute la evidente división e implosión que la clase política morenista vive en este momento en donde a pocos meses de iniciar su gestión ya enfrentan serias dificultades por lo que bien valdría la pena preguntar su opinión al respecto al presidente de Morena Alberto Rentería o al coordinador de los programas del gobierno federal en la entidad Víctor Castro a quien cada día se le hace más difícil aterrizar la instrucción del presidente López Obrador girada el pasado fin de semana en Los Cabos, quien dijo que “ya chole pleitos”. 


¿No le parece así amable lector?