Noticias de BCS, México y el mundo.

Agarrón sin réferi; titular del Fonca, ausente

sábado 09 marzo 2019 | Por: Redacción | Cultura Agarrón sin réferi; titular del Fonca, ausente

• Los gritos y las acusaciones mutuas prevalecieron en la rebatinga por un presupuesto cultural mermado

CIUDAD DE MÉXICO.-Como una lucha campal sin réferi y en un ring lleno de lodo. Así transcurrió ayer el primer foro de consulta a la comunidad artística que convocó la Secretaría de Cultura (SC) federal en la Biblioteca de México, donde hubo gritos, acusaciones, quejas, señalamientos por corrupción y falta de recursos, cejas levantadas y mucha desesperación, ante un magro presupuesto de 20 a 30 mdp en el programa Jóvenes Creadores y 240 mdp para 600 creadores que conforman el Sistema Nacional de Creadores de Arte.

 

En una esquina, el subsecretario de Desarrollo Cultural, Édgar San Juan, con el coordinador general del Fonca, Roberto Frías —peliteñido de azul— y el subdirector de Estímulos, Erick Pérez. En la otra, los 300: escritores, gestores, artistas visuales y escénicos que criticaron con dureza la ausencia de ideas, la falta de un diagnóstico, las inútiles mesas de la transición convocadas por Alejandra Frausto y la insuficiencia presupuestal. Se marcharon a la mitad de la sesión que duró 150 minutos. El único acuerdo entre funcionarios y media asistencia fue hacer mesas de trabajo el 22 de marzo; de ahí surgirán acuerdos concretos, pero no se garantizó la asistencia de Mario Bellatin.

 

¿Y BELLATIN?

 

El foro gritó una incógnita: “¿¡Dónde está Mario (Bellatin, titular del Fonca)!? Édgar San Juan superó el silencio incómodo y explicó: “Por temas de salud no pudo acompañarnos”. “¡Qué conveniente!”, le espetaron. “Quizá fue tan conveniente como un dolor de muelas, pero estamos aquí para dialogar”, resolvió.

 

Su discurso podría resumirse en cuatro frases: “El Fonca es el alma de la SC”; “Ahora más que nunca tenemos la oportunidad de cambiar unas instituciones que estaban súper casposas (sic)”; “tenemos (que) moldear esas instituciones, resultados, programas y políticas públicas para que puedan alcanzarnos a todos los mexicanos”; y “es momento de actualizar y mejorar nuestros procedimientos de selección para hacer frente a nuevos retos y necesidades de la comunidad artística, de una manera más democrática e incluyente, sin arbitrariedades ni compadrazgos”.

 

Luego habló Frías y lanzó sus “datos duros” al estilo elusivo del púgil Floyd Mayweather. Antes afirmó que el Fonca no desaparecerá ni se desmantelará y que no desaparecerá el programa Jóvenes Creadores. Según sus datos, en 30 años el Fonca recibió 128 mil 268 solicitudes, de las que sólo 22 mil 23 recibieron apoyos, correspondientes a 11 mil 872 personas, pese a que el Inegi (en 2013) reportó 2.2 millones de personas dedicadas al arte en todo el país.

 

Afirmó que en 25 años el Sistema Nacional de Creadores otorgó recursos a mil 597 artistas, algunos de los cuales obtuvieron el beneficio hasta por 21 años (no aportó nombres); que 243 artistas obtuvieron un estímulo de entre cuatro y seis mdp por persona; que algunos beneficiados por el Fonca recibieron hasta 25 tipos de estímulos en diferentes convocatorias y temporalidades, y que cinco grupos escénicos obtuvieron recursos hasta por 14 años.

 

Todo, ante la mirada incrédula de Álvaro Uribe, Emiliano Monge, Lourdes Pérez Gay, Estela Leñero y muchos más.

 

Y Frías remató con un panorama helado: el Fonca ha generado círculos viciosos con dinámicas de parcialidad entre jurados, tutores y beneficiarios. El remedio, dijo, es democratizar los procesos, flexibilizar la temporalidad del beneficio según las características del proyecto, integrar la retribución social como parte sustantiva del proyecto y replantear el modelo de tutorías y optimizar.

 

Para cerrar la exposición, Édgar San Juan anotó una frase que nadie le perdonó: “A mí me parece que tenemos que hacer un esfuerzo de descentralización. Creo que muchos de los apoyos se agotan en la (colonia) Condesa”. Entonces comenzó la rechifla.

 

APOYOS “CONDESA”

 

En su turno, los creadores fueron implacables. La actriz Luisa Huertas criticó la ausencia de Bellatin, la apresurada organización del foro, el desorden en su formato y que no se valore que “la comunidad desde hace mucho descentraliza y democratiza los recursos”.

 

Lamentó el señalamiento de que la estructura del Fonca “esté casposa, defectuosa y que gran parte de los recursos se quede en la Condesa”, y aseguró que el problema no es el Fonca, sino la falta de un plan de trabajo, de becas y de presupuesto.

 

En las siguientes dos horas se señaló el caos de la administración encabezada por Frausto, sin suficientes recursos para financiar las becas; lamentaron la cancelación del primer encuentro de Jóvenes Creadores, que los beneficiados de este año no conocen a sus tutores y que no se sepa dónde están los recursos no utilizados; la mirada de San Juan era desesperada.

 

Luego exigieron una Ley de Mecenazgo y muchas propuestas que quedaron al aire ante una comunidad cultural iracunda y desconcertada.