Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - miércoles 13 febrero 2019


• Las autoridades de gobierno están para cumplir la ley no para establecer y definir códigos morales • ¿Es Moral o inmoral que Leonel Cota y Narciso Agúndez hayan solicitado en su momento de voto para el priista Ricardo Barroso? • Esperemos que no sea “inmoral” y atrevido tener memoria histórica y reconocer objetivamente que entre los morenistas de hoy hay definitivamente de chile, de dulce y de manteca

Ahora que el presidente de nuestro país, Andrés Manuel López Obrador le ha dado por calificar de moral o inmoral el actuar de algunos exfuncionarios federales, bien valdría la pena peguntarse si entre quienes ahora se rasgan las vestiduras por defender el movimiento morenista en la entidad, efectivamente tienen cara para apelar a su “rectitud ideológica” dentro de la llamada izquierda.

 

Más allá de calificar y dejar en claro desde ahora lo inaceptable y riesgoso que resulta que un presidente de México califique la supuesta moral o inmoralidad de un exfuncionario o de cualquier ciudadano, está claro que en Baja California Sur algunos de los flamantes representantes de Morena olvidan que han pasado por toda la gama de colores políticos, algunos de los cuales hoy literalmente son satanizados desde algunas presentaciones populares encabezados por modernos militantes de la llama izquierda.

 

Casi como una verdadera burla a la inteligencia y una evidente falta de respeto a la memoria histórica de los sudcalifornianos, el pasado fin de semana, se celebraron 20 años de la victoria de la coalición PRD-PT en la primera vez que el tricolor perdió la gubernatura de la entidad.

 

En ese evento que fue encabezados por los exgobernadores Narciso Agúndez y Leonel Cota, hoy subsecretario de gobernación, tuvo como característica la defensa airada de la militancia en la izquierda.

 

Por supuesto nadie recordó en ese evento que ambos personajes en su momento coincidieron en solicitar el voto para el entonces candidato del PRI a la gubernatura, Ricardo Barroso Agramont.

 

Narciso Agúndez lo hizo desde su posición como candidato del PRD a la alcaldía de Los Cabos en su momento que a la postre perdió y anteriormente en el 2011, hizo exactamente los mismo Leonel Cota cuando fue candidato del Partido Nueva Alianza (Panal) que ese momento encabezaba la exdirigente del SNTE, Elba Esther Gordillo y que desde el acto de su cierre de campaña en la comunidad cabeña de La Ribera pidió el voto para el priista Ricardo Barroso.

 

Sin contar también que en 1999, algunos de los que estuvieron en este evento del pasado domingo, se encontraban en las filas el entonces perdedor de aquel proceso electoral el priista Antonio Benjamín Manríquez Guluarte.

 

Por supuesto aún hay muchos ciudadanos que recuerdan claramente las características y el desempeño político en los procesos del pasado de algunos de los ahora representantes de Morena.

 

Vale decir que quienes han sido congruentes siempre en la izquierda son el ahora representante del gobierno federal Víctor Castro Cosío y sus principales colaboradores de siempre.

 

Pero Cota Montaño y Agúndez Montaño, no tienen esa congruencia política. En su momento fueron férreos impulsores de la candidatura priista de Barroso Agramont.

 

Lo que por supuesto para algunos podrían ser moral... o inmoral.

 

¿Quién podría calificar esto con pureza moral?

¿Desde qué púlpito?

¿Acaso nuestra República ha dejado de ser laica?

 

Nuestros gobernantes o presentantes populares gobiernan para todos los ciudadanos por igual, creyentes o no creyentes.

 

Y han protestado cumplir y hacer cumplir la ley.

 

No para establecer códigos morales cual si fueran líderes religiosos.

 

Definir la supuesta conducta moral o inmoral es quizás paran los religiosos, no para los gobernantes.

 

Por supuesto so pena de ser calificado de “inmoral”, es inevitable recordar que quienes ahora se rasgan las vestiduras como defensores de la limpieza política, trayectoria partidista y que califican de oportunistas a quienes ahora se acercan a Morena, no hace mucho tiempo pidieron el voto para el ahora satanizado tricolor.

 

Por supuesto esperemos que no sea “inmoral” y atrevido tener memoria histórica y reconocer objetivamente que entre los morenistas de hoy hay definitivamente de chile, de dulce y de manteca.

 

¿No le parece así amable lector?