Noticias de BCS, México y el mundo.

Lo derecho es lo decente - miércoles 26 diciembre 2018


Muy buenos días


 

 estimados suscriptores de nuestro periódico El Independiente, faltan 4 días para festejar una de las fiestas más importantes, la fiesta de Año Nuevo, felicidades y ame a su prójimo, como a Usted mismo; gracias, muchas gracias, cuídese mucho porque Dios nuestro padre nos ilumine llenándonos de bendiciones y felicidad.

 

Inicio esta columna recordando un poco de parte de nuestra sagrada biblia, “no imiten a los maestros de la Ley” Jesús hablo al pueblo y a sus discípulos de esta manera: “Los maestros de la Ley y los fariseos ocupan el puesto de Moisés”, hagan y cumplan todo lo que dicen, pero no los imiten, ya que ellos no cumplen lo que enseñan, preparan pesadas cargas muy difíciles de llevar, y las echan sobre las espaldas de la gente, pero ellos ni siquiera levantan un dedo para moverlas. Todo lo hacen para aparentar ante su pueblo; por eso hacen muy anchas la cinta de la Ley que llevan colgando, y muy flacos de su manto. Les gusta ocupar los primeros asientos en los banquetes, y los principales puestos en las Sinagogas; también les gusta que los saluden en las plazas y que la gente les diga maestros.

 

Por eso Mateo, juzgo con siete maldiciones contra los fariseos ¡hay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos hipócritas! Ustedes cierran a los hombres el Reino del Cielo. No entran ustedes, ni dejan entrar a los que quieren entrar ¡hay de ustedes maestros de la Ley, y fariseos hipócritas! Ustedes recorren mar y tierra hasta lograr la conversión de un pagano y cuando se ha convertido lo hacen hijo del demonio, mucho peor que ustedes.

 

¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y fariseos hipócritas! Ustedes pagan el diezmo de todo sin olvidar la meta, el anís y el comino, y en cambio no cumplen lo más importante de la Ley, la justicia, la misericordia y la fe. Estas son las cosas que deberían observar sin descuidar las otras. “guías ciegos, cuelan un mosquito, pero se tragan un camello”.

 

¡Ay de ustedes, maestros de la Ley y Fariseos hipócritas! Pues ustedes son semejantes a sepulcros bien pintados, que tienen buena apariencia, pero por dentro están llenos de huesos y de toda clase de podredumbre. Ustedes también aparecen exteriormente como hombres religiosos, pero en su interior están llenos de hipocresía y maldad.

 

¡Ay de ustedes maestros de la Ley y Fariseos hipócritas! Ustedes construyen sepulcros para los profetas y adornan los monumentos de los hombres santos. Ustedes dicen; si nosotros hubiéramos vivido en tiempos de nuestros antepasados no habríamos consentido que mataran a los profetas, fíjense en esas mismas palabras: ustedes son hijos de los que sus padres comenzaron ¡Serpientes, raza de víboras! ¿cómo logran escapar a la condenación del infierno?