Noticias de BCS, México y el mundo.

Supimos que - jueves 09 agosto 2018


SUPIMOS QUE… Armida Torres Valdez

SUPIMOS QUE…

Armida Torres Valdez

¡Por fin!  Llegaron las lluvias a la entidad, en donde son muy bien recibidas porque para sus habitantes son una verdadera bendición de Dios. Con los años las costumbres “chubasqueras” se han perdido. Las condiciones son otras. En años anteriores se anunciaba un chubasco, no decíamos ciclones ni huracanes, mucho menos meteoros, eran chubascos simplemente. Lo primero que se hacía era asegurar techos, ventanas, puertas, excusados de pozo y gallineros. Para esto se clavaban estacas de madera fuerte o  rines de llantas para amarrarlos con mecates.  Se compraban fósforos, no decíamos cerillos, petróleo lila para lámparas y estufas, harina para las tortillas, café de grano,  queso y pescado seco, si se podía, galleras marineras, porque eran las que llevaban los marineros de bastimento, que duran mucho sin perderse. Tradición que tiene milenios entre la marinería  según los estudiosos. Hoy las llaman “roncadoras”. Panocha, no decíamos piloncillo, azúcar, carne seca para machaca, sal, agua en tambos y en todo recipiente que sirviera para  almacenarla. Previamente en semanas anteriores se habían podado  todos o  la mayoría de los árboles en solares y  frente a las casas.  El gobierno del territorio o de la delegación de La Paz enviaba  personal  a podar los árboles de edificios,  malecón y sitios púbicos. Así se evitaba que se cayeran, muriendo o dañando construcciones. Los árboles y plantas en esta árida tierra casi eran objeto de culto. Respeto que lamentablemente se ha perdido en  la mayoría de sus habitantes.  Recordamos un año en que la lluvia duró varios días y cuando cesó, todos salimos a las calles a dar gracias a Dios  porque no hubo muertes que lamentar. La “palomilla” salíamos  a jugar en los charcos de las calles que no duraban mucho porque estas era de tierra y arena, pero como disfrutábamos esos baños porque nunca nos contagiamos de hongos o de otras enfermedades de la piel. No había tanta contaminación. Bellas costumbres de aquellos tiempos, que no deben ser olvidadas porque eran producto de la sabiduría popular, químicamente pura… Los sudcalifornianos debemos sentirnos orgullosos de nuestro rico patrimonio cultural y preservarlo. Eso incluye nuestros  edificios emblemáticos, como el antiguo Palacio de Gobierno. Sólo los apátridas reniegan de sus raíces. .. Felicitaciones al maestro, escritor, historiador, y uno de nuestros grandes hombres de la  cultura regional, Gilberto Ibarra Rivera, por la edición de su nueva obra literaria, “La Paz, Ciudad y Puerto Mexicano”. Origen, proceso histórico y símbolos emblemáticos. Incluye entre ellos al antiguo Palacio de Gobierno. Como todas las de su autoría, es sumamente interesante y debe ser lectura obligada en escuelas de todos los niveles en nuestro estado…Hasta la semana próxima Dios mediante. 

También te puede interesar