Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - viernes 08 junio 2018


· Con qué cara habla Rubén Muñoz de honestidad y del deseo de actuar con pulcritud administrativa si cuenta ahora con el exsecretario general del ayuntamiento paceño, Isidro Ibarra quien fue despedido precisamente por falta de confianza · Intolerancia, desesperación acusaciones, agresiones y hasta verdaderas faltas de respeto a la población, al mismo proceso electoral y por supuesto a sus adversarios, son las características de abanderados de Morena · En esa ola de burlas y de una evidente intolerancia hacia todos lo que se atreven a señalarles sus evidentes pifias, pretenden alcanzar el voto de la mayoría de los ciudadanos que está claro que no es tan sencillo verles la cara


 

A pocos días ya de que se realicen las elecciones más competidas del país, seguramente escucharemos a los candidatos de los diversos partidos políticos ofrecer el cielo y las estrellas para captar la atención y los votos de los ciudadanos que se encuentran ante la oportunidad histórica de definir el rumbo de nuestro país y por supuesto de nuestros respectivos municipios.

 

En esta ocasión en la que una vez más tenemos la oportunidad de sufragar y decidir por lo que queremos para nuestro futuro como sociedad, vale la pena reflexionar sobre lo que cada aspirante a la presidencia del país, senaduría, diputación federal o local y Ayuntamiento ofrece a la población.

 

Así que el ciudadano intuye que en esta ocasión, como suele suceder en los procesos electorales está a la expectativa de lo que proponen los aspirantes a los diferentes cargos de elección popular.

Entre estos aspirantes hemos visto prácticamente de todo, pero donde más intolerancia, desesperación acusaciones, agresiones y hasta verdaderas faltas de respeto a la población, al mismo proceso electoral en sí mismo y por supuesto a sus adversarios, son los abanderados de Morena, que en la entidad, francamente dejan mucho que desear.

 

Además de estar montados en la campaña nacional de López Obrador, convertidos literalmente en promotores de la candidatura presidencial morenista y lejos de hacer propuestas concretas, se han dedicado a denostar y reaccionar de manera muy visceral, cuando son cuestionados sobre temas en donde su respectiva trayectoria es cuestionada.

 

En el caso de la propuesta de Morena al Senado del cuestionado exalcalde paceño, exdiputado federal y exsecretario de educación en la entidad, Víctor Castro, es evidente el afán de alcanzar la senaduría si contactar de manera directa a la población, solo “cubierto” por la figura de la campaña nacional de morenista para convertirse posteriormente en la voz más escuchada al interior de su partido.

 

Por supuesto que por encima de su dirigente estatal Alberto Rentería quien, de todos es sabido, mantiene una lucha interna con quienes arribaron a ese organismo político a desplazar todo lo que hasta ahora han podido.

 

Pero lo que resulta por demás patética es la propuesta morenista a la alcaldía de La Paz, con un expriista como Rubén Muñoz Álvarez que cuando usted lo escucha habar con tanto ahínco sobre su intención de atacar la supuesta corrupción, es impresionante su fallido intento de demostrar capacidad histriónica mediante la cual pueda levantar verdaderas cortinas de humo para lograr inducir el voto de la ciudadanía a su favor y olvidar lo que más le preocupa su fama de mitómano y e incongruencia entre lo que dice y hace.

 

Por supuesto con ello que con esa irreverencia y fragilidad emocional que se refleja en su ira que carga a flor de piel, Rubén Muñoz, puede pasar por encima de quien sea y lo que sea.

 

Está muy desesperado por lograr agarrarse de algo para resolver su difícil condición económica-laboral.

 

Por además con qué cara hablar de presunta honestidad y de deseo de actuar con pulcritud administrativa en el remoto caso de obtener la mayoría de votos en este municipio si sus principales colaboradores están marcados precisamente por su falta de limpieza administrativa durante los cargos que han representado.

 

Concretamente nos referimos al caso más reciente, el exsecretario general del ayuntamiento paceño, Isidro Ibarra quien desvergonzadamente, ahora aparece públicamente apoyando a Morena y a Rubén Muñoz, luego de que fue despedido precisamente por falta de confianza de la actual administración municipal que encabeza el panista Armando Martínez.

 

¡Vaya cinismo! …  ¿Con qué cara?

 

Pero así, con la desvergüenza y todo lo que se sume, el fingido e iracundo Rubén Muñoz pretende burlarse de la comunidad paceña.

 

Por supuesto en esa ola de burlas y de una evidente intolerancia hacia todos lo que se atreven a señalarles sus evidentes pifias, pretenden alcanzar el voto de la mayoría de los ciudadanos que por su parte, está claro que no es tan sencillo verles la cara.

 

A poco más de tres semanas de que se realice la elección, la población tiene seguramente cada vez más claro quién puede ser un verdadero representante de sus intereses y quién definitivamente vale la pena llevase el voto mayoritario.

 

¿No le parece así amable lector?

 

Ya veremos qué sucede.