Noticias de BCS, México y el mundo.

Buenos días, B.C.S. - martes 20 febrero 2018


· Todos los que aspiran a un poder tienen como herramienta, arma, el discurso de “la unidad” como una “bola mágica” para el triunfo; sin embargo, pero, mmm… · La importancia de amar; valorar; de la amistad más allá de las falsas y convenencieras


 

No es la primera vez-sobre todo en tiempos electorales-que escribo sobre la unidad como concepto real y necesario, por estrategia, sin embargo me refiero a la de malpolítica y a la electoral, es decir “su” unidad, la de cada quien de ellos: ”únanse con nosotros Vs no, conmigo mejor, la unidad está de este lado”; a esa sólo de discurso, “de promesas y compromisos”, de planes y proyectos capaces de convencer a veces hasta los más escépticos por su hábil labor de convencimiento con capacidades, inteligencia, habilidosamente,…dinero, recursos, y demás trampas que se dan, repito, sobre todo en la política y sus campañas electorales correspondientes (que ya terminando el susodicho período del gobierno ganador o de elección popular, se repiten una y otra vez las decepciones, las frustraciones, los engaños y mentiras evidentes en que caemos los electores; y otra vez, a veces con nuevos actores, a veces con los mismos que se reeligen o repiten plurinominalmente, en fin…

 

Pero también debo de hacer mención de esa otra UNIDAD que se da por CONVENIENCIA LEGÍTIMA, es decir, unirnos si no en su totalidad (lo que es impensable) pero sí en mayoría nacional o estatales en las contiendas electorales con NUESTRA PRINCIPAL HERRAMIENTA POLÍTICO-ELECTORAL, NUESTRO SUFRAGIO, nuestro voto para avalar al poder que corresponda y más convenga que así nos una contra los males, el mal social, el mal político, los males derivados de la delincuencia y de las corrupciones e impunidades nacidos y fomentados en espacios del poder gubernamental y electoral, etc., hasta donde sea posible. Por eso es que enseguida ejemplifico algo con esto…

 

RETOMO EL SIGUIENTE PASAJE HISTÓRICO SOBRE EL LLAMADO DEMAGOGO A LA UNIDAD

Pues sí, el uso de la retórica para obtener el poder político, es decir el discurso mentiroso para confundir al pueblo, con mensajes llenos de esperanza, palabras triunfalistas y frases bonitas para desviar la atención o crear expectativas, que a todo esto se le llama demagogia.

 

Un ejemplo histórico. Miren ustedes, durante la Segunda Guerra Mundial, Joseph Goebbels fue una pieza fundamental para conseguir el apoyo del pueblo alemán para Adolfo Hitler, por supuesto sin olvidar que las grandes dotes de orador de este criminal de guerra tenían embelesados al pueblo engañado. Desde Goebbels hasta el presente, la forma del discurso prácticamente no ha evolucionado, se ha adaptado a los términos actuales, y ha sido adoptado por muchos gobiernos y administraciones para conseguir el mismo objetivo, confundir y engañar. En el fondo es lo mismo, el ocultamiento de los intereses personales del gobernante que se encuentra en el poder, tal como Hitler, quien fue protegido por la mercadotecnia desarrollada por Goebbels.

 

Entonces, para lograr el efecto buscado es necesaria una característica básica: El cinismo, y tanto Hitler como Goebbels tenían esa característica, sin esto no hay demagogia. Un cínico, como Hitler, conocía la verdad, pero debía ocultarla al pueblo para lograr sus intereses personales. En su discurso demagógico le hizo creer a la gente, que sus problemas eran también los del pueblo, que debía seguirlo en una cruzada contra el mundo. ¿El resultado? Todos lo sabemos: Más allá de haber perdido la guerra y la vida de miles de alemanes. La catástrofe para Alemania también significó la destrucción de su modo de vida, de su economía, su división y la crisis que enfrentaron durante años muchos años. Y VA OTRO EJEMPLO A NIVEL MÉXICO.- Es cuestión de recordar que durante el sexenio de Carlos Salinas de Gortari el país creía que por fin tras décadas de pobreza y rezago social estábamos a las puertas del primer mundo, sólo había que dar el paso final, pero vinieron los zapatistas a recordarle al pueblo, que todo era una farsa, que la pobreza imperaba en vastas zonas del país. Y más tarde el llamado “el error de diciembre” nos puso el pie en el cuello, las inversiones se fueron y una de las crisis más profundas nos golpeó con la cruda realidad, empresas cerraron, miles quedaron sin trabajo, perdieron sus casas, su patrimonio. Los más jóvenes no lo recuerdan, pero el país vivió una de sus peores crisis. Así entonces E.U. llegó al rescate con el FMI, endeudando al país para poder salir de la terrible situación en la que sumieron a México los irresponsables gobernantes y administradores, que hoy se pasean nuevamente en los círculos de poder y dinero, “sin memoria” de lo pasado.

 

Hoy los discursos llenos de demagogia se repiten, pero ¿aún los creemos?. A pesar de que parece que la falta de memoria es una característica del pueblo de México, el fantasma de las crisis anteriores revolotea sobre nuestras cabezas, lo que nos hace mirar al pasado. Sin embargo algo debe de estar cambiando, algo que los políticos no logran identificar pero está presente en cada dispositivo que se da en las redes: La información que hoy inunda por estos medios, que nos hace más conscientes de lo que sucede a nuestro alrededor. Ahora existen una comunicación por medio canales que nos enteramos de los conflictos de intereses del presidente, de los errores de los funcionarios de su gabinete, de la corrupción de gobernadores y presidentes municipales. Siempre habrá alguien que lo sabe y lo revela. Esta nueva información, que no puede ser controlada por el poder político, nos hace ver el pasado y entender lo que hoy sucede. Así es que…los mexicanos nos estamos volviendo incrédulos, lo que dicen las autoridades lo ponemos en duda, y si no lo creemos lo criticamos, porque ahora lo podemos hacer y lo podemos publicar. La edad de la inocencia se está terminando (¿).

 

EN CUANTO AL TEMA DEL “DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD”, VEAMOS ESTA PRESENTACIÓN…

Sí, en referencia a mi segundo sumario, “La importancia de amar, de valorar y valorarse; de la amistad más allá de las falsas y convenencieras”, volvamos al concepto y sentimiento de amar, esto es por las fechas, semanas DEL LLAMADO “DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD” pero que en esta ocasión (a mi modo y manera) lo estuve trasladando a estos espacios y conducciones de la política, porque sí vale la pena correlacionar estos sentimientos sublimes (que debieran de ser siempre) con la búsqueda de LA UNIDAD que cada quien quiere, unos de verdad pero otros sólo como estrategia; como dije…

 

AMAR A MI PATRIA, A MI TIERRA, A MI CIUDAD, A MI RANCHO, A MI FAMILIA, A MI ENTIDAD, A MI ESCUELA A MIS ANIMALES, ETC.

Pero de qué sirve que yo diga que “Amo a mi patria”, si la traiciono; que “amo a mi tierra” si la desconozco, si no hago nada por ella, y hay casos que ni la viven, y sin embargo…y así, A mi ciudad…, si la abandono (como servidor público sobre todo); A nuestra familia…, si la lastimo (salvo el 14 de febrero, ¿y después?); A mi escuela…, igual; a mis animalitos…, si los golpeo. (A propósito del día del amor y la amistad, me llegó un pensamiento por Whatts, que al principio creí que era de un amargado y decepcionado amante pues decía: “¡que se vaya al diablo este 14 de febrero!!, si yo lo que busco y tengo son muchos, muchos, días de amor y amistad que doy y recibo..no sólo este día 14. Jajaj.). Y siguiendo ya en serio en cuanto A AMAR A…pues depende de quién viene el dicho o expresión, mensaje; de qué tan sincero es…si es de un padre o de una madre verdaderos, o no…de un verdadero amigo/a, o no…, de un político, ¿quién es? de dónde viene?, su historial, su soporte, etc. Así también en el caso de nuestra tradición y/o cultura de manifestar “nuestro inmenso amor” cuando REENVÍAMOS (ni siquiera elaboradas por nosotros mismos) esas hermosas tarjetas, videos, en función de este día; con flores, dibujos, pensamientos muy lindos, frases, reflexiones, “derritiéndose” de amor, etc. Ah caramba. Buenos días.