Diario El Independiente
Diario El Independiente

Noticias de BCS, México y el mundo.


Hoy es viernes, 28 de enero de 2022

Realidad de BCS

Los priistas de Baja California Sur recibieron ayer al precandidato presidencial del PRI, José Antonio Meade Kuribreña, quien como siempre dejó en claro entrelineas de su mensaje, la amistad que desde hace muchos años tiene con el gobernador Carlos Mendoza Davis, por supuesto por encima de lo que políticamente ambos representan ante la sociedad en este momento histórico.



Eso es incuestionable y queda claro que esa amistad, no será limitada por lo que políticamente ambos trascendentales personajes puedan ahora representar.

 

La dificultad la tienen algunos priistas que no entienden por más que se les diga y vuelva a decir, que por lealtad al tricolor están moralmente obligados a apoyar a su candidato, aunque este sea muy amigo de un mandatario estatal emanado del PAN.

 

Más que concentrarse en ese detalle, los dirigentes del tricolor, encabezados por una limitadísima presidenta estatal Gabriela Cisneros, tendrán que afinar las diferencias internas que han ahondando durante años una perniciosa división.

 

No es nada halagüeño para los militantes de tricolor que los tiempos los alcanzaron y no pudieron superar esas diferencias entre los grupos políticos que ahora más que nunca están confrontados entre sí en una enfermiza obsesión por mantener por lo menos sus cotos de poder.

 

Meade Kuribreña es un amante de estas tierras. Son muchas las ocasiones en que ha visitado la media península de manera oficial y extraoficialmente, como funcionario o como un simple ciudadano que disfruta de las bellezas de la región.

 

Obviamente conoce muy bien la dinámica política local y ahora llega como aspirante a ser presidente de México. Queda claro que de ganar las elecciones en julio próximo, la media península tendrá efectos positivos.

 

Lo que no se puede negar es que la expectativa de triunfo a nivel local aún se mantiene a favor del PAN y sus aliados, mientras que el tricolor definitivamente aún está encuadrado entre los potenciales perdedores de una contienda donde finalmente los buenos resultados del gobierno estatal emanados de Acción Nacional tienen efectos político-electorales en la comunidad.

 

Desde febrero de 1999 el PRI sudcaliforniano, ha perdido las gubernaturas y la mayoría de los puestos de elección popular que han estado en juego, ahora en una situación evidentemente inédita veremos cómo reacciona el voto duro del tricolor que espera tener más claridad sobre su manera de actuar una vez que se procese al internamente lo registrado en la primera visita del futuro candidato presidencial Meade Kuribreña.

 

Los priistas locales tendrán que vencer el miedo a perder ganando en la próxima elección presidencial.

 

¿no lo cree así amable lector?

 

Ya veremos.