Noticias de BCS, México y el mundo.

Realidad de BCS - lunes 11 diciembre 2017


· Construye el PRI alianza con Ernesto Ibarra y Narciso Agúndez a espaldas de su militancia · Aaron Irizar delegado del CEN y el senador Isaías González ilusamente suponen ilusamente que con esta cuestionable alianza pueden ganar Los Cabos · La dirigente Gabriela Cisneros sin capacidad para decidir por encima de las disposiciones del dirigente de la CROC a pesar del malestar de los priistas


Mientras que todo parece indicar que Ricardo Anaya será el candidato presidencial de la llamada coalición México al Frente, luego de renunciar a la dirigencia nacional del PAN, aquí en la entidad, el pasado viernes el diputado federal Ernesto Ibarra Montoya también renunció al blanquiazul,  partido en el que militaba desde hace muchos años y con ello crece la posibilidad de que este haga alianza con Narciso Agúndez Montaño y la dirigencia estatal del PRI que encabeza Gabriela Cisneros pero que en de facto comanda el senador Isaías González Cuevas dirigente nacional de la CROC.

 

La idea de los priistas de ir aliados con Narciso Agúndez es para impulsar a un Ernesto Ibarra y tratar de presentar una propuesta que supuestamente podría dar la competencia electoral a la alcaldía de Los Cabos, esto a pesar de alto costo político que implica a un PRI que se muestra más que desesperado.

 

De hecho ya se han registrado varias reuniones “discretas” con este fin.

 

En esa tarea que se realiza a espaldas de la militancia priista, está metido el delegad del CEN del PRI Aaron Irizar quien tiene una cercana relación con González Cuevas y con quien han buscado la manera de proponer al diputado federal Ibarra Montoya, ahora expanista, dar la pelea en el sur de la entidad.

 

Sin embargo, esta alianza que se trabaja desde hace varias semanas, tendrá que pasar los filtros del propio priismo estatal y cabeño que seguramente la pensarán más de dos veces antes de aliarse no sólo con Ernesto Ibarra sino con el propio exgobernador perredista-petista Narciso Agúndez y por consecuencia con su hermano el exalcalde cabeño también del PRD, Antonio Agúndez Montaño.

 

Esta posible estrategia surge sobre todo después de que los Agúndez Montaño han observado con pocas posibilidades de avanzar al interior de la propuesta que trata de construir Morena, encabezada principalmente por el desacreditado Víctor Castro quien todo parece indicar será el candidato al Senado por encima de las pretensiones del dirigente formal morenista, Alberto Rentería.

 

Este pacto que intenta armar el PRI de Isaías González con el exgobernador Narciso Agúndez y el diputado federal Ernesto Ibarra, (que se cansó de esperar que lo expulsaran de PAN para luego victimizarse), y que  decidió presentar formalmente su renuncia, no es bien vista por la mayoría de los priistas que tienen amargos recuerdos de su relación con los Agúndez Montaño y con el propio Ibarra Montoya quien en su momento, como diputado local, despotricó desde el Congreso del estado, ampliamente contra los militantes del tricolor.

 

Sin embargo, la dirigencia de Gabriela Cisneros, que como ya está visto, no tiene ni la mínima capacidad de decisión, seguramente considera que no existen propuesta de los verdaderos militantes del tricolor que puedan participar con relativo éxito en el próximo proceso electoral en búsqueda de la alcaldía cabeña.

 

Así que mientras que la dirigencia estatal priista, los senadores Isaías González y Ricardo Barroso, así como la diputada federal, Esthela Ponce tratan de digerir que José Antonio Meade sea el candidato a la presidencial de su partido y no Miguel Ángel Osorio, ahora tendrán que procesar el hecho de que Ernesto Ibarra y los Agúndez Montaño, participe en este proceso electoral bajo las siglas del tricolor.

 

Por eso de concretarse esta acción, no sólo sería una burla para la militancia priista y sus aspirantes a ser candidatos, sino que en el colmo de la situación, lo más seguro es que Ibarra Montoya, participe con muy escasas posibilidades reales de triunfar electoralmente.

 

Es decir, que Ibarra Montoya con alianza con el PRI o sin ella, será un candidato perdedor.

 

Habrá que ver si efectivamente los simpatizantes que según Ibarra aún lo seguirán, incluso una vez que se ponga el disfraz priista para que con apoyo de Isaías González, Narciso Agúndez, Antonio Agúndez y hasta Luis Armando Díaz, salte a la calle a buscar el voto ciudadano.

 

Por supuesto también habrá que ver si el histórico voto duro del tricolor, se retuerce para brindar su apoyo a la ya conocida propuesta de los Agúndez Montaño: Ernesto Ibarra Montoya, quien apenas la semana pasada renunció a su militancia de muchos años en el PAN.

 

¡Vaya disparate!